11 de abril de 2020 10:12 AM
Imprimir

Advierten que baja de la demanda global impactará en la cotización de la soja y el trigo

El estudio elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) indicó que una desaceleración de la demanda global "debería encender señales de alarma", si se consideran los niveles en los que se encuentran los precios de los commodities.

La contracción de la demanda mundial, y en primer lugar de China, un país “clave” para la Argentina, “jugará un papel destacado en la caída de la cotización” de commodities relevantes, como la soja y el trigo en medio de la crisis generada por el Covid-19, consideró este viernes un informe privado.

El estudio elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) aclaró que “si bien no colapsaron de la misma manera que el petróleo”, una desaceleración de la demanda global “debería encender señales de alarma”, si se consideran los niveles en los que se encuentran los precios de cereales y granos.

“La soja se encuentra cotizando nominalmente en valores inferiores a los de 2010, luego de la crisis financiera internacional del 2008-2009”, analizó, al remarcar que China es “clave para países como la Argentina”. “Jugará un papel destacado en la caída de la cotización de otras commodities relevantes”, enfatizó.

Advirtió que “un nuevo shock negativo de demanda podría arrastrar a la baja las cotizaciones”.

“Un poco mejor es la situación del trigo, aunque para evaluar lo que pueda pasar en el mediano plazo se tendrá que esperar a los programas de estímulo que diseñen los distintos países”, evaluó.

Por otro lado, el análisis puntualizó que la crisis financiera “también tiene un impacto relevante sobre la percepción de riesgo soberano de los inversores, reflejado en el alza generalizada del riesgo país en los países de la región”.

En ese sentido, destacó el caso de la Argentina dado que, junto a Ecuador, es “receptor de paquetes de estabilización del Fondo Monetario Internacional, que lejos de reducir la exposición de los países a shocks internacionales lo acrecentaron”.

“En el caso argentino toma una relevancia adicional, no por el incremento en el costo de financiamiento externo, que en este momento se encuentra cerrado, sino más bien por la negociación en curso con los acreedores externos con el fin de esquivar un default desordenado y lograr un reperfilamiento de vencimientos sustentable”, apuntó.

Publicidad