22 de abril de 2020 22:24 PM
Imprimir

Incertidumbre por los sueldos y cadena de pagos rota, la realidad de las economías regionales

CompartiremailFacebookTwitterCerca de 30 sectores pertenecientes a economías regionales coinciden en que la situación de las pymes agroalimentarias y sus respectivos sectores, empeora día tras día. Sobre todo en su aspecto financiero. Pasado más de un mes de la cuarentena obligatoria, las consecuencias se manifiestan en cadenas de pago rotas, obligaciones tributarias que continúan, imposibilidad de acceso al crédito, […]

Cerca de 30 sectores pertenecientes a economías regionales coinciden en que la situación de las pymes agroalimentarias y sus respectivos sectores, empeora día tras día. Sobre todo en su aspecto financiero.

Pasado más de un mes de la cuarentena obligatoria, las consecuencias se manifiestan en cadenas de pago rotas, obligaciones tributarias que continúan, imposibilidad de acceso al crédito, y la incertidumbre sobre el pago de los sueldos del mes de abril, y los venideros.

Así lo marcaron referentes de 27 sectores de la agroalimentación nacional, en una encuesta elaborada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), cuyos resultados la entidad envió al ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra (en base a un relevamiento realizado los días 16 y 17 de abril pasados).

“La pandemia nos interpela a todos y, frente a la gran incertidumbre que nos genera, el rol del Estado se vuelve estratégico. Nuestro compromiso es continuar garantizando el abastecimiento de alimentos y bebidas, seguros y de calidad, pero nuestras pymes necesitan un plan de ayuda urgente para poder lograrlo”, afirmó el titular de Economías Regionales de CAME, Eduardo Rodríguez.

La medición incluye sectores como el citrícola, arrocero, peras y manzanas, olivícola, lechero, algodonero, avícola, yerbatero, vitivinícola, cañero, hortícola, frutícola, porcino, entre otros.

Por ejemplo, Sebastián Hernández, Presidente de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, destacó que la cadena de pagos en su sector “está cortada, al no poder operar con normalidad”, y, respecto a los sueldos, que “como no le pagan al productor, ellos no pueden pagar a sus trabajadores”.

Distintos el caso del sector arrocero, donde Daniel Filigoi, presidente de la Federación Económica de Corrientes, afirmó que la cadena de pagos, al momento, “no presenta inconvenientes”. En tanto, Julián Clusellas, vicepresidente de la Federación Olivícola Argentina (FOA) destacó que pudieron pagar sueldos y jornales con un crédito del Banco Nación, a tasa 24,5%.

En líneas generales, CAME sostiene que los resultados principales fueron:

  • La mayor parte de los entrevistados informó que la cadena de pagos se ha cortado o está a punto de suceder.
  • Si bien, en líneas generales y con dificultad, los empresarios pyme agroalimentarios pudieron pagar los sueldos y jornales del mes de marzo, no saben si podrán afrontar los de abril. La incertidumbre reina en el sector.
  • Restablecer el normal funcionamiento del sistema bancario es una prioridad transversal a todos los sectores productivos. No sólo demandan efectivo para poder pagar los salarios de los trabajadores temporarios, que no están bancarizados, sino también para poder comprar diversos insumos para los que se está solicitando pago de contado, como es el caso del gasoil, entre otros.
  • A nivel financiero, la necesidad primordial es poder acceder al crédito, a tasas razonables (24% es imposible de afrontar).
  • A nivel fiscal, la mayoría de los encuestados manifestó la necesidad de obtener una prórroga de los vencimientos de las obligaciones impositivas y tributarias.
  • La disponibilidad de mano de obra, sobre todo calificada, constituye un problema para aquellas actividades que se encuentran en época de cosecha durante la cuarentena, pero también para las que deberán realizar tareas como poda, raleo y otras labores culturales, en el corto/mediano plazo.
Fuente: www.a24.com

Publicidad