20 de marzo de 2020 12:17 PM
Imprimir

Coronavirus: la agroindustria requiere de protocolos para garantizar el abastecimiento de alimentos

El sector agroindustrial juega un papel clave en estos momentos. Tiene la enorme responsabilidad de generar los alimentos que requiere el pueblo, sobre todo cuando es necesario reforzarla, en particular en los sectores más vulnerables.

Frente a la urgencia de este momento crucial en la vida de los argentinos, es necesario actuar con la mayor premura, la mejor buena voluntad y el espíritu de colaboración más amplio entre todos.

Hay amplio consenso en la sociedad acerca de la necesidad de contener la circulación de las personas, la forma de cercar al coronavirus porque circula a través de ellas. La cuestión es hacerlo de un modo eficaz, al mismo tiempo que tratando de producir el menor daño posible en el funcionamiento de la economía y la sociedad.

El sector agroindustrial juega un papel clave en estos momentos. Tiene la enorme responsabilidad de generar los alimentos que requiere nuestro pueblo, sobre todo cuando es necesario reforzarla, en particular en los sectores más vulnerables. 

Y al mismo tiempo la agroindustria debe generar las divisas necesarias para mantener la economía lo más sana posible.

En tal sentido, sabemos que se está trabajando entre las entidades del campo y el gobierno para atender todos estos frentes.

Lo más importante es garantizar el abastecimiento interno, para lo cual hay que establecer protocolos sanitarios específicos en toda la logística. Pero atendiendo al valor principal a preservar, que es la llegada de la comida a la gente. En esto están trabajando las cámaras alimenticias con las autoridades nacionales.

Hay que tener en cuenta que el salto tecnológico en todos los eslabones de las cadenas agroindustriales, desde la producción en el campo hasta los procesos en las plantas de elaboración, es un atributo muy favorable en términos de bioseguridad. La Argentina es uno de los países que tiene un índice más alto de producción de granos por productor y/o trabajador individual. Esto reduce los riesgos de contagio.

Y lo mismo sucede en las terminales portuarias, donde los procesos están altamente automatizados. También es ordenado el acceso a puertos y plantas y todo el mundo está extremando las precauciones en la emergencia. Sería fundamental que no se trabe la operatoria portuaria, porque se comprometaría el ingreso de divisas. La amenaza ha sido percibida por los mercados, donde la harina de soja (principal productor e exportación de la Argentina) está subiendo fuertemente por el temor a complicaciones en los embarques en los puertos del Paraná, donde están las plantas procesadoras.

Hay que atender también prioritariamente el movimiento terrestre para la exportación, en particular de productos regionales. Hay camiones varados, que no pueden salir del país con productos como arroz, azúcar, frutas y hortalizas, en algunos casos productos perecederos. Nuevamente: con protocolos de seguridad todo puede resolverse.

Por otro lado, es necesario considerar que las tareas agrícolas no pueden detenerse. Desde la cosecha de los granos, que alcanzará un pico en pocos días más y no puede esperar, hasta el tambo y todas las producciones animales, que requieren del suministro diario de alimentos. En todos los casos hay que trabajar y se está trabajando en medidas de prevención y protocolos sanitarios estrictos.

Es fundamental que los productores y todos los actores de los distintos eslabones de la cadena se mantengan atentos a las indicaciones del gobierno y las entidades que los representan, abiertos al análisis y con un espíritu muy colaborativo.

Fuente: AgroVoz

Publicidad