14 de abril de 2020 01:12 AM
Imprimir

Cierran plantas cárnicas en EE.UU. ante el positivo de los trabajadores a COVID-19

Compañías como Tyson Foods comienzan a utilizar escáneres de temperatura entre sus trabajadores

Varias de las principales plantas cárnicas de EE.UU. en cuanto a capacidad productiva han cerrado para ser desinfectadas debido a que algunos de los trabajadores han presentado síntomas de COVID-19. Una de las plantas cerradas temporalmente es la de Smithfield Foods, propiedad de la firma china WH Group, en Sioux Falls, Dakota del Sur, que produce el 5% de la carne de cerdo de EE.UU.

Kenneth Sullivan, consejero delegado de la compañía cárnica, asegura que es vital tener las fábricas en marcha para abastecer el mercado.

Otra de las plantas cerradas es la de la división de JBS en EE.UU. ubicada en Souderton, Pensilvania, junto a la reducción de producción en su otra planta de Greeley, Colorado, ante el absentismo de los trabajdores.

También otras grandes firmas cárnicas de EE.UU., como es el caso de Cargill y Tyson Foods se han visto obligadas al cierre y desinfección de otras plantas ubicadas en Pensilvania y Iowa.

Precisamente Tyson Foods, a través de un comunicado, ha informado de que ha comenzado a utilizar escáneres de temperatura de infrarrojos entre sus trabajadores de las plantas de cerdo en Iowa e Indiana y plantas de aves de corral en Arkansas y Georgia.

Tom Brower, vicepresidente sénior de salud y seguridad en Tyson Foods, asegura que “es un escáner de temperatura sin contacto, por lo que es perfecto para los miembros de nuestro equipo, ya que todo lo que necesitan hacer es caminar por la zona del detector. No interrumpe su rutina, y es más rápido que usar los termómetros portátiles”.

Fuente: Eurocarne

Publicidad