19 de abril de 2020 12:36 PM
Imprimir

¿Cómo es el ciclo productivo de la cría de cabras?

Como señala la FAO, las cabras y ovinos son rumiantes menores con capacidad de transformar forrajes de diferentes tipos, aún los de mala calidad como paja de cereales, residuos y subproductos de la huerta (entre otros) que, de otro modo, serían desperdiciados.

De hecho, las cabras consumen muchos alimentos que las ovejas y vacunos rechazan, aunque sus requerimientos para la lactancia son mayores para sostener los altos niveles de producción de leche.

La organización también destacó que las cabras lecheras producen más leche que las cabras normales, que constituye una importante fuente de proteína animal.

Estas también pueden contribuir a los ingresos de la familia, generando ingresos con la venta de la leche o excedencias de quesos, estiércol, carne y cueros. Al tratarse de una especie de menor tamaño, pueden tener mayor libertad de espacio.

Si una familia decide inclinarse por la cría de cabras, un hato familiar puede consistir en dos o tres hembras en condiciones de producir al menos tres o más crías en dos años. La elección de la raza dependerá del clima y de las condiciones de cría.

La carne de ovinos y caprinos criollos, y de pastoreo extensivo, es magra. Si bien tienen alto contenido de colesterol, su consumo continuado no representa una amenaza para la salud de adultos.

De otro lado, la leche caprina no es diferente a la de la de otras especies respecto a la calidad de proteína. Aun así, su contenido graso es mayor a los de una vaca Holstein, por lo que permite mayor rendimiento en queso.

Ciclo productivo

Según el portal Infocampo, un ciclo productivo de 8 meses busca obtener 3 crías en un plazo de 2 años o 24 meses. Para esto, hay que lograr que el periodo de servicios sea de 45 días, la gestación de 150 días y la lactancia entre 60 y 90 días.

Una vez paren, los cabritos ingresan al sistema y las cabras pasan a ser lactantes. Luego, vuelven a ser servidas por los chivas (cría mayor a 6 meses y menor al año), lo que implica que las crías deben ser separadas de las hembras el resto del tiempo.

En el momento del destete se efectúa una primera selección de cabrillas de reposición, enviando a las no aptas al sacrificio y a todos los machos, que pueden ser sacrificados en ese momento o castrados y recriados para su posterior venta o consumo como capones.

Hacia el tercio final de la gestación se realiza una selección de cabras vacías con algún problema, lo que indica que no son aptas y deben enviarse a faena. Las cabras preñadas inician un nuevo ciclo. Este manejo también debe implicar técnicas como sincronización de celo o inducción de la ovulación.

Por su parte, la FAO indicó que el máximo número de lactancias por año se logra en cabras lecheras si la reproducción ocurre en cualquier época del año.

La monta puede producirse entre los 50 y los 60 días después del parto. Si la cabra queda preñada el día 60 después del parto, deberá secarse al iniciar el último tercio de la gestación (en el día 160) y parir el día 210. En consecuencia, la producción de leche puede ser obtenida del día 60 al 160, es decir por un período de 100 días.

Publicidad