6 de abril de 2020 00:22 AM
Imprimir

Las aduanas internas

CompartiremailFacebookTwitterLas “marcha atrás” no ayudan, aunque se entiende que algunas son fruto de la urgencia, y otras varias del desconocimiento sobre cómo funcionan los sectores. Los exportadores, por caso, se quejan de la falta de un plan marco de emergencia que contemple, por ejemplo, las devaluaciones de todos los países de alrededor. “En lo que va […]

Las “marcha atrás” no ayudan, aunque se entiende que algunas son fruto de la urgencia, y otras varias del desconocimiento sobre cómo funcionan los sectores. Los exportadores, por caso, se quejan de la falta de un plan marco de emergencia que contemple, por ejemplo, las devaluaciones de todos los países de alrededor. “En lo que va del año, Brasil devaluó 33% y Argentina el 9% y, para colmo, los cariocas tienen apenas 8% de inflación”, señalaba para explicar la pérdida continua de competitividad local. A esto se suman distintos costos en alza en logística, por ejemplo, por falta de containers, o por “flete falso” ya que al desplomarse las importaciones, se debe pagar la ida y la vuelta de los contenedores. Otro aumento impensado hace semanas atrás es el que empiezan a imponer algunas intendencia, con el supuesto argumento de “financiar” la lucha contra el virus pero que, en realidad, pasan a constituir aduanas internas, y provocan una alarmante catarata de costos.

Un caso fue el de Castelli que llevó a que la ruralista Carbap explotara en una fuerte denuncia por el “oportunismo del intendente Francisco Echarren del municipio de Castelli que excediendo sus competencias, atribuciones y deberes, y recostado sobre esta pandemia que estamos atravesando todos los argentinos”, señaló en un comunicado, mientras que otra fuerte acción, en este caso de CATAC, logró retrotraer una medida similar en Arroyo Seco, Santa Fe, al repudiar de forma enérgica el incremento de 100% en la Tasa de Organización Portuaria para todos los camiones que ingresaban al Puerto ADM-Agro, justificando tal arbitraria medida para “afrontar los costos de la pandemia al municipio”.

Pero los casos siguen en aumento y las restricciones se multiplican, como el aislamiento al que fueron sometidos los habitantes de Tres Sargentos, respecto al resto del partido de Carmen de Areco, a apenas 150 km de Buenos Aires, al quedar “cercado”el casco céntrico al punto que, ni siquiera, tendrían acceso a las farmacias, y sin lograr ninguna respuesta de parte de las autoridades. Algo similar, aunque en el exterior, les sigue ocurriendo a algunos viajeros, entre ellos un grupo de médicos que sigue varado en Miami, sin ningún tipo de soporte (prometido) e información, y que ni siquiera consigue que le respondan desde el consulado que, aparentemente, esta cerrado, según denuncian.

Publicidad