27 de abril de 2020 00:15 AM
Imprimir

Braillard Poccard: “Como política de Estado, lo del Mercosur es un retroceso enorme”

El legislador analizó las últimas decisiones del Ejecutivo y sus consecuencias en el corto y mediano plazo. Guiño a sesión presencial.

Periodista: Mañana habrá una videoconferencia de la bicameral que analizará DNU activados por el Ejecutivo en medio de la pandemia. ¿Avanzar con dictámenes es reglamentario? El oficialismo cuenta con mayoría en el recinto del Senado. Por ende, esas deciciones ya están blindadas…

Pedro Braillard Poccard: En las comisiones que han funcionado a través de videoconferencia, las únicas decisiones que se tomaron fueron integrar las autoridades y reuniones de carácter “informativo” con funcionarios nacionales. La bicameral está constituida desde enero y ninguna comisión ha sacado despacho de nada. En principio, creo que vamos a acompañar la mayoría de los DNU, pero posiblemente haya algunas objeciones que definiremos en las próximas horas. Quizás, con el tema de los ingresos al país y cierre de fronteras tengamos alguna objeción.

Permiso. Cada jurisdicción definirá dónde y cómo aplica, en caso de autorizarlo, el paseo recreativo de una hora a 500 metros de distancia.

Informate más

El DNU que extiende cuarentena faculta a gobernadores a definir si autorizan salidas recreativas

P.: ¿Es necesario modificar el reglamento de la Cámara de manera presencial para sesionar por la vía virtual?

P.B.P.: Sin ninguna duda. Debe haber una sesión presencial para hacer alguna reforma del reglamento, que además necesita los dos tercios de la totalidad de los miembros de la Cámara, y ahí habilitar las reuniones virtuales. Mañana nos vamos a juntar con un grupo de legisladores en la Ciudad de Buenos Aires y voy a viajar. Las reuniones presenciales se pueden hacer considerando, a mi entender, tres excepciones: la gente de edad muy avanzada; quienes viven muy lejos y que dependerá de ellos arribar, por situaciones de dos días de viaje en auto; y los que, al salir de sus provincias, no pueden regresar sin antes haber realizado los 14 días de cuarentena. Si hay acuerdo, no habrá problemas. Pero la sesión presencial hay que hacerla para darle un mensaje a la sociedad. Si los profesionales de la salud están en la línea de trinchera y los supermercados abiertos, ¿cómo no vamos a estar nosotros? En el Senado pedimos Labor Parlamentaria y no se realizó.

P.: ¿Cómo tomó la decisión de la Argentina con respecto al Mercosur?

P.B.P.: Hay que analizarlo desde dos puntos de vista. Como política de Estado, desde la época de Raúl Alfonsín, me parece un retroceso enorme. Mercosur ha significado, con todos sus errores, un montón de cosas no sólo en lo que hace a la economía, sino también en la circulación de personas y como cláusula de garantía democrática para contribuir a la estabilidad política de la región, hasta dejar atrás cualquier fantasma de hipótesis de conflicto. En tanto, desde el punto de vista regional, y siendo de Corrientes, hubo un cambio enorme, un antes y un después del Mercosur, incluso hasta en salud, y lo puedo decir porque he sido ministro de esa área en mi provincia y se ha trabajado muy bien en políticas de prevención. Salir unilateralmente y no acompañar una negociación -tratados varios- es una especie de abandono y ceder protagonismo a Brasil.

P.: A eso hay que agregarle la bajante del Río Paraná…

P.B.P.: Sorprende las cosas que uno ve. Brasil tiene más de 30 represas en la cuenca superior del Paraná y afluentes. Lo que no se sabe es si esto responde a una cuestión climática o si hay un problema mixto. Entonces, ¿cómo vamos a dejar el diálogo en el contexto de lo que significa el Mercosur?

P.: ¿Y el sector productivo?

P.B.P.: La apertura de mercados llevará mayores problemas no a la producción primaria, sino a los productos manufacturados. Se podría decir que no hay mejor soja, trigo o maíz que la Argentina. Ahí no está el problema. Después nos preguntamos, ¿por qué Chile consigue mercados y nosotros no? Simple: han decidido abrir sus economías y armaron acuerdos de libre comercio con varios países. Además, creo que la decisión del Mercosur la tendría que tratar el Congreso y no sólo el Ejecutivo.

P.: ¿Qué panorama macro analizan junto a legisladores y gobernadores de Juntos por el Cambio?

P.B.P.: Hay dos cuestiones a separar. Por un lado, el parate de la economía va a afectar a determinados sectores, como por ejemplo, los servicios y la industria, mientras que la producción primaria no va a estar tan castigada. El tema es saber cuánto tiempo va a llevar recuperarnos. El otro tema es el día a día y los problemas que genera en los trabajadores hoy impactados por la cuarentena. Todo lleva a una disminución de la recaudación y, por lo tanto, de los fondos coparticipables. Pero la responsabilidad de las provincias y municipios son mayores, ya que llevan el día a día. Los pilares son salud, seguridad para cumplir normas no simpáticas, y el aspecto social para asistir a las personas que no pueden salir a trabajar todos los días. No estoy diciendo que la solución sea levantar todo de inmediato, ya que creo que se está haciendo lo que hay que hacer, pero esas dificultades ya se están afrontando y se irán incrementando.

P.: El kirchnerismo no presentó aún el proyecto a la denominada “riqueza” y el macrismo senatorial, de repente, impulsó uno el viernes pasado. ¿Por qué?

P.B.P.: La iniciativa del senador Roberto Basualdo es superadora, ya que se intenta que quienes tienen un patrimonio determinado, hagan una inversión que implique contribuir a la producción y parte de las mismas van a poder ser desgravadas luego de otros impuestos.

Por Mariano Casal

Publicidad