17 de abril de 2020 14:30 PM
Imprimir

El sector citrícola australiano se toma en serio la competencia de Chile en China

CompartiremailFacebookTwitterEl sector citrícola australiano dice que no puede permitirse subestimar la presencia de Chile en el mercado chino después de que el país sudamericano obtuviera acceso al mercado en diciembre del año pasado. Con la temporada citrícola 2020 en marcha en Australia, el director general de Desarrollo de Mercados, David Daniels, admite que evitar que […]

El sector citrícola australiano dice que no puede permitirse subestimar la presencia de Chile en el mercado chino después de que el país sudamericano obtuviera acceso al mercado en diciembre del año pasado.

Con la temporada citrícola 2020 en marcha en Australia, el director general de Desarrollo de Mercados, David Daniels, admite que evitar que los cítricos chilenos tengan acceso a China ha estado en el radar del sector durante muchos años.

“Están muy consolidados en China; el año pasado exportaron más de 100.000 toneladas de uvas de mesa, 160.000 toneladas de cerezas y 55.000 de fruta de hueso, solo en el primer año de acceso”, dice Daniels. “Por lo tanto, definitivamente debemos tomarlos en serio. En cuanto a los cítricos, ofrecen 360.000 toneladas al mercado de EE. UU. por año, por menos de $ 1.000 por tonelada. En comparación, nuestra fruta tiene un precio en China de alrededor de $ 1.600 por tonelada, por lo que Chile definitivamente podría ser competitivo en ese mercado. La afirmación de que nuestra fruta es mejor es cierta, pero al fin y al cabo, su fruta se está consumiendo en algún lugar del mundo; están produciendo mucho volumen, que pronto se enviará a China”.

El director general de Citrus Australia, Nathan Hancock, agrega que los productores australianos no pueden simplemente confiar en la imagen ‘verde’ o caer en la autocomplacencia con la calidad de sus productos.

“Aunque sus naranjas y mandarinas no se enmarcan realmente en la gama china y pueden no ser tan populares en el mercado de alta gama al que se dirigen, tendrán un efecto negativo en el extremo inferior del mercado”, comenta. “Lo importante es que somos conscientes de eso. No podemos confiar en que Chile no producirá fruta de alta calidad. Debemos ser conscientes de que mejorará, y cuando se realicen mejoras en fincas aisladas, después serán adoptadas en todo el país, produciendo aún más competencia para nosotros. No creemos que sea una amenaza actualmente, pero puede que pronto lo sea”.

China se ha convertido en una parte clave de la estrategia de exportación de Australia, que alcanzó cifras sin precedentes en 2019.

“Cada año parece que batimos otro récord; el año pasado, por primera vez, las exportaciones de cítricos superaron la marca de 300.000 toneladas y los 500 millones de dólares”, señala Daniels. “Ha sido nuestro objetivo durante una década. En un primer momento se esperaban esas cifras en 2025, por lo que es satisfactorio ver cómo se han producido mucho antes. El crecimiento de la temporada pasada fue impulsado por las mandarinas. Solo vimos un crecimiento modesto en las exportaciones de naranjas, lo que es normal, ya que hemos visto un gran número de plantaciones de mandarinas en la última década y ahora están llegando a su madurez y están encontrando destinos en ultramar”.

El año pasado, alrededor de 122.000 toneladas de cítricos fueron al mercado de China continental y Hong Kong, representando el 40 por ciento del comercio de cítricos en Australia. Daniels explica que, aunque la mayor parte de la oferta se enviaba a diferentes mercados hace una década, ahora existe una tendencia similar, en la que se depende de mercados claves.

“Una de las razones por las que Citrus Australia creó mi puesto fue que nos volvimos muy dependientes del mercado japonés”, añade. “Se había convertido en un mercado muy bueno, ya que Estados Unidos se debilitó a favor de los cítricos australianos debido a la competencia. Nos dimos cuenta de que si algo iba mal en Japón, tendríamos problemas. El desafío era trabajar en el desarrollo del mercado chino, pero 10 años después, nos encontramos en el mismo sitio. Por lo tanto, ahora tenemos dos grandes riesgos: Japón y China”.

Con China desempeñando un papel central en las exportaciones australianas, Citrus Australia ha seguido la ‘guerra comercial’ con los Estados Unidos, y Daniels observa una reciente reducción del 50 por ciento al 26 por ciento en los aranceles para los cítricos californianos en el país asiático.

“El sector citrícola de California confía en hacer algunos intercambios con China para el final de su temporada, lo que anteriormente era demasiado difícil bajo el arancel del 50 por ciento”, continúa. “Por lo tanto, podremos ver la entrada de fruta tardía en los próximos meses. Sin embargo, China no es realmente un gran mercado para los Estados Unidos de todos modos, creo que supone alrededor de 40.000 toneladas por año, pues se centra más en el mercado coreano”.

Chile planea ampliar las plantaciones de cítricos en 12.000 hectáreas, casi la mitad de la producción total de Australia, y Daniels destaca el ascenso de Chile en los Estados Unidos como un indicador de su potencial en otros mercados como China. Estados Unidos fue una vez el principal mercado de Australia, con un pico en 2007 con 35.000 toneladas, pero ahora no se encuentra entre los diez primeros en términos de volúmenes.

“Los sudafricanos ingresaron a ese mercado alrededor del año 2000 y no hicieron mucho daño”, indica Daniels. “El verdadero peligro se produjo cuando Chile ingresó en 2009 y comenzó a desarrollar relaciones comerciales, pues nuestro comercio se redujo drásticamente después de eso. Chile comenzó con unas modestas 20.000 toneladas en 2009 y creció sustancialmente, no solo con las naranjas, sino también con las mandarinas y los limones. “Creo que debemos tomarnos en serio a Chile, pues tiene relaciones afianzadas y puede introducir la fruta a un precio más bajo que nosotros. También es importante saber que los Gobiernos de Chile y China tienen una relación bilateral fuerte”.

El otro gran competidor al que Australia se enfrenta es Sudáfrica, que envía alrededor de 2 millones de toneladas de cítricos, casi seis veces el volumen de las exportaciones australianas. Aunque la mayor parte se dirige actualmente a Europa, Daniels espera que se extiendan a Asia, creando una competencia más fuerte con Australia.

“Aproximadamente, un tercio de su volumen se envía a Europa, 300.000 toneladas a la Gran China (incluida Hong Kong), y tiene una fuerte presencia en Rusia y Medio Oriente”, comenta. “También se está hablando del aumento de 500.000 toneladas posibles por año en las próximas plantaciones. Pero, por otro lado, tiene sus propios desafíos; un tercio de su producción va al mercado europeo, que ha sido un poco problemático durante casi una década. Las condiciones fitosanitarias para la enfermedad de la mancha negra han sido difíciles y complicadas de lograr, y los LMR también son muy desafiantes. Sobre esa base, Sudáfrica tiene la intención de moverse hacia el este y fuera de Europa tanto como sea posible, lo que representa una amenaza para nosotros, como único otro proveedor del hemisferio sur en Asia”.

A pesar del mayor potencial de producción, Citrus Australia cree que otro factor que obra a su favor es la congestión y los retrasos en los puertos de Sudáfrica, lo que crea problemas en la cadena de suministro. Una forma de evitarlo ha sido contratar buques que pueden transportar hasta 5.000 toneladas.

“Realmente necesitamos estar pendientes y trabajar con nuestros amigos en Sudáfrica para tener una idea de cuándo cargan y cuándo envían”, expresa. “No queremos descubrir por sorpresa que un barco entero de Valencia sudafricanas ha desembarcado en Shanghái”.

Hancock reitera firmemente que China es un mercado premium para los cítricos australianos.

“El sector australiano ha tratado a China como un mercado premium, al que enviamos fruta dulce, segura y de alta calidad. Ese ha sido nuestro punto de diferenciación y debemos centrarnos en eso porque a nuestros competidores les resulta difícil igualar nuestra calidad”, concluye. “Nuestro consumidor en China es un cliente exigente que busca esas características”.

Fuente: FreshPlaza

Publicidad