28 de abril de 2020 11:56 AM
Imprimir

Los trabajadores de la carne necesitan un plan serio para derrotar a los empresarios amigos del poder

La Federación de la Carne convocó para hoy a asambleas en todos los establecimientos del país para evaluar acciones nacionales. Mientras en Penta y otros frigoríficos se enfrentan a las patronales, se impone la urgente necesidad de un plan de lucha en defensa de la salud, el trabajo y el salario.

El gremio de la carne viene atravesado por luchas y reclamos obreros frente a la prepotencia de los empresarios. La lucha de los obreros y familias de Penta ha cobrado repercusión nacional luego de la brutal represión y de la importante movilización al Puente Pueyrredón de la semana pasada. Del otro lado esta Ricardo Bruzzese, un empresario millonario, ligado al peronismo y al poder político, que pretende barrer a la organización sindical y aplastar los derechos obreros, valiéndose del cierre ilegal de la empresa y el no pago de salarios. Mientras tanto, el Gobierno no ha hecho nada para que retroceda en su accionar, sin garantizar siquiera el cumplimiento de la conciliación obligatoria que ellos mismos dictaron. La dura pelea de Penta se ha transformado en un caso testigo de las patronales que quieren rebajar derechos en plena pandemia y también de la resistencia obrera que enfrenta valientemente estos planes.

A solo unas cuadras de Penta tenemos a El Federal, en donde sus trabajadores junto a los vecinos del barrio han enfrentado a Genaro Morrone, otro empresario esclavista que puso a sus trabajadores bajo amenaza para que trabajen a pesar del brote de Covid-19 que se desató en la planta y se cobró la vida de un trabajador del SENASA. El reclamo de los trabajadores y vecinos provocó la detención del empresario que violó la tardía clausura municipal, que fue decretada varios días después de que el frigorífico continúe produciendo. Los trabajadores no tienen garantizado ni el pago de salarios ni la continuidad laboral y tampoco se ha testeado a todos y a sus familias para cortar con la trasmisión del virus.

Estos empresarios tratan a sus trabajadores como esclavos. El trabajo no registrado es moneda corriente en los establecimientos y no hay acceso a los elementales derechos sanitarios en medio de la pandemia, un verdadero escándalo. En Penta, Bruzzese se ha manejado con un nivel de impunidad que ha dejado expuesto el entramado de corrupción y complicidad del poder político, incluyendo la utilización de patotas que hasta el día de hoy se encuentran ocupando la planta.

Vamos por un paro nacional de 48hs con movilización masiva a Plaza de Mayo, respetando el distanciamiento social

En este marco la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Frigoríficos de Carne ha llamado a asambleas en los lugares de trabajo de todo el país para evaluar acciones nacionales. Desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas del PTS-FIT, creemos que solo con un plan de lucha serio los trabajadores podemos enfrentar este avance de las patronales, para esto, las asambleas deben ser resolutivas y no solo informativas para que puedan votar de forma democrática las medidas necesarias para golpear a los empresarios y al Gobierno cómplice. Debemos exigir a la Federación un paro nacional de 48hs con movilización a Plaza de Mayo, para que el Gobierno dé una respuesta, ya que, dice por cadena nacional que “escucha los reclamos de los argentinos”. También debe impulsarse un Fondo de Lucha nacional para Penta, controlado por la asamblea, para que a ningún trabajador le falte el sustento y pueda continuar la lucha.

Por otro lado, es necesario golpear la producción en los frigoríficos La Huella y Arenales, en donde Bruzzese deriva la producción de Penta, y le da aire para continuar con el ataque en base a la súper explotación de los trabajadores de esas plantas. Estas medidas deben contemplar a los compañeros que trabajan en negro, los cuales deben poder participar de las asambleas y reclamar que todos sean registrados y pasen a planta permanente. De esta forma hacer escuchar seriamente el reclamo por reapertura y el pago de salarios en Penta, pero también en solidaridad con El Federal y el reclamo en defensa de la salud en los barrios y los puestos de trabajo.

Las asambleas también deben conformar Comisiones de Seguridad e Higiene, con compañeros de todos los sectores de cada establecimiento para llevar adelante el reclamo por el derecho a la salud de los trabajadores y la comunidad, como la exigencia de que se realicen testetos masivos sobre todos los operarios de los frigoríficos, sus familias y también los barrios linderos a los establecimientos, que han sido puestos en riesgo por la voracidad de los empresarios. La industria frigorífica es esencial, si los empresarios no retroceden en sus planes y en sus prácticas ilegales con las cuales llenan sus bolsillos, deben ser expropiados y estatizados, bajo control de sus trabajadores, para ponerlos al servicio del abastecimiento de la población que sufre el hambre y el crecimiento brutal de la pobreza. Creemos que este es el camino para derrotar a Bruzzese, Morrone y a todos los empresarios esclavistas amigos del poder.

Fuente:

Publicidad