11 de abril de 2020 01:14 AM
Imprimir

México fortalece investigación y tecnología para productores durante COVID-19

Productores señalan que es un momento para contribuir con planteamientos, proyectos y soluciones surgidas del trabajo en equipo.

A pesar la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 en México, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) informó este jueves que busca fortalecer el desarrollo de tecnologías y proyectos integrales en favor de los productores del sector agropecuario.

El secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, y el encargado del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Luis Ángel Rodríguez, se reunieron este jueves con directivos e investigadores del organismo y señalaron que “es un momento para contribuir con planteamientos, proyectos y soluciones surgidas del trabajo en equipo”.

En una videoconferencia, Villalobos destacó el papel que juegan las instituciones de investigación “al generar iniciativas que inciden en una mejor atención a las necesidades del productor y en el crecimiento del sector”.

Recordó que uno de los objetivos de la actual administración es “alcanzar la seguridad alimentaria”, con un campo más incluyente y esto “será viable con un componente técnico” para el desarrollo de las tecnologías, donde interviene el INIFAP, que permita incrementar la productividad por unidad de superficie y cuidar el suelo y agua.

El encargado del despacho del INIFAP comentó que existen acercamientos de colaboración con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y ya se atienden 49 solicitudes específicas de desarrollo tecnológico y se ha reforzado la colaboración con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Por su parte, los representantes e investigadores de centros regionales del INIFAP refirieron algunos de sus proyectos, entre ellos los orientados a la atención de enfermedades en ganado caprino y bovino para fortalecer la producción de carne y exportación.

Además de la problemática del sector forestal, el uso eficiente de agua y suelo, y desarrollo de sistemas de control biológico para el ataque de plagas en bosques.

Por ejemplo, del Centro Experimental del Pacífico Sur, cuya área de cobertura se integra con 25 % de comunidades indígenas, se destacaron los trabajos para el manejo de ocho variedades de maíz nativo e híbrido.

Estos reportaron resultados en cuanto al rendimiento al pasar de 3,4 toneladas a 6 y 10 toneladas por hectárea, respectivamente, así como para el incremento en la producción de café y arroz.

Mientras que especialistas del Centro de Investigación Regional Noreste de México informaron de las acciones a favor de la productividad de cítricos e incremento del rendimiento en soya.

Fuente:

Publicidad