17 de marzo de 2020 12:55 PM
Imprimir

Empresarios paseros no cesan de innovar para poder exportar

Luego de una campaña récord en volumen se esperan mermas del 30%, pero compensadas con la entrada en producción de nuevos parrales. Desarrollan tecnologías locales.

En los últimos 5 años de la década pasada la exportación de pasa de uva significó unos U$S 353 millones valor FOB de ingresos de divisas para San Juan según la Cátedra de Agronegocios de la Facultad de Ciencias Económicas de la UCCuyo.


En enero de este año, por ejemplo ya se exportaron U$S 1,6 millones de valor FOB por unos 858 mil kilogramos y según este instituto de investigación la venta externa de este producto significó un ingreso promedio anual en ese período de U$S 70,6 millones, mientras el año pasado se exportaron casi 38 millones de kilogramos por un valor Fob de U$S 76,8 millones y el año récord fue el 2018, con 44 millones de kilogramos por valor Fob de U$S 86,1 millones.



INNOVACIÓN

Estos valores se traducen no solo en puestos de empleo e inversión, sino también luego en innovación y desarrollo de nuevas tecnologías como la diseñada por el empresario Roberto Ronchietto “para le recolección y secado de la pasa de uva de manera más eficiente el trabajo para aumentar la velocidad de cosecha y distribución de la uva en el secadero” según indicara.


Este carro ha sido diseñado por Ronchietto y la metalmecánica de José Almazán junto a los aportes del encargado de la finca Argentino Poblete y “está compuesto por tres contenedores de 400 kilogramos cada uno y en la parte trasera del último carro, se dispone una rastra con puntas plásticas para no dañar la uva y esparcir los racimos en la playa de secado”.


“Estos 1.200 kilogramos contenidos en los tres carros son esparcidos en 3 minutos, volviendo al parral para ser nuevamente cargados. Así los cosechadores vuelcan la uva de sus cajones en los contenedores móviles en lugar del bins que luego debe ser subido a un camión para ser llevado al secadero y luego descargado y esparcido en el secadero”.


“En el 2018 comenzamos con el diseño y desarrollo, lo probamos y recién este año ya comenzó a trabajar. Ya hay otro productor que vió y encargó el carro que debe ser ahora ajustado en algunos detalles detectados” indicó finalmente.

Valor agregado. Las mezcladoras de alimentos secos y desecados fraccionan diferentes tipos de alimentos en diversos tamaños de envases.



NUEVO PROCESO

Otra tecnología a ser utilizada este año es la nueva línea de mezclado y fraccionamiento de hasta seis alimentos desecados y secos, es la de la firma Lomas del Sol de la familia Paladini.


“Fue diseñada por un especialista en automatización industrial sanjuanino, el ingeniero Mario Pino”, indicó el empresario exportador Francisco Paladini a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO agregando: “La hemos armado hace tres temporadas para alimentos secos y ahora comenzamos a trabajar la pasa también, como ingrediente de otros alimentos”. 


Es que según el exportador “el paso tecnológico que viene sale de la mano de dos patas: la comercialización en primer término y la prestación de servicios a terceros”.


“Nosotros invertimos en una máquina mezcladora de hasta 6 productos y que esta año, comenzó a trabajar con planes para la pasa, luego de estar tres años destinada envasar arroz y lentejas de nuestra marca Lomas del Sol”, indicó el empresario que ya comercializa más de 20 tipos diferentes de alimentos.


Indicó que “venimos elaborando la pasa como insumo de otros alimentos, como también lo hacen otras empresas importantes como Arcor con sus desayunos Break, también Granix y General Mix entre otras en barras de cereales. Tengo fe que habrán nuevas empresas que pasarán de la caja de 10 kilogramos a este tipo de productos y fraccionados en pequeñas cantidades. Por ejemplo, enviamos cajitas de una onza o 28 gramos a las costas Este y Oeste de EEUU”.


“La idea es llegar a fraccionar el 80% de nuestra oferta y ya llevamos cerca del 50% de nuestra comercialización en envases menores de un kilogramo. El año pasado exportamos por primera vez en doy pack. Una gran experiencia que esperamos ampliar en breve”.



LO QUE VIENE

Según el empresario “El sector de la pasa viene creciendo en mercados y producción. Nosotros estamos buscando ahora en la incoporación de nuevas líneas de nuevos productos con gran agregado de valor”.


Y finalmente consignó: “Hoy no se deja de plantar plantas de vid para pasa. De cada 10 plantas que salen de los invernaderos, 8 o 9 son de uvas para desecar y en breve puede saturarse”.



EN NÚMEROS

  • 15,8  Por ciento fue el promedio de crecimiento interanual en el secado de kilogramos de uva al sol.
  • 76,8  millones de U$S Fob por unos 37,8 millones de kilogramos de pasa exportó San Juan en el 2019.
  • 1,6  millones de U$S Fob ingresaron por exportar 858 mil kilogramos de pasa en enero pasado.
Competitivos. El Doctor Roberto Ronchietto diseñó y desarrolló esta tecnología para su secadero que seguro pronto poblará los secaderos sanjuaninos.

> 94% de crecimiento en 10 años

La producción, procesamiento y exportación de uva desecada al sol o pasa de uva ha ganado en número de viticultores y empresarios exportadores dedicados a la actividad en San Juan en particular, y en Argentina en general; desde los años 70, en el siglo pasado, hasta la fecha.


Pero, según un informe reciente de la Cátedra de Agronegocios de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Católica de Cuyo dirigida por el decano Leonardo Saball, “es en los últimos años el sector ‘pasero’, generó ingreso de divisas al país por más de U$S 80 millones FOB anuales, con Brasil y Rusia como principales destinos”.


Esta actividad y este valor FOB se ha traducido en la provincia en una importante fuente de generación de empleo altamente especializado, dada la actual tecnificación tanto del cultivo; mano de obra intensivo, como de los procesos de secado, selección y empaque, avances de los que hemos estado dando cuenta en Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO.


Y es que según el informe de los analistas e investigadores de la UCCuyo, hay que tener en cuenta que para obtener un kilogramo de pasa demanda unos 4 kilogramos de uva en fresco aproximadamente. Para ello la clave es el contenido de azúcar en los granos para comenzar a cosechar.


El informe desarrollado conforme a datos estadísticos del Instituto Nacional de Vitivinicultura -INV-, sólo el 3,5% fue a pasa de uva, de los 2.519.886.200 kilogramos totales cosechados el año pasado para todos los destinos como vino, mosto y uva en fresco. Así, 87.749.900 kilogramos de uva totales cosechados en el país fueron desecadas al sol. 


En la presente cosecha y según el INV, a la semana 15 de cosecha ya se destinaron más de 29 millones kilogramos a secar al sol.


De este análisis también surge un dato muy importante: San Juan respondió aproximadamente por el 93% de ese volumen de racimos, es decir, 81.822.400 kilogramos. Las otras provincias elaboradoras en mucha menos proporción son Mendoza y La Rioja.


Pero también se destaca otro dato muy importante: en la década pasada, el ingreso de uva a los secaderos creció, luego de muchos altos y bajos, un 94,5%. En el 2010 los secaderos recibieron 45.109.500 kilogramos de uva, mientras que el año pasado este volumen fue de 87.749.900.


Según los analistas de la UCCuyo tamaño crecimiento se debe en un principio a las dificultades locales, nacionales e internacionales acaecidas en la uva para consumo en fresco y su consecuente desaparición.


Por otro lado, señala el aumento de la superficie destinada a variedades de uva para pasa. Montar un parral demanda una inversión aproximada a los U$S 24 mil, incluyendo el costo del terreno, que hoy oscila de los U$S 4.000 a los U$S 10 mil según la zona, calidad de suelos y agua para riego. Y el costo por planta de vid es de U$S 1,20, por ejemplo; entre otros componentes.

Publicidad