22 de abril de 2020 15:51 PM
Imprimir

El campo y sus “esquemas defensivos”: mismas superficies, compras de insumos anticipadas y postergación de proyectos nuevos

CompartiremailFacebookTwitter“Todos lo efectos que alguna vez estudiamos o leímos están ocurriendo a la vez: Cisne Negro, Aleteo de Mariposa, Hiperconectividad, un mundo VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), falta de crecimiento económico global”… Así define la consultora de negocios agropecuarios Zorraquín+Meneses, el proceso global “sin precedentes”, que estamos viviendo, donde la crisis del Coronavirus “modificará el mundo […]

“Todos lo efectos que alguna vez estudiamos o leímos están ocurriendo a la vez: Cisne Negro, Aleteo de Mariposa, Hiperconectividad, un mundo VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), falta de crecimiento económico global”…

Así define la consultora de negocios agropecuarios Zorraquín+Meneses, el proceso global “sin precedentes”, que estamos viviendo, donde la crisis del Coronavirus “modificará el mundo que conocimos” y será un acelerador de procesos en todas las actividades e industrias.

Esos impactos ya se pueden percibir, por lo menos para el agro. La próxima campaña, que comenzará con la siembra fina a mitad de año, se anticipa con “algunos aspectos comunes” para las empresas/productores: esquemas defensivos, con superficies similares a alquilar, respetando la rotación de cultivos, y actividades, por el momento, sin proyectar bajar tecnología.

“Las empresas anticipan compras de insumos, paralizan inversiones postergables y disminuyen o anulan proyectos expansionistas. Se espera una devaluación o una mayor brecha entre dólares, y hay dudas sobre en qué activo posicionarse en el mientras tanto para proteger la liquidez necesaria para la campaña. Hay mucha conciencia sobre que no se pueden cubrir todos los riesgos”, destaca la consultora.

Sin embargo, también detalló que en el agro todavía “no se escuchan problemas mayores en la cadena de pago y en la cadena de suministros” (salvo en el caso de la leche), aunque sí se registran demoras en pagos. Y caídas de rentabilidad.

En el caso del negocio lechero, sostiene que la producción de leche en el país se encuentra estancada y que las pymes que procesan leche para el consumo interno (muzzarella) están “muy complicadas” porque se quedaron sin mercado, con cheques rebotados y en algunos casos con las plantas cerradas. “Esa leche los tamberos la están derivando a las usinas grandes que están por ahora deseosas de recibirla por que tienen la demanda, sobre todo de leche fluída”.

El precio informado por Siglea se ubica en 18.08 $/litro (259 $/kilo de sólido), lo que da un aumento del 73% respecto a abril de 2019 pero sólo un 1% respecto a marzo de 2020. “Es un negocio cuya rentabilidad viene cayendo fuerte hace unos meses. Y al ser un producto de extracción diaria y perecedero, la amenaza de un contagio por coronavirus en algún eslabón de la cadena lo deja en una posición frágil respecto a otras actividades”, afirma.

En tanto, sobre el negocio ganadero, destaca una demanda creciente del mercado chino, con un consumo interno aumentando, en la cuarentena, aunque cambiando el perfil de los cortes demandados: menos asado y más cortes para milanesas.

En cuanto a los precios, sostiene que se registró un aumento promedio de 5% a 6%, en góndolas, y el precio del novillo en pie con aumentos similares. “Los frigoríficos, que venían de dos o tres años de muy buena rentabilidad, están complicados por no poder vender o entregar los cueros por la caída del mercado europeo, por la demora en el cobro de entregas a China y por una disminución de los precios. La expectativa no es mala, aunque mucho dependerá de la proporción de carne que se destine al mercado interno debido a que se estima una capacidad de pago limitada para absorber aumentos”.

Por el lado del criador, también sufre la pérdida de rentabilidad, con un ternero que vale entre $ 100 y $ 110 el kilo. “Una vaca gorda es la categoría que menos aumentó (70$ a 75 $/kg) y una vaca o vaquillona preñada en marzo tuvo una fuerte caída de valor por poca demanda”.

Fuente: www.a24.com

Publicidad