13 de abril de 2020 11:39 AM
Imprimir

Colombia : El campo, ¿privilegiado en medio de la pandemia?

LA CRÓNICA consultó a los principales renglones agrícolas del departamento: café, plátano, cítricos y aguacate.

Los últimos días se ha escuchado que el campo es un privilegiado en medio de la crisis que vive el mundo a causa del coronavirus, sin embargo, a pesar de poder continuar con su producción, el agro ha tenido dificultades a lo largo de su historia, sobre todo para quien produce porque apenas alcanza a cubrir el costo de la cosecha. Ahora, debido a la pandemia, se presentan nuevos obstáculos en materia de agroindustria, tiempos y precios.

Así lo revelaron los líderes de los principales sectores productivos agrícolas del departamento —café, plátano, cítricos y aguacate— consultados por LA CRÓNICA.

  Silvia Lizethe Arbeláez Giraldo, presidente de la Federación Nacional de Citricultores, afirmó que el agro es la cenicienta del país y que el gobierno apenas se da cuenta de que debía protegerse.

“Estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad de llevar alimentos a los colombianos con muchas dificultades. A lo largo del tiempo hemos tenido leyes y normas que no nos favorecen, créditos onerosos que nos han hecho trabajar muchas veces solo para pagarle al banco, hemos tenido que asumir agroinsumos supremamente costosos, con aranceles muy altos, que no nos permiten alimentar a nuestros cultivos como deberíamos”.

La dirigente gremial dijo que son conscientes de que el país los necesita y que, con todas esas dificultades, sumadas a las de personal que afronta el agro —porque es un personal envejecido—, más las de transporte —con vías terciarias en muy mal estado—, van a seguir entregando sus productos.

“Los agricultores siempre hemos sido privilegiados porque tenemos el honor de trabajar con la tierra, de trabajar con los campesinos, pero ese hecho no tiene que verse  únicamente como que en este momento somos las personas privilegiadas que tenemos la posibilidad de seguir produciendo, tenemos que verlo como el deber que tenemos de alimentar a la población colombiana”.

Hoy, cuando las ciudades se encuentran detenidas a causa del aislamiento preventivo obligatorio para mitigar la pandemia, el campo sigue trabajando y en sectores como el caficultor, que hoy está en cosecha, se requiere de mano de obra para sacar adelante la producción, pero esta oportunidad no la pueden brindar todos los renglones, bien sea para evitar el riesgo al contagio o porque no hay cómo cubrir la apertura de nuevos puestos de trabajo.

“Nuevas opciones de generación de empleo, eso sería el ideal y en la medida en que el gobierno pueda tener unas medidas de apoyo tributario, fiscal, crediticio y de apoyo en iniciativas como las que han pensado en el Congreso para entrar a proteger la salud y la pensión de la población campesina, permitiría entrar a generar muchísimo más empleo. Colombia es la gran despensa del mundo en todos los productos agrícolas”, subrayó Arbeláez Giraldo.
 

Aguacate hass sigue exportándose

El presidente de la Asociación de Productores de Aguacate, Asoproa, en Quindío, Diego Aristizábal, aseguró que las exportaciones no se han frenado y las plantas empacadoras han venido trabajando, aunque un poco más lento.

Actualmente la comercialización internacional se realiza principalmente a Europa. “A Estados Unidos solo se ha enviado fruta de un predio, pero ya hay otros que se están preparando para ese mercado, pues las exigencias fitosanitarias son mucho mayores. Para Japón hay una empresa que se ha venido industrializando y despachando fruta nuestra en mitades y congelada”.


Cosecha

Dijo que la cosecha viene avanzando muy bien. “Nos estamos acercando a 4.000 hectáreas sembradas, pese a que algunas siembras se pararon debido al coronavirus, pero igual los terrenos están preparados. La calidad ha venido mejorando. En este momento estamos en mitad de cosecha. Pijao ya está terminando, mientras que Salento y Filandia están iniciando”.


Comercialización

Ha caído significativamente el precio nacional. 

“El aguacate hass a nivel nacional tiene como gran mercado el que realizan los vendedores ambulantes y al no estar ellos en la calle tenemos mayor oferta y menor demanda, además que gran parte de la población piensa en otros productos de la canasta familiar, dejando un poco atrás al aguacate”.

Autocuidado

Aristizábal indicó que se han venido manejando los protocolos. “Para cosechar no se han tenido grupos mayores a 10 personas, se tiene la distancia requerida, se portan los tapabocas, se hace desinfección a la llegada y salida del predio. Esperamos no tener dificultades con relación a esta pandemia”.

Precios por kilogramo en Armenia

Aguacate hass, $2.300 – $2.500; aguacate papelillo, $4.000 – $4.200.

Publicidad