14 de abril de 2020 12:53 PM
Imprimir

AgTech. Por qué hay un desafío apasionante para los futuros ingenieros agrónomos

Los drones ya forman parte del paisaje productivo tradicional del campo.

El mapa global actual de AgTech muestra un continuo crecimiento en el número de empresas registradas, el cual ya supera las 1600. Si a estas le sumamos las más de 100 empresas relacionadas a las tecnologías para ganadería ( Livestock Tech ), nos acercamos rápidamente a las 2000. En este universo tecnológico encontramos algunas herramientas que ya se han convertido prácticamente en commodities , como las tecnologías de relevamiento por imágenes, ya sea mediante satélites o drones, pero también podemos ver algunas más innovadoras que intentan conectar la actividad agropecuaria con el consumidor final, como aquellas que brindan trazabilidad desde el campo a la góndola o las que están enfocadas en logística, calidad y seguridad alimentaria en pos-cosecha o eficiencia de procesos que ocurren más allá de las tranqueras del agro.

Hay una tendencia al cambio desde las tecnologías que buscan maximizar rendimientos hacia las que buscan maximizar rentabilidad, con especial foco en hacer más eficiente las operaciones productivas y apoyar las decisiones de manejo en sus impactos sobre la rentabilidad, mediante el uso de herramientas digitales y predictivas. Otro segmento en expansión es el orientado a fortalecer la sustentabilidad de los sistemas agropecuarios. En este sentido, existen en la actualidad herramientas digitales para el relevamiento de polinizadores o de organismos benéficos y tecnologías que hacen más eficiente la logística antes y después de las tranqueras con el principal objetivo de reducir pérdidas, desperdicios y controlar la calidad de la producción.Ads by 

Desarrollo y adopción local

Argentina juega un rol importante en lo que respecta a desarrollo y adopción de tecnologías AgTech , cubriendo con oferentes locales prácticamente todos los segmentos disponibles globalmente. Desde los años noventa y de manera ininterrumpida, el sector agropecuario argentino ha adoptado nuevas herramientas relacionadas a la agricultura de precisión, comenzando con los monitores de rendimiento y tecnologías de dosis variables para siembra y fertilización, y continuando en la actualidad con las nuevas herramientas digitales. En paralelo, el desarrollo local también ha crecido de manera ininterrumpida, superando las 100 empresas proveedoras de soluciones digitales que incluyen los principales segmentos existentes en la actualidad, muchas de ellas operando ya de manera internacional.

Es claro que el agro argentino adopta nuevas tecnologías siempre que estas representen soluciones concretas, pero además de su disponibilidad y su relación costo-beneficio, un factor clave que define esta fuerte adopción ha sido y continúa siendo el nivel de capacitación de los usuarios que permita extraer el valor real de las nuevas herramientas.

En este nuevo escenario los profesionales del agro serán sin duda un elemento clave para la difusión y uso de estas nuevas herramientas, ya que son ellos quienes poseen, o deberán poseer, el conocimiento técnico que les permita a los agricultores utilizarlas de forma correcta y eficiente, maximizando los beneficios que estas pueden entregar. De este modo, una de las claves de la eficiencia y sustentabilidad del agro del futuro tendrá estrecha relación con la formación actual de los futuros ingenieros agrónomos, lo cual plantea un importante desafío en términos educativos que permita que los nuevos profesionales adquieran habilidades técnicas clásicas y, al mismo tiempo, conocimiento de nuevas tecnologías y, sobre todo, capacidad analítica que les permita gestionar futuras herramientas que inclusive hoy no existen.

La formación profesional ha sido siempre un eslabón clave para el desarrollo del agro argentino, pero en el futuro cercano además de las herramientas técnicas habituales y la capacidad analítica, los nuevos profesionales deberán contar con características como versatilidad, resiliencia, empatía y capacidad de comunicación que les permita enfrentar un futuro apasionante y dinámico a la vuelta de la esquina.

El autor es doctor en Ciencias Agropecuarias (UBA) y gerente senior de Investigación y Desarrollo en BASF

Por: Hernán Ghiglione

Fuente: La Nacion

Publicidad