28 de marzo de 2020 11:42 AM
Imprimir

Pettengill: “La demanda se va a regular, el mundo necesita alimentos”

Paraguay : El presidente de Frigorífico Guaraní confirmó que la prioridad de las industrias es “que se cumplan los contratos, que los contenedores y camiones lleguen a destino y que las cuentas a cobrar se paguen”.

– ¿Qué visión general tiene de lo que sucede en el mundo de la carne?

– Todos conocemos lo que significa la pandemia. Hoy ha hecho restringir la salida de personas y eso lleva a que las empresas dedicadas al foodservice hayan dejado de comprar. El mercado europeo, que es de precios y de poco volumen, está cerrado para nuevos negocios, pero está recibiendo embarques. La situación es clara y es la siguiente: lo que está llegando lo reciben, pero para adelante es wait and see. Y es lo más razonable, porque desde la gripe española en el año 1918 nunca tuvimos una situación como la actual, ni siquiera parecida; sumando que ahora la economía está más globalizada y hace que un problema en China, o cualquier otro lado, pueda repercutir en todo el mundo. Por tanto, la premisa de la industria es: que me cumplan los contratos cerrados en la medida que se pueda, que los contenedores y camiones que están en tránsito lleguen a destino y sean desembarcados, y que las cuentas a cobrar se paguen. Esa es la prioridad del exportador.

– ¿Cuál considera el momento clave para tener más claro el futuro del mercado internacional de carnes?

– El punto de inflexión será Semana Santa, más para Paraguay que para el mercado global de carnes. En esa semana vamos a ver cómo reaccionan nuestros mercados y competidores, nos dará más certezas de qué sucede. De igual forma, tenemos que ver que al final del día la cadena de la carne no está siendo tan afectada por el mercado mundial, ya que es un producto necesario, que tiene valor y el mismo mercado lo va a encontrar, solo que ahora nos dicen: “Vamos a esperar”. Entonces, al cortarse esa dinámica sucede que toda la cadena tiene que esperar, y muchas veces el productor, que no tiene el panorama más amplio que sí puede observar la industria, se pone a la defensiva. Igual, no es momento de buscar culpables y asignar culpas. Estamos frente a una pandemia, algo que no sucede hace muchísimos años y nos obliga a poner la pelota al piso.

– El esperar y mirar de los mercados, ¿sucede en Europa o en todos los destinos de Paraguay?

– Con prácticamente todos los mercados. Te hago un razonamiento: soy un importador y manejo mi stock de carne enfriada de dos meses. La venta cae y mi stock de seguridad, que tenía previsto para un mes y medio pasó a dos meses y medio. Ese stock me permite seguir vendiendo sin pedir nuevas cargas para reponer. Lo que va a ocurrir es que las ventas dentro de una semana no estarán a un cien por ciento, serán de un setenta, pero a un precio inferior previo a la crisis sanitaria. Pero que quede claro que no se va a cortar la cadena, va a continuar de una forma más lenta.

– Entrando en mercados, Rusia tiene al petróleo como principal base de su economía y su precio se derrumbó, al mismo tiempo devaluó su moneda, ¿cómo impacta en las compras?

– Por una coyuntura, Paraguay tiene habilitadas muy pocas plantas a Rusia, un mercado que resulta un comprador histórico para nuestra carne bovina. Creemos que en poco tiempo se va a revertir la clausura de las plantas y va a seguir importando carne, aunque lo hará a menores volúmenes y precios, más allá de que no es un destino que tenga valores de relevancia.

– ¿Cómo observa la operativa de compra de Chile?

– Chile viene con seis meses malos, primero por problemas sociales, y después por la emergencia sanitaria que no afectó sólo a ellos. Pero la economía de Chile sigue siendo sana, muy fuerte y muy abierta. Estaban importando bastante carne, en 2019 compraron mucha cantidad, más de 170.000 toneladas; aunque de esas 12 o 14 mil toneladas mensuales van a reanudar las compras en un 80% y a un precio que se va a encontrar, pero podría ser inferior.

– La semana pasada se confirmó el retiro anticipado de las cuadrillas de faena kosher por la pandemia, ¿cómo ve el futuro con Israel?

– Las cuadrillas se retiraron porque en Israel los obligaban a hacer cuarentena y ellos querían estar con sus familias para las pascuas judías. El principal problema de la reactivación del kosher no será un tema comercial, sino un problema logístico. Hay que ver si los equipos van a venir en emergencia sanitaria y quieren cumplir la cuarentena. En lo comercial no habrían dificultades, por ejemplo, la carne procesada previo a la partida de la semana pasada ya está en viaje y se va a recibir.

– ¿Taiwán puede ser una alternativa para expandir las exportaciones?

– Taiwán está volviendo a importar. Ya vemos fotos de personas sin tapabocas, eso quiere decir que la presencia del virus se está normalizando, que están saliendo de la crisis sanitaria. De todos modos, creo que Paraguay seguirá su curso natural en lo que han sido las exportaciones al país asiático, no habrá alteraciones.

– En Argentina, Brasil y Uruguay se observa un despertar chino en las compras de carne vacuna, ¿Paraguay se podría ver más favorecido con más espacio en los principales mercados?

– Estoy convencido que los vecinos van a diversificar la colocación y tendrán más cautela que el año pasado, porque la pérdida de dinero que tuvieron las industrias fueron muy fuertes. Entonces, no hay mejor enseñanza que la experiencia, y más si es reciente. Además en China no habrá sobreprecio como existía antes y te obligaba a vender. Son mejores valores pero normales.

– ¿Cómo transfiere la realidad del mercado mundial al mercado de haciendas en Paraguay?

– Para poder comprar, primero se debe vender. Ahora viene un freno por Semana Santa. A mediados o finales de la semana que viene los supermercados de Chile van a tener que salir a programar sus compras de abril y es importante conocer cómo reaccionan. Entiendo que Chile saldrá a comprar, al tiempo que Taiwán reanuda sus compras, y eso se va a traspasar al productor. Comprendo la preocupación del productor y es razonable. Pero estamos en un evento sin precedentes en la historia del mundo y se debe tomar con calma. No nos podemos olvidar que tenemos un producto de buena marca y valor, y más tarde o temprano la demanda se va a normalizar. No se si será en abril o en mayo, pero se va a normalizar. Por suerte la ganadería bovina es de largo plazo y permite más tiempo para reaccionar.

– Hace dos semanas que el productor no recibe precios por sus ganados, ¿cuándo estima que se reactiven las compras?

– A medidas que se reactiven las compras de carne se va a reactivar el precio. Es un parate lógico. El tema de no pasar precios es por lo siguiente: si pasamos un valor un poco alto, las pérdidas para las industrias serán gigantescas. Y si pasamos un precio muy bajo, el productor va a pensar que nos estamos aprovechando de la situación. Entonces, para no perder dinero ni tener problemas con el proveedor estratégico, es mejor no pasar referencias de compras. Te puedo asegurar que la industria paraguaya no quiere perjudicar al productor, al revés, quiere estar a su lado.

Fuente: El Pais

Publicidad