14 de abril de 2020 01:00 AM
Imprimir

Crisis y acusaciones cruzadas: cómo sigue el conflicto en el frigorífico Penta

CompartiremailFacebookTwitterLuego de los incidentes que el jueves pasado se registraron en el frigorífico Penta, en Quilmes, en medio de un reclamo sindical por el pago del último sueldo, aportes sociales y una ayuda escolar, el conflicto derivó en que un gremio de la carne esté realizando hoy un cese de actividades que afecta de manera […]

Luego de los incidentes que el jueves pasado se registraron en el frigorífico Penta, en Quilmes, en medio de un reclamo sindical por el pago del último sueldo, aportes sociales y una ayuda escolar, el conflicto derivó en que un gremio de la carne esté realizando hoy un cese de actividades que afecta de manera total a cuatro plantas de otras empresas y a otras tres en forma parcial.

Además, hay un cruce de críticas entre el gremio de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne (Fesitcara), que decretó la medida de fuerza y la empresa, que desmiente que se hayan efectuado despidos y asegura que desde hace un tiempo un grupo de 20 personas que trabajan dentro de la planta y que acompañan a los delegados gremiales hacen, según dijo, una suerte de extorsión.Ads by 

Gabriel Vallejos, secretario general de Fesitcara, expresó que la medida de fuerza tomada en la órbita de los sindicatos de Buenos Aires y La Plata responde al incumplimiento de los aportes sociales, la falta de pago del salario de la última quincena de marzo, la ayuda escolar para los hijos de los trabajadores y al aporte solidario de $4000 decretado por el Gobierno.

“La empresa paga $1000 del bono solidario cada 15 días y arbitrariamente no dejó entrar a los trabajadores, les prohibió el ingreso a planta. El día del conflicto los muchachos fueron a cobrar su quincena porque hay 240 compañeros que hace 15 días no cobran”, dijo Vallejos.

La semana pasada, manifestantes que se identificaron como empleados del frigorífico en cuestión, protagonizaron una serie de incidentes frente a la planta de la compañía en una protesta que terminó con la intervención de la policía bonaerense.

El titular del gremio indicó que la protesta frente al frigorífico Penta también respondía a una medida de fuerza ya que la empresa “quería sacar de la comisión a los muchachos”. Además señaló que, si bien ese día había gente ajena al reclamo, también había compañeros del gremio que fueron a “darles una mano a los muchachos”, ya que son 240 las familias las afectadas por el reclamo.

“Estaban los trabajadores de Penta, algunos concejales del municipio que venían ayudando, entre los que figura el oficialista Diego Méndez, y después había gente de ATE (Asociación Trabajadores del Estado)”, añadió.

Por otra parte, en el sindicato dicen que desconocen la situación económica en la que se encuentra la empresa y que ésta aún no envió “ningún telegrama de despido, pero les prohíbe el ingreso a la planta”. Señalan que la faena no se está realizando en el frigorífico Penta sino que “se está haciendo en otra planta”.

La respuesta de la empresa

Sergio Luca, apoderado legal de Penta, sostuvo que el conflicto con los representantes gremiales dentro de la planta empezó hace un par de años con los nuevos delegados, quienes usaron “la extorsión como metodología para sacar más plata”. Desmintió que hasta ahora se hayan efectuado despidos.

“Pretenden más plata de la que el sueldo indica para no generar problemáticas dentro del frigorífico, amenazan continuamente a sus compañeros y a la empresa. Lamentablemente pararon la faena, de hecho hay denuncias por parte de los matarifes en la fiscalía de Quilmes por extorsión. Ellos obligaron a los compañeros a parar si esto no se hacía como ellos querían”, indicó.

Hay acusaciones cruzadas entre el gremio y la empresa
Hay acusaciones cruzadas entre el gremio y la empresa Crédito: Archivo

Según Luca, la empresa está en una delicada situación financiera y la falta de materia prima podría obligarla a la quiebra si no se hace más faena en el frigorífico. “No quedan dudas de que vamos hacia la quiebra”, precisó.

“Nadie cree en nosotros y nadie quiere traer vacas. La única metodología de hacerlos creer y de ser nosotros confiables, por lo que nos dicen, es si no está esta gente de delegados gremiales y un grupo pequeño de 15 o 20 personas que los acompañan, que son los que extorsionan y revolucionan todo”, añadió.

El abogado de la empresa también agregó que ya iniciaron los trámites para la quita de la tutela sindical. “La hice a través del Tribunal Laboral N°4 de Quilmes para que su señoría determine con pruebas la quita de esa tutela sindical porque no representan a los empleados”, afirmó.

Riesgo de quiebra

Sobre la empresa pesa una conciliación obligatoria para continuar operaciones, pero en los últimos días solo estaba funcionando la parte de frío y otras áreas que no dependen directamente de los matarifes. “Si esto no se resuelve en lo inmediato, el frigorífico Penta va a quebrar y 150 familias van a quedar en la calle. Es una locura lo que esta gente ha generado”, acusó Luca.

Hace cuatro años la empresa se presentó en un concurso preventivo el cual aún está en proceso y una vez que pase la cuarentena por el coronavirus, al no reflejarse los pagos correspondientes a los acreedores, el juez podría intimarla en los cinco días hábiles posteriores a la reapertura de las actividades a demostrar solvencia y efectuar los pagos. “No vamos a tener la plata para pagar y estoy hablando de cuotas muy elevadas, por lo tanto, creo que el juez nos va a decretar la quiebra”, alertó el abogado.

En este contexto, el viceministro nacional de Trabajo, Marcelo Bellotti, convocó esta tarde a una audiencia a los delegados del gremio y la empresa.

Por: Belkis Martínez

Fuente: La nacion

Publicidad