12 de abril de 2020 11:21 AM
Imprimir

Qué es un consumidor responsable en tiempos del Covid-19

CompartiremailFacebookTwitterEspaña : En estas fechas en las que nos encontramos todos confinados en casa defendiéndonos y luchando al mismo tiempo contra esta pandemia no podemos bajar la guardia. Es un buen tiempo para educarnos y educar a nuestros hijos en el consumo responsable, sin que ello suponga un menoscabo de nuestro bienestar. Pero, ¿qué es […]

España : En estas fechas en las que nos encontramos todos confinados en casa defendiéndonos y luchando al mismo tiempo contra esta pandemia no podemos bajar la guardia. Es un buen tiempo para educarnos y educar a nuestros hijos en el consumo responsable, sin que ello suponga un menoscabo de nuestro bienestar.

Pero, ¿qué es un consumidor responsable? Y lo podemos definir como aquel que solo consume lo que necesita y en la cuantía que necesita, sin excederse y sin pensar que cuanto más se compra más feliz se es.

Para ser un consumidor responsable, antes de salir de casa debes de realizar una lista con las cosas que necesitas evitando que la publicidad te incite a comprar cosas que no necesitas y que acabaras tirando. Es decir, estarás tirando dinero, o comiendo eso que has comprado por culpa de la publicidad y que lo único que hará será que engordes o perjudiques tu salud.

Acuérdate de mirar la etiqueta de lo que vas a comprar, donde debe aparecer su composición, calidad, cantidad o ingredientes. Es importante leerlas para seleccionar los alimentos más saludables.

De forma general, para cualquier producto alimenticio, existen una serie de datos que deben aparecer en su etiquetado:

La denominación del alimento.

La lista de ingredientes.

Ingredientes que puedan causar alergia o intolerancia y se utilice en la fabricación o elaboración del alimento.

Indicación cuantitativa de los ingredientes.

La cantidad neta.

La fecha de duración mínima o la fecha de caducidad.

Las condiciones especiales de conservación y de utilización.

El nombre o la razón social y la dirección de la empresa alimentaria.

País de origen o lugar de procedencia.

El modo de empleo.

El grado alcohólico en las bebidas con una graduación superior en volumen al 1,2%.

El lote.

Información nutricional.

Los alimentos más recomendados son los productos ecológicos, ya que de forma general, se utilizan sustancias y métodos naturales (como insectos que previenen plagas, etc.) en lugar de productos de sístesis química para la prevención de enfermedades en los cultivos.

Los alimentos obtenidos son de gran calidad nutricional utilizando técnicas como la rotación de cultivos, que rompe con los ciclos biológicos de las plagas y, productos de temporada que completan su calendario natural y son más sanos, económicos y con más sabor.

Además, en la producción ecológica no se usan en ningún caso productos genéticamente modificados (transgénicos) ni para la producción agraria ni para la ganadera (como alimentación).

En este tipo de productos, la cría de animales tiene un crecimiento no forzado, con alimentos y medidas que se centran en el bienestar animal, con suficiente espacio de movilidad y acceso continuo a agua. Todas ello hace que se reduzca el estrés, haciendo que enfermen menos y gocen de mejor salud.

Pero no solo es consumidor responsable el que sigue unas adecuadas normas de alimentación sino que también tenemos que tener encuentra otras actividades como el ahorro energético, el reciclaje de basura, reutilizar, reparar los productos o incluso el trueque utilizando páginas web especializadas en consumo colaborativo.

Sin olvidar lo importante que es hacer un uso responsable del agua, que es un bien imprescindible y cada día más escaso, sin agua no es posible vivir. No es un recurso inagotable, aunque no lo parezca cuando se abre un grifo. Tomar ciertas medidas para ahorrar agua es ser un consumidor responsable y comprometido con el cuidado del medio ambiente:

Cerrar los grifos cuando no es necesario o se esté realizando otra actividad como enjabonarse durante la ducha.

No se debe utilizar el WC como cubo de la basura. Puede que contamine y hay que mantener el agua en las mejores condiciones.

Revisar las instalaciones para evitar fugas.

Respecto de las basuras. No olvides clasificarla y depositarla en el contenedor adecuado (azul: papel y cartón; amarillo: plástico, briks y metal; verde: vidrio; y gris: residuos orgánicos) garantizando de esta manera la reutilización de estos materiales para los mismos objetos o fabricar nuevos.

La cantidad de basura que se genera supera a la producción de recursos que nos ofrece la naturaleza además del grandísimo problema que supone almacenar toda la basura que creamos. Al reutilizar los materiales se ahorra además de recursos como el agua y la energía necesaria para su fabricación. Al reciclar generamos menos contaminación y la reducción del cambio climático.

Como nos desplazamos, otros asuntos relativos al consumo responsable lo trataremos en otros artículos. Y hasta entonces, yo me quedo en casa y me lavo con jabón muy a menudo.

Publicidad