28 de marzo de 2020 11:19 AM
Imprimir

En Entre Ríos preocupan las cuadrillas que llegan para la cosecha de cítricos

En plena época de recolección de mandarinas, el gran problema es el tránsito de los cosecheros. La fruta no puede esperar.

Juan Stivanello, es ingeniero agrónomo y asesora a productores citrícolas de la zona de Chajarí. A través de su familia, siempre estuvo ligado al campo. En esa zona, se cosecha la fruta manualmente durante casi todo el año. Además, se hacen las tareas de lavado, clasificación y empaque a lo largo de los 12 meses.Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina

En este momento están recolectando mandarinas fundamentalmente y algo de naranjas, limón y pomelo rojo. “El mayor problema que tenemos ahora es el tema del traslado de las cuadrillas de cosechadores”, explica Juan. Los obreros llegan normalmente en colectivos de las empresas tercerizadoras que se contratan para realizar la recolección en las fincas porque no tienen otros medios.

Asimismo, las distintas medidas para la circulación que han tomado los diferentes municipios, complican el movimiento, ya que en algunos lugares limitan el paso de las personas. “Es un problema porque acá no podemos parar, si no sacás la fruta ahora, se cae, se pasa, no la podemos dejar en la planta. Y además hay que abastecer los mercados”, señala.

Para seguir adelante, se toman todas las precauciones recomendadas por protocolo, medidas de higiene personal y ambiental, desinfección y distanciamiento entre trabajadores. Asimismo, por estos días (de febrero a abril) es la época más fuerte de trabajo en el retiro de las naranjas de las cámaras frigoríficas para enviar al mercado.

“Hay que poner énfasis en el valor que tiene el agro como actividad insustituible. El productor también quisiera quedarse adentro pero el sector productivo no puede parar. No solo porque se pierde toda la fruta sino porque se generaría desabastecimiento y un gran aumento de precios”, destaca Juan.

Fuente: Clarin

Publicidad