29 de marzo de 2020 10:29 AM
Imprimir

Paraguay : Sector pecuario reporta fuerte impacto de la crisis sanitaria

Exportación de carne. Los envíos se atrasan, hay una merma y la incertidumbre preocupa. Sector lechero. La demanda local disminuyó y los precios internacionales cayeron entre 10 y 15%.

Con la emergencia sanitaria desatada por la pandemia del Covid-19, se observa una merma en las exportaciones de carne, así como renegociaciones en algunos destinos, mientras que el sector lechero experimenta una reducción del 10% en los precios internacionales.

De acuerdo al último informe de la consultora Mentu, la propagación del coronavirus provocó que los países europeos disminuyeran la compra de carne bovina. En el caso de Paraguay, encontró que el país envió 15,4% menos de su producción a ese continente en el mismo mes del año pasado.

Esta tendencia se mantiene, pero es aún mayor la incertidumbre, porque hay una lentitud en los envíos y se están registrando renegociaciones en cuanto a cantidad de pedidos. El director de Relaciones de la Cámara Paraguaya de Carne, César Ros, explicó que el producto tarda entre 40 a 60 días en llegar a destino desde el momento en que se fijaron los precios, situación que deja en vilo a los importadores ante los cambios que puedan surgir durante ese tiempo en el mercado. Por eso algunos prefieren seguir con su stock hasta tener una visión más clara de cómo será el comercio en los próximos meses.

“La retracción de cualquier mercado es importante. Lo que se espera es que para el próximo semestre del año China retome las importaciones y si bien nosotros no podemos enviar a China porque no estamos habilitados por cuestiones políticas, eso haría viable que otros mercados que se vean en alguna medida desabastecidos se provean de carne de origen paraguayo porque está disponible y es de buena calidad”, manifestó.

Tanto Ros como el gerente general del mismo gremio, Daniel Burt, coincidieron en que si bien se redujeron las exportaciones al mercado europeo, no se trata del mejor destino de la carne paraguaya si se tiene en cuenta el volumen, como lo es Chile, que además ofrece un buen precio.

Ganaderos

Mientras la preocupación de los dueños de frigoríficos se centra en los resultados que se puedan tener en unos meses, los ganaderos están desesperados porque las plantas no fijaron precios para los contratos de compra esta semana. Solo una industria intentó adquirir novillos, pero a un precio de USD 2,20 que los productores no aceptaron.

A esto se suma la incertidumbre de las cuadrillas kosher, que abandonaron el país de manera anticipada por la propagación del virus.

El equipo se encarga de verificar la faena de animales con destino a Israel, uno de los principales mercados de Paraguay.

Los resultados de este golpe podrán medirse recién en unos meses, ya que entre enero y febrero los números no se vieron aún afectados, es más se experimentaron mejores cifras que el año pasado. Se exportaron 39.647 toneladas de carne bovina, lo que significa un 20% más que el 2019, mientras que los precios también subieron en un 34,9%.

Sector lechero

Hasta el martes pasado, se registró una alta compra de lácteos, comportamiento que tuvo un revés desde el miércoles. El presidente de la Cámara Paraguaya de Lácteos, Erno Becker, mencionó que esto se debe a que la población primeramente compró en grandes cantidades para abastecerse durante la cuarentena, pero luego la venta fue cayendo.

A esto se suma que por ahora no hay provisión de productos para las escuelas. “Somos un poco pesimistas para adelante porque la merienda escolar se está parando totalmente, no se está entregando en las escuelas, como también otros programas de Gobierno y el consumo en general está estancándose”, lamentó.

En cuanto a la exportación, que corresponde al 10% de los 2.300.000 litros diarios de producción nacional, dijo que con la aparición del coronavirus los precios se redujeron a USD 2.600 y a 2.700 la tonelada, cuando antes estaba por encima de los USD 3.000.

Peligra cosecha de caña de azúcar
Los inconvenientes también se extienden al sector agrícola, donde la soja y el sésamo están experimentando menores precios. En el último caso, los productores corresponden a la agricultura familiar al igual que en el rubro de la caña de azúcar.
En Mauricio José Troche, Departamento de Guairá, alrededor de 30.000 familias dependen de la caña, pero debido a las medidas sanitarias que prohíben la aglomeración de personas, los trabajos podrían sufrir una demora y al mismo tiempo perjudicar a los trabajadores que se preparan para la campaña de mayo. “Los cañicultores cada año nomás vendemos nuestra producción, no tenemos otro rubro”, expuso al respecto Braulio Salinas, de la Asociación de Cañicultores de esa localidad.
Este año esperan llegar a 450.000 toneladas de producción, resultado de una campaña en que Petróleos Paraguayos entregó cal y fertilizantes a cambio del descuento correspondiente a la hora de comprar la cosecha.
Salinas mencionó que también preocupa el cultivo que debía empezar en marzo, pero que por el momento está paralizado. El dirigente agregó que necesitarán asistencia del Ministerio de Agricultura y Ganadería para sobrellevar la crisis.

Fuente: UH

Publicidad