23 de marzo de 2020 22:20 PM
Imprimir

Coronavirus. Un conflicto pone en peligro la continuidad de la vendimia

CompartiremailFacebookTwitterEn medio de la crisis por el avance del coronavirus, un nuevo conflicto tiene en vilo por estas horas a la industria vitivinícola: el ingreso sorpresivo en cuarentena de los trabajadores de las viñas, hasta el 31 de marzo. La decisión está motivada, según denuncia el gremio que agrupa a los empleados, por la falta de medidas […]

En medio de la crisis por el avance del coronavirus, un nuevo conflicto tiene en vilo por estas horas a la industria vitivinícola: el ingreso sorpresivo en cuarentena de los trabajadores de las viñas, hasta el 31 de marzo. La decisión está motivada, según denuncia el gremio que agrupa a los empleados, por la falta de medidas preventivas y de higiene, luego de que el presidente Alberto Fernández incorporara a la actividad entre las excepciones del decreto de aislamiento obligatorio en todo el país.

Desde el sector empresario, en tanto, cuestionaron con dureza la postura del sindicato, aseguraron estar realizando las acciones de sanidad y los intimaron a cumplir con las tareas, caso contrario dispondrán sanciones. La principal preocupación de las bodegas es el real impacto económico que esta situación puede tener en esta área productiva, ya que hasta ahora sólo se ha efectuado la mitad de la vendimia en las fincas, según pudo saber LA NACION. Esto es, más de 10 millones de quintales de uva ya ingresaron a las bodegas.

“Es una vergüenza e insalubre lo que está ocurriendo en muchas bodegas. Por ejemplo, además de lo que pasa con los cosechadores, hay trabajadores que ingresan en las fincas con los camiones cargados, uno detrás de otro, pero sin medidas de protección ni higiénicas. Una vez que pueden entrar a la bodega, solo hay un dispenser de agua para todo el día, ni baños químicos, ni jabón, nada”, se quejó a LA NACION un obrero de viña de Maipú, que prefirió reserva de identidad.

En un comunicado, la Federación de Obreros y Empleados Vitivinícolas de Argentina (Foeva), denunció que las empresas no cumplen con las medidas sanitarias dispuestas por el Gobierno para mitigar el avance de la pandemia. Esto es, la ausencia o escasez de barbijos, alcohol en gel, guantes de látex y baños especiales.

El gremio de los trabajadores reclama mayores medidas de seguridad para evitar contagios
El gremio de los trabajadores reclama mayores medidas de seguridad para evitar contagios Crédito: Marcelo Aguilar

A pesar de la advertencia, y en medio de la incertidumbre de lo que ocurrirá en las próximas horas con los trabajadores, desde Bodegas Argentinas indicaron a LA NACION que esperan ver mayor actividad en las fincas desde el miércoles. “En general, arrancó la cosecha casi con normalidad, con una baja en la presencia de algunos cosechadores, pero no por el pedido del sindicato, sino que es algo dentro de lo normal de los fines de semana y los días lunes cuando arranca la semana. Las áreas de fraccionamiento y demás sectores en su mayoría comienzan a partir del día miércoles y las que ya están en funcionamiento han tenido alguna disminución del personal”, expresaron.

En el protocolo que deben mantener activos las bodegas se establece que “se debe resguardar la integridad física de los trabajadores, evitando situaciones de hacinamiento y asegurando condiciones de limpieza, desinfección y ventilación del lugar”, entre otras medidas higiénicas.

En principio, de acuerdo con los primeros controles oficiales, no solo se registraron faltantes de elementos de aseo indicados para esta enfermedad sino que se detectaron bodegas que no respetaban el “distanciamiento social”, evidenciando aglomeraciones.

En las fincas ya se hizo la mitad de la vendimia
En las fincas ya se hizo la mitad de la vendimia Crédito: Marcelo Aguilar

Desde las empresas, piden que las autoridades tomen cartas en el asunto con aquellas bodegas que no respeten las normas pero que no se tomen decisiones que perjudiquen a toda la cadena productiva, cuando en realidad la actividad fue exceptuada de la cuarentena por el presidente, luego de un pedido formal realizado por el gobernador Rodolfo Suarez. Por tal motivo, los empresarios aseguran que quienes incumplan con su trabajo serán sancionados.

“La determinación adoptada por Foeva a solo dos días de dictada la norma que regula la actividad vitivinícola en el actual contexto de emergencia sanitaria promueve innecesariamente el conflicto, impide el cobro de los salarios de los trabajadores convocados que la acaten y pone en riesgo el abastecimiento y la fuente de trabajo”, recalcaron desde Bodegas de Argentina.

Las entidades del sector estiman que de avanzar la decisión se verán afectados unos 350.000 trabajadores directos e indirectos, 17.000 productores y 900 bodegas, fraccionadoras y distribuidoras.

El decreto presidencial tiene alcance para la cosecha de uva, traslado de la misma y de elaboración, fraccionamiento y comercialización de vinos.

La medida sindical fue rechazada por la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, Asociación de Viñateros de Mendoza, Bodegas de Argentina, Cámara Argentina de Fabricantes y Exportadores de Mosto, Cámara de Bodegueros de San Juan, Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán, Cámara de Agricultura, Industria, Comercio y Turismo de Tupungato, Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael, Cámara de Comercio Industria y Agricultura de San Martín, Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de General Alvear, Cámara de Empresarios de Rivadavia, Federación de Viñateros y productores agropecuarios de San Juan, Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, Federación de Entidades Viticolas de la República Argentina, Sociedad Rural del Valle de Uco, Unión Comercial e Industrial de Mendoza, Unión Vitivinícola Argentina y la Unión Industrial de Mendoza.Por: Pablo Mannino

Fuente: La Nacion

Publicidad