28 de abril de 2020 03:15 AM
Imprimir

COVID-19: Agricultura presentó un protocolo de trabajo para frigoríficos

El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca elaboró un protocolo de trabajo para las plantas frigoríficas en la que sugiere modalidades de trabajo seguras y medidas de acción ante un caso sospechoso de COVID-19.

Luego del fallecimiento de un agente del SENASA por COVID-19 y la confirmación de varios contagios en la planta La Federal, en Quilmes, en la que se dispuso su clausura por 14 días, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca emitió un protocolo para el trabajo en plantas frigoríficas para prevenir la transmisión de coronavirus.

El protocolo fue elaborado en conjunto con el SENASA contando con la colaboración de COPAL y la Subcomisión Técnica y Calidad del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas. El objetivo de los lineamientos es “proteger la salud de los trabajadores en plantas frigoríficas, orientando sobre la actuación ante un caso sospechoso o positivo”, y de ésta manera “garantizar al continuidad de la actividad y el suministro de alimentos cárnicos a la población”.

A las medidas ya conocidas como la utilización de barbijo y el distanciamiento preventivo, el protocolo sugiere a las empresas solicitar al personal de las plantas una declaración jurada para constatar “si realizó viajes al exterior, estuvo en contacto con personas que hayan realizado viajes o si tuvo contacto estrecho con casos sospechosos o confirmados”.

La solicitud de declaración jurada, a partir de lo propuesto por el MAGyP, debe ser de manera diaria al ingresar, en la que cada trabajador deberá asegurar no haber presentado ningún síntoma en las últimas 24 horas; sin perjuicio de la DDJJ, el Ministerio sugiere realizar un control de temperatura corporal previo al ingreso a la planta.

A su vez, los lineamientos sugieren a las empresas “organizar los procesos productivos, tiempos y espacios de descanso” para garantizar al menos un metro entre persona y persona durante la jornada de trabajo. Proponen a las empresas “dividir el personal en dos grupos, un grupo activo y otro grupo inactivo que reemplazara en caso de que el primero se vea afectado”. Ello contribuiría en aumentar el distanciamiento entre operarios, reduciría el personal y garantizaría la continuidad de la actividad.

En cuanto al transporte, el MAGyP recomienda delimitar zonas de accesos de vehículos, “evitar que los conductores desciendan de los mismos” y en el caso de que sean necesarios servicios sanitarios, que se delimiten para el uso exclusivo de personas externas a la planta.

Ante un posible caso sospechoso en el que un operario presente un cuadro febril y/o sintomatología compatible con el COVID-19, sugiere evitar el ingreso de la persona a la planta, aislarla en un habitación privada bien ventilada, proveerle de barbijo quirúrgico y asistirlo utilizando barbijo, guantes y protección en los ojos.

Posteriormente, dar aviso del caso a la autoridad sanitaria competente; identificar a las personas con las que el operario pudo haber tenido contacto estrecho, quienes deberán realizar aislamiento obligatorio hasta que estén los resultados del caso sospechoso.

El Ministerio estipula que la empresa deberá llevar un registro de la implementación del protocolo y recomienda que los trabajadores firmen una declaración jurada asegurando haber leído con conformidad el protocolo de seguridad para evitar el contagio de COVID-19.

Fuente:

Publicidad