26 de abril de 2020 21:26 PM
Imprimir

Covid-19 golpea a los frigoríficos estadounidenses

CompartiremailFacebookTwitterEl abastecimiento de carne empezó a peligrar la semana pasada en un episodio más de  los efectos de la pandemia. La industria cárnica de Estados Unidos es la más amenazada, por la fuerza con que ha pegado el virus allí y porque es uno de los principales exportadores junto con Brasil de la proteína. Este […]

El abastecimiento de carne empezó a peligrar la semana pasada en un episodio más de  los efectos de la pandemia. La industria cárnica de Estados Unidos es la más amenazada, por la fuerza con que ha pegado el virus allí y porque es uno de los principales exportadores junto con Brasil de la proteína. Este martes se unió Marfrig al cierre que ya había anunciado JBS y varias otras empresas en diversas plantas a lo largo del territorio.

La alerta se disparó al comenzar la semana cuando el mayor productor de carne de cerdo de EEUU, Smithfield Foods propiedad de la china WH Group, cerró su principal frigorífico responsable del 5% de la oferta de carne de cerdo del país en la localidad de Sioux Falls, en Dakota del Sur y advirtió del creciente riesgo para el suministro de carne del país por el impacto del Covid-19.

Al miércoles, eran 12 las industrias donde operarios se enfermaron, muchas de ellas de gran escala como JBS, Cargill, Tyson Foods – el principal procesador de carne vacuna del mundo- y Smithfiels.

Como consecuencia, la faena semanal de vacunos en EEUU en lo que va del año se ubica casi 25% por debajo de igual período de 2019, de acuerdo a los datos del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA por su sigla en inglés) y el precio del ganado y de los cerdos se derrumbó en el mercado en las últimas dos semanas.

También esta semana fueron reportados dos trabajadores positivos a Covid 19 en una planta frigorífica de JBS en Santa Catarina, Brasil. La preocupación respecto a la evolución de la enfermedad en Brasil es alta. The Guardian indicaba este lunes que habría 12 veces más casos de los que se han declarado. Con los fallecidos en 1.250, un estudio interuniversitario brasileño destacó el alto nivel de subdiagnóstico que revela la alta proporción de fallecidos.

Si la oferta de EEUU y Brasil se ve afectada, el impacto global será fuerte. Ambos concentran 37% del total de las ventas globales (ver nota aparte).

Publicidad