16 de abril de 2020 21:32 PM
Imprimir

El trigo argentino del ciclo 2020/21 ocuparía la misma superficie

También el maíz. El nuevo esquema de retenciones aplicado en marzo reposicionó a los cereales en detrimento de la soja. Un adelanto de las estimaciones de la BCBA.

El martes 5 de mayo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires publicará su primera estimación de superficie y cosecha para la campaña agrícola 2020/21 de Argentina, con la presentación de las proyecciones para el trigo y la cebada.

El nuevo ciclo agrícola argentino viene marcado -antes de la pandemia del coronavirus- por la modificación en marzo del esquema de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, con un perjuicio para la soja que sumó 3 puntos más de alícuotas (a 33%; trigo y maíz aportarán 12% -antes tributaban una suma fija-).

“Con el decreto de marzo se modificó la relación de competencia entre los cultivos. Vemos ahora que la posible reducción del área total de siembra está especialmente explicada por soja. Ahora el trigo y maíz están en una posición favorable y no se ven reducciones respecto del escenario previo”.

Así lo adelantó hoy el economista Agustín Tejeda, uno de los responsables de las estimaciones de la BCBA, durante el curso virtual ‘El impacto del coronavirus en el mercado internacional y nacional granario’, organizado en conjunto con la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de la Ciudad de Buenos Aires.

Con esta previsión, la superficie que ocuparía este año el trigo -comienza a sembrarse el mes que viene- rondaría las 6.500.000 hectáreas, similar a la superficie 2019/20 que alcanzó las 6,6 mill/tn. Y el maíz rondaría las 6 mill/ha (el año pasado alcanzó 6,2 mill/ha).

Además, Tejeda evaluó que los precios del trigo, “si bien están por debajo de los máximos,  están por encima de los últimos años y por encima también de la campaña previa. Esto da una buena perspectiva”.

Igualmente, aclaró que aún “todos los escenarios están sujetos a la duración de las medidas de cuarentena, que es lo que está generando el freno a la economía mundial”.

Soja

“Si bien para el inicio de la campaña de soja falta muchísimo (se siembra a partir de octubre) estamos analizando que los precios están en niveles por debajo de los últimos 5 años. Y otra realidad es que uno de sus principales soportes, que son las compras de China, están muy por debajo de las expectativas y en el corte plazo no se ve que alguno de estos factores pueda modificarse”, apuntó el economista.

Recordó además que la demanda de China puede ser menor tras los estragos que provocó la peste porcina africana: “si hay menos animales para alimentar, se necesita menos harina de soja. Esto no le está dando soporte a los precios de la soja”.

Y en Argentina se agrega el factor retenciones. “La soja quedó en una situación de menor competencia frente a los cereales” de cara a la próxima siembra.

Fuente: NAP

Publicidad