26 de abril de 2020 00:36 AM
Imprimir

Los trabajadores del frigorífico Penta reclamaron por la reapertura de la fábrica

La empresa está cerrado desde el 18 de marzo, y desde entonces los operarios buscan que se reactive el frigorífico y que se reincorporen a todas los trabajadores.

En medio de la cuarentena por coronavirtus, los trabajadores del frigorífico Penta de la localidad de Bernal, en el partido de Quilmes, profundizan el reclamo por la reincorporación de los 240 trabajadores, a 35 días del cierre parcial de la empresa y la falta del pago de salarios.

Los trabajadores marcharon esta semana desde Puente Pueyrredón, en Avellaneda, hacia Plaza de Mayo en Ciudad de Buenos Aires, en búsqueda de soluciones que destraben el conflicto con la empresa.

Tras la movilización, los operarios fueron recibidos por la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; el secretario de Trabajo de la Nación, Marcelo Bellotti; la ministra de Trabajo bonaerense Mara Ruiz Malec; y el jefe de gabinete del Ministerio de Desarrollo Productivo nacional, Alejandro Sehtman; entre otras autoridades.

Los funcionarios nacionales, bonaerenses y municipales aseguraron que seguirán de cerca la situación de los empleados y del frigorífico, con el fin de brindar una ayuda económica a los empleados que hace dos quincenas no cobran su salario por el conflicto que atraviesan con la empresa, según se informó en un comunicado.

El delegado del frigorífico Ángel Mileo contó a AUNO que ya se habían reunido en diferentes ocasiones, pero el empresario Ricardo Bruzzese “sigue sin acatar la conciliación obligatoria, y el decreto de necesidad y urgencia (DNU)”.

El delegado aseguró que el frigorífico se encuentra cerrado hace 35 días y “no dejan entrar a los trabajadores y les adeudan dos quincenas de salario” y remarcó que aparte “hubo una represión y, lamentablemente, la situación es terrible”.

“Seguimos reclamando por nuestros puestos de trabajo ante esta situación tan acuciante de una pandemia, donde no podemos darle de comer a nuestras familias y menos tenemos los elementos de higiene para protegerlos”, aseguraron los  empleados.

Los trabajadores de la carne advirtieron también que “hay casos de coronavirus en otros frigoríficos y barrios cercanos a Penta, donde viven compañeros y sus familias”.

Además, fueron recibidos por el obispo de la Diócesis de Quilmes, monseñor Carlos Tissera, otras autoridades eclesiásticas, y un representante del Sindicato de la Carne.

El delegado afirmó que el obispo “se comprometió a hacer todos los esfuerzos por ayudar en la reincorporación de los trabajadores y el pago de sus sueldos”.

El conflicto, en cuarentena

El frigorífico Penta permanece cerrado desde el 18 de marzo cuando la empresa inició un cierre parcial, y desde entonces los trabajadores buscan reactivar el espacio y que se reincorporen a todas las personas.

Según denunciaron los operarios, la empresa “quería sacar a 20 compañeros de la comisión interna”, por lo que aseguran que ésa “es la excusa que tenían para cerrar la planta”.

“La comisión respondió que no iban a echar a 20 personas, y a raíz de ese motivo, el dueño cerró el frigorífico y, para mí es todo política, porque nos cierra en medio de una pandemia”, indicó Mileo en diálogo con AUNO.

Hace dos semana, en una de las protestas en la puerta del frigorífico, los trabajadores fueron reprimidos por la Policía, en un episodio que dejó varios heridos.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires desafectó a los policías que reprimieron a los manifestantes que reclamaban por sus puestos de trabajo.

Fuente: auno.org.ar

Publicidad