9 de abril de 2020 02:22 AM
Imprimir

A pesar de la pandemia, Uruguay logra mantener sus embarques de ganado en pie

CompartiremailFacebookTwitterLas exportaciones de carne vacuna de los cuatro países del Mercosur se ven afectadas por la menor demanda desde Europa y desde China. La difusión del Coronavirus frenó el comercio global del alimento. Al 28 de marzo, Uruguay había exportado 82 mil toneladas res con hueso, según lo que informa el Instituto Nacional de Carnes […]

Las exportaciones de carne vacuna de los cuatro países del Mercosur se ven afectadas por la menor demanda desde Europa y desde China. La difusión del Coronavirus frenó el comercio global del alimento.

Al 28 de marzo, Uruguay había exportado 82 mil toneladas res con hueso, según lo que informa el Instituto Nacional de Carnes (INAC). Esto es un 20% menos que a igual fecha del año pasado. Pero las ventas a China caían más, un 35%, mientras que en el caso de la Unión Europea la caída era de sólo de 6%. Ese porcentaje expresa una caída mucho menor a la real, pues en realidad el mercado europeo está paralizado, y lo que se siguió enviando el vecino fueron negocios cerrados en los meses previos. Como en el caso de la argentina, por esos envíos en tránsito los importadores europeos están pidiendo una renegociación del plazo y del precio.

Pero mientras las exportaciones de carne vacuna caen, lo que se mantiene es la venta de animales en pie que van hacia otros destinos, como países de Medio Oriente y a la misma China. Para Uruguay, este es un canal comercial que permite desagotar el mercado local y que a su vez genera competencia con los frigoríficos exportadores, lo que favorece el ingreso de los productores tanto por la hacienda gorda como por la de cría.

Hugo Estavillo, consultor ganadero y especialista en este negocio, explicó que esta semana, llamada la “Semana del Turismo” en Uruguay, se embarcaron 15.000 vaquillonas Holando con destino a China. Son “vaquillonas excedentes” de los establecimientos productivos del país vecino, contó el consultor. Y agregó: “Dos mil de estas vaquillonas son para un solo tambo en China, que las va a usar como reemplazo”.

El analista destacó la mano de obra que requiere este tipo de comercialización ganadera, que aquí por ahora no prospera. “Para esta exportación se requirieron 160 camiones para el traslado del campo al puerto, otros para los movimientos de fardos y se requirió del personal necesario para el cuidado alimenticio y nutricional en la cuarentena de los animales”, antes del embarque.

“La exportación de ganado en pie está vigente y es importante para toda la cadena productiva y para el país”, resaltó Estavillo. Cada una de las vaquillonas, según fuentes del mercado, se vendieron a unos 880 dólares. En la Argentina, una vaquillona de ese tipo vale actualmente unos 100.000 pesos, pero hay que cargarle el costo financiero de cobrarla usualmente luego de varios meses.

En la Argentina son varios los sectores que pugnan por realizar este tipo de negocios con la hacienda en pie, todavía sin éxito. Desde Uruguay, en cambio, esta vertiente se sostiene a pesar de la pandemia. En los próximos días zarpará otro barco con 3 mil vaquillas destinadas a mercados de Medio Oriente.

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad