23 de abril de 2020 01:42 AM
Imprimir

Residuos de papel contienen minerales y sirven de suplemento alimenticio

Universidad Nacional revela que al incluir residuos de la industria del papel (SIP) en la dieta alimentaria, los bovinos ingieren una fuente variable de minerales, materia seca y fibra.

Algunos subproductos y residuos de la industria del papel (SIP), pueden ser incluidos en las dietas bovinas como suplemento alimenticio, porque contienen altos niveles de minerales y contribuyen al incremento del peso vivo de los animales.

Los residuos se caracterizan por contener buenas cantidades de ceniza y adicionalmente de calcio, zinc, hierro y cobre, que al compararse con los que contienen los forrajes como Raigrás o Kikuyo, los convierten en una gran opción para suministrar a las vacas lecheras materia seca o fibra en sus dietas alimentarias.

Los SIP son ingeridos por las vacas con gran placer específicamente si son mezclados con melaza.

Así lo confirmó un estudio realizado por George Oneiber Jaime Tenjo, de la Universidad Nacional de Colombia para acceder al título de magister en Producción Animal, el cual, fue dirigido por Gustavo Álvaro Wills Franco Zoot. MSc.

El autor logró la inclusión de 10 % de SIP en la dieta de vacas lecheras y al evaluar los resultados estableció que se puede utilizar como suplemento alimenticio en las hembras bovinas. 

Sin efectos en la calidad

Se comprobó que los SIP como suplemento alimenticio, no tiene efectos en la producción y asimismo, en la calidad de leche. “El porcentaje de grasa, proteína y sólidos totales de la leche, no fueron afectados por en la respectiva ración alimentaria”, agrega la investigación.

Aunque tienen una baja aceptación de los animales, al suministrarlos con productos palatabilizantes como la melaza, incrementan el consumo. De acuerdo con el estudio, se considera como una opción en explotaciones ganaderas que suministren o no alimentos concentrados.

“Pueden ser una alternativa de materia seca (MS) o de fibra, para los rumiantes, además de la variabilidad de minerales que hacen parte de su contenido”, explicó el autor.

La investigación de la Universidad Nacional, sostiene que la rápida degradabilidad que registra el consumo de los SIP durante las primeras 24 horas de incubación ruminal, no afecta la cinética ruminal de otros componentes de la dieta animal. “La incorporación de estos suplementos en la dieta de las vacas lecheras, se convierte en una alternativa para incrementar la biomasa alimenticia, especialmente en las épocas de baja oferta forrajera”, concluye el investigador.

Publicidad