9 de abril de 2020 11:55 AM
Imprimir

Mermas de importancia en la cosecha de las almendras

CompartiremailFacebookTwitterSobre la cosecha de almendras, en el Valle de Tulum, Ullum y Zonda, consultado por Suplemento Verde el productor Alberto Hierrezuelo destacó “esta campaña 2019/20 podemos decir que ha sido regular, tuvimos fuertes heladas que nos afectaron en la finca de Pocito. En la variedad Guara tuve problemas más generales, pero en la variedad Marinada […]

Sobre la cosecha de almendras, en el Valle de Tulum, Ullum y Zonda, consultado por Suplemento Verde el productor Alberto Hierrezuelo destacó “esta campaña 2019/20 podemos decir que ha sido regular, tuvimos fuertes heladas que nos afectaron en la finca de Pocito. En la variedad Guara tuve problemas más generales, pero en la variedad Marinada anduvo mejor. Esta última que florece una semana después, tiene menos riesgo de daños por heladas y en un monte de 7 años de edad, dio mejores resultados”.


Prosiguió diciendo el fruticultor “tengo todos los cuarteles con riego por goteo, hacemos controles de heladas y buscamos siempre ir para adelante, pero aunque todavía no la limpio en la totalidad, creo que vamos a estar en los 600 kilos por hectárea de rendimiento”.


Mientras tanto, Leonardo Lloret, con propiedad rural en el Quinto Cuartel, y asesorado por el ingeniero agrónomo José Más mencionó que “a nosotros nos pegó muy fuerte una helada del 19 de agosto de 2019 y de ahí en más todo se hizo cuesta arriba. No tuvimos tiempo de prender el equipo de aspersión como otros años y defendernos como hubiera sido ideal”.


Dijo “en el transcurso de una hora y media pasó la temperatura de 2 grados centígrados a varios grados bajo cero y eso nos dañó mucho. Además, la escasez de recurso hídrico de esta campaña nos afectó bastante. Se ha dado una pepa de tamaño menor a los años anteriores y en cuanto a las mermas totales, calculamos tuvimos un 50 % de menor producción”.


Otro problema para todos los almendreros, del oasis central, fue el viento del 25 de diciembre, que dañó a los montes en general.


Lo que sugiere una posición bastante equilibrada en la cadena. Con el tambo mejor parado que la industria. Pero en marzo, la pandemia viral, la caída del precio del petróleo y la cuarentena, agitaron el escenario, y nos obligaron a revisar y ajustar rutinas y presupuestos para este año. Asumimos que al brindar un producto esencial, el mercado interno sostendrá su consumo, a pesar de todo. Pero preocupa si será posible absorber bien la mayor producción del 2do semestre, ubicándola en un mercado externo en el que se necesita leche.

Publicidad