19 de marzo de 2020 16:57 PM
Imprimir

El coronavirus se lleva de Santa Fe más del doble que la suba de retenciones

Un trabajo de la Bolsa de Comercio estimó que el nuevo esquema impositivo implicará una transferencia de u$ s 3.433,7 millones a Nación, u$ s 309 millones más que en diciembre. En tanto, el valor de las exportaciones cayó más de u$ s 700 millones desde enero.

La pérdida de valor de la exportaciones de granos y subproductos santafesinos que generó la aparición del coronavirus desde enero es, hasta el momento, mucho más dañina para la provincia que el nuevo esquema de retenciones dispuesto por el gobierno nacional a comienzos de marzo. Mientras por Derechos de Exportación saldrían hoy unos u$ s 309 millones (aproximadamente 9 % más que con la normativa anterior), la facturación proyectada de las ventas al exterior desde Santa Fe disminuyó en u$ s 732,3 millones desde enero.

El dato surge del trabajo “Impacto del incremento de las alícuotas de derechos de exportación sobre los productores de la provincia y la recaudación nacional”, elaborado por el Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, para dimensionar el efecto económico de las “retenciones” en la agroindustria local. Ese dato es por sí sólo preocupante, puesto que -con las variables actuales- implica una transferencia de recursos a la Nación de u$ s 3.433,7 millones, tomando el tributo que pagarían este año granos, aceite, harinas y subproductos. La cifra resulta 9 % superior (u$ s 309 millones) respecto del esquema impositivo que regía antes del Decreto 230/2020. Del total aportado, el 95% (u$ s 3.252,9 millones) corresponde al complejo sojero, que por sí solo sufrió un aumento recaudatorio mayor a la media del conjunto (10.1 %).

“A pesar de que el mencionado decreto determina una disminución de las retenciones para la mayoría de los productos, el importante peso que tiene el complejo sojero en las exportaciones provinciales hace que el total aportado por los productores provinciales sea mayor”, indica el estudio.

A ese perjuicio para la economía santafesina se suma la pérdida de valor de las exportaciones agroindustriales, cuya proyección cayó hasta el momento (las bajas de precios de los commodities podrían continuar) de u$ s 12.274,3 millones a u$ s 11.542 millones desde enero. La diferencia de u$ s 732,3 millones es cerca de 140 % superior al monto que hoy se pagaría en concepto de retenciones. Aunque el estudio no detalla el comportamiento de los precios, desde el equipo técnico indicaron que la baja afectó sobre todo a los aceites, que constituyen la exportación con mayor valor agregado. En harina de soja, que es el mayor volumen, no se ve una caída considerable.

Exportaciones con origen en la provincia de Santa Fe por complejo. Millones de u$ s F.O.B. Foto: BCSF

El trabajo toma en cuenta los cuatro principales complejos agrícolas de la provincia de Santa Fe (soja, maíz, trigo y girasol), cuya producción primaria en la campaña 2019/20 estiman que rondaría 19,4 millones de toneladas. En base a este producto agroindustrial, estimaron que las exportaciones serían durante 2020 de 32,1 millones de toneladas, representando un aumento en las cantidades exportadas del 0,2% respecto a lo observado en 2019. En enero, dichas exportaciones equivalían a U$ S 12.274,3 millones (FOB), lo cual resultaría un 11,1% superior a las exportaciones por estos conceptos en 2019. 

“Sin embargo, debido a las turbulencias económicas ocurridas durante el último mes a nivel mundial, es necesario tomar también de referencia el estado de precios de la primera quincena de marzo, ya que podría ser la situación de base de lo que pueda acontecer durante el resto del año si la crisis mundial no se resuelve. De esta manera, se estima que las exportaciones alcanzarían un total de U$ S 11.542,0 millones (FOB), cifra que resultaría un 4,4% superior a la del 2019”, explica el trabajo. 

Estimación para 2020 de exportaciones y aporte por derechos de exportación (DEX) de los principales complejos agrícolas de la provincia de Santa Fe.Foto: BCSF

Por lo tanto el aporte de los productores de la provincia a partir de las retenciones aplicadas a estas cuatro cadenas agrícolas será de MU$ S 3.433,7, un 9,0% superior a lo que hubiera correspondido en caso de haberse mantenidos las alícuotas del gravamen vigentes en el decreto n° 37 del 2019.  

Tomando sólo el maíz, segundo cultivo en importancia, el aporte por las exportaciones de grano sin procesar sería de unos u$ s 91,7 millones. La cadena del cultivo de trigo, por su parte, generaría retenciones por u$ s 70,0 millones, de los cuales el 96,7% proviene de la exportación de grano sin procesar, cuya alícuota de derechos de exportación no se vio reducida.  

Finalmente, el complejo del girasol –de menor cuantía para la economía provincial, pero con un alto impacto en la zona norte de Santa Fe– sí se vio ampliamente beneficiado por las últimas disposiciones, disminuyendo 7 % en la exportación de grano sin procesar y en 5 % las exportaciones de subproductos. De esta manera, dicho complejo generaría un aporte de u$ s 18,9 millones, lo que significa un 42,1% menor a lo que aportaría bajo las alícuotas previas.

Fuente: El Litoral

Publicidad