12 de abril de 2020 21:04 PM
Imprimir

Empleados del frigorífico Anselmo están “desamparados”

CompartiremailFacebookTwitterLos aproximadamente 150 empleados del frigorífico Anselmo no tienen trabajo desde el último mes de noviembre, y durante 2020 no han cobrado un solo peso. En un contexto donde parece haberse quebrado la relación con el empleador, aún conservan la fuente laboral pero sin actividad dentro de sus históricas instalaciones, y tampoco con ingresos que […]

Los aproximadamente 150 empleados del frigorífico Anselmo no tienen trabajo desde el último mes de noviembre, y durante 2020 no han cobrado un solo peso. En un contexto donde parece haberse quebrado la relación con el empleador, aún conservan la fuente laboral pero sin actividad dentro de sus históricas instalaciones, y tampoco con ingresos que les permitan llevar el pan a su casa. 
Si a ello se le suma el ingreso en la cuarentena que ha impactado en la actividad económica del país, el panorama para ellos es de una angustia extrema. “Desde noviembre que no venimos trabajando nada, no tenemos aportes de ningún tipo desde diciembre de 2018. Y hace cinco meses completos que no cobramos el sueldo, aguinaldo, nos quedaron debiendo cosas del año pasado, la verdad que estamos pasando una situación muy difícil todos”, confió Eugenia Carrera a La Voz del Pueblo. 
Con esa realidad sobre los hombros y con la presión de alimentar a sus familias algunos han podido conseguir una fuente alternativa de trabajo, en el caso de Eugenia, dijo que tuvo acceso a un plan. 
En este mismo contexto, hay trabajadores que igual asisten a la planta a marcar tarjeta aunque sea una hora. “En definitiva, nuestro empleador Nicolás Ambrosius no aparece, no da la cara. La verdad que estamos pasando un momento difícil con la cuarentena”, afirmó la joven quien contó que la ayuda que han recibido hasta el momento ha sido producto de donaciones hechas por personal de la CELTA y del municipio.

“Hace cinco meses completos que no cobramos el sueldo, aguinaldo”, contó Eugenia Carrera

En referencia a Ambrosius, dijo que “está al tanto de todo lo que hemos publicado en las redes sociales, sabe la situación que estamos pasando, pero la verdad que no aparece, no da la cara y no paga lo que nos debe”. 
Incluso, personalmente, Eugenia se mostró disconforme con la actuación que tuvo el gremio de la Carne hasta el momento. “Tuvo más de un año para hacer lo que estamos reclamando. Cuando a Néstor (‘Piwi’ García) le propusimos hacer un paro o un piquete, tanto fuera del frigorífico como de la casa de Nicolás Ambrosius, él no lo creyó conveniente y dijo que no nos iba a acompañar en eso porque -por lo que nos dijo- tenía miedo que haciendo esa movilización Ambrosius presentara la quiebra y nos quedemos todos en la calle”, expresó. 

El sindicato Desde el mismo gremio de la Carne reconocieron a La Voz del Pueblo que –como los trabajadores- tampoco tienen el diálogo allanado con el empleador, Nicolás Ambrosius. Conscientes que la deuda que la empresa contrajo con el sindicato se arrastra a gestiones anteriores, se sostienen firmes en la modalidad de llevar adelante los reclamos de los trabajadores sin comprometer la continuidad de su fuente laboral. Están convencidos que de haber extremado el tenor de los reclamos, la histórica firma “hubiera estado cerrada desde 2016”. Las mismas fuentes sindicales incluso rechazan el modo en que se han conducido las más recientes administraciones del frigorífico. De hecho recuerdan una medida de fuerza constatada por el Ministerio de Trabajo en el último mes de enero, generada a partir de la deuda de los sueldos de noviembre, diciembre y aguinaldo. La medida de fuerza consistió el retirar los animales que permanecían en los corrales, para que los empleados “no sigan trabajando sin cobrar”. También se opusieron a la posibilidad de reducir la planta de personal al 50 por ciento, tal como se los plantearon empresarios de las más recientes administraciones, según manifestaron a este diario. En la actualidad cuestionan que durante la actual gestión, Nicolás Ambrosius, “no hizo nada, no le pagó a la gente, no generó trabajo y a pesar que veníamos monitoreando lo que hacía con intimaciones del sindicato para que pague la deuda, con asambleas en el frigorífico, nunca pagó. La ultima que se mandó, fue la de los fideos… (paquetes de 5 kilos entregados a los trabajadores)”, expresaron. El sindicato de la Carne se mantiene firme en evitar la quiebra del frigorífico, al mismo tiempo durante la cuarentena ha estado gestionando la entrega de mercadería para los trabajadores que no tienen ingresos. En el transcurso de las semanas comprendidas en la emergencia sanitaria lograron reunir ayuda con alimentos para repartir entre los empleados, en dos oportunidades. Y ya preparaban una tercera entrega con carne picada, verduras, mercadería, pan y pre pizzas. Para ello reconocen el aporte de Sergio Soulé, Pity Federico y trabajadores de la CELTA. En tanto sostienen que son más de dos millones y medio de pesos -sin los intereses- los que Frigorífico Anselmo le debe al sindicato de la Carne. Subrayan que hasta hay trabajadores con dos años de antigüedad, de quienes el gremio no recibió ni un solo aporte. “La empresa se los descontó, pero no llegó al sindicato”. Desde la misma sede tresarroyense del gremio de la Carne, afirman querer que el frigorífico “salga adelante a cualquier precio”, también avisan que concluida la cuarentena “se verá si tenemos que hacer algún juicio para reclamar todo lo que se descontó indebidamente. No vamos a retroceder en lo que se le debe a la gente”, afirmaron finalmente.
También apuntó que el Ministerio de Trabajo intervino en una movilización que los trabajadores realizaron fuera de la empresa. 
Señaló que el personal del frigorífico a pesar de no tener trabajo en las instalaciones de la firma, decidieron continuar fichando una hora por día para evitar que se les reprochara eventualmente el abandono de sus tareas. “Particularmente en mi lugar, me asesoré con un abogado y me dijo que no estamos haciendo abandono de trabajo porque la fábrica no está en funcionamiento. Muchos de mis compañeros están yendo a fichar y están una hora por día de lunes a viernes”, explicó Eugenia al respecto.
Personalmente consideró que tanto ella como el resto de sus compañeros están “en total desamparo, de todos lados. Primero y principal de Ambrosius, y creo que del sindicato que tuvo tiempo de sobra para defender y reclamar lo que nos corresponde”, afirmó. 
Para la trabajadora del tradicional frigorífico, “todos estamos en la misma”, dijo en alusión a los 150 trabajadores.


El sindicato 

Desde el mismo gremio de la Carne reconocieron a La Voz del Pueblo que –como los trabajadores- tampoco tienen el diálogo allanado con el empleador, Nicolás Ambrosius.
Conscientes que la deuda que la empresa contrajo con el sindicato se arrastra a gestiones anteriores, se sostienen firmes en la modalidad de llevar adelante los reclamos de los trabajadores sin comprometer la continuidad de su fuente laboral. 
Están convencidos que de haber extremado el tenor de los reclamos, la histórica firma “hubiera estado cerrada desde 2016”.
Las mismas fuentes sindicales incluso rechazan el modo en que se han conducido las más recientes administraciones del frigorífico. 

El Sindicato de la Carne que se mantiene firme en evitar la quiebra del frigorífico, al mismo tiempo durante la cuarentena ha estado gestionando la entrega de mercadería para los trabajadores que no tienen ingresos

De hecho recuerdan una medida de fuerza constatada por el Ministerio de Trabajo en el último mes de enero, generada a partir de la deuda de los sueldos de noviembre, diciembre y aguinaldo. La medida de fuerza consistió el retirar los animales que permanecían en los corrales, para que los empleados “no sigan trabajando sin cobrar”. 
También se opusieron a la posibilidad de reducir la planta de personal al 50 por ciento, tal como se los plantearon empresarios de las más recientes administraciones, según manifestaron a este diario. 
En la actualidad cuestionan que durante la actual gestión, Nicolás Ambrosius, “no hizo nada, no le pagó a la gente, no generó trabajo y a pesar que veníamos monitoreando lo que hacía con intimaciones del sindicato para que pague la deuda, con asambleas en el frigorífico, nunca pagó. La ultima que se mandó, fue la de los fideos… (paquetes de 5 kilos entregados a los trabajadores)”, expresaron. 
El sindicato de la Carne se mantiene firme en evitar la quiebra del frigorífico, al mismo tiempo durante la cuarentena ha estado gestionando la entrega de mercadería para los trabajadores que no tienen ingresos. 
En el transcurso de las semanas comprendidas en la emergencia sanitaria lograron reunir ayuda con alimentos para repartir entre los empleados, en dos oportunidades. Y ya preparaban una tercera entrega con carne picada, verduras, mercadería, pan y pre pizzas. Para ello reconocen el aporte de Sergio Soulé, Pity Federico y trabajadores de la CELTA. 
En tanto sostienen que son más de dos millones y medio de pesos -sin los intereses- los que Frigorífico Anselmo le debe al sindicato de la Carne. Subrayan que hasta hay trabajadores con dos años de antigüedad, de quienes el gremio no recibió ni un solo aporte. “La empresa se los descontó, pero no llegó al sindicato”. 
Desde la misma sede tresarroyense del gremio de la Carne, afirman querer que el frigorífico “salga adelante a cualquier precio”, también avisan que concluida la cuarentena “se verá si tenemos que hacer algún juicio para reclamar todo lo que se descontó indebidamente. No vamos a retroceder en lo que se le debe a la gente”, afirmaron finalmente.  

Fuente:

Publicidad