29 de abril de 2020 00:51 AM
Imprimir

Por la caída de rentabilidad de la soja, plantean que la producción del Norte “está en jaque”

CompartiremailFacebookTwitterPor cuestiones climáticas pero también por el complicado escenario, tanto local como internacional, con caídas en los precio y retenciones en alza, los productores de soja del norte del país sacan cuentas y los números no cierran. Desde Apronor, la entidad que nuclea a productores agrícolas y ganaderos del norte, estimaron que debido al esquema de retenciones […]

Por cuestiones climáticas pero también por el complicado escenario, tanto local como internacional, con caídas en los precio y retenciones en alza, los productores de soja del norte del país sacan cuentas y los números no cierran.

Desde Apronor, la entidad que nuclea a productores agrícolas y ganaderos del norte, estimaron que debido al esquema de retenciones actuales, costo del flete e insumos de producción y la caída del precio internacional, los productores del NOA estarían necesitando cosechar más kilos por hectárea de lo normal, para estar en equilibrio y no perder. “Hoy necesitamos lograr un promedio que supere el Rinde de Indiferencia, que se encuentra en 3000 kg/ha, considerando que el promedio anual en la zona en los últimos 10 años es de 2450 kg/ ha”, destacó la entidad en un comunicado.

Además, comparó los precios internacionales de la soja desde que se empezó a sembrar. “Sembramos con una soja mayo 2020 de u$s 237 y estamos cosechando con un disponible de u$s 200. La mitad de esa caída se explica por el aumento de los derechos de exportación y la otra mitad por la caída de los precios internacionales. La producción de soja en el NOA sigue en jaque. Estamos en el horno”, expresaron.

Tal como especificaron, la cosecha se encuentra con un 30% de avance, pero con una gran variabilidad en cuanto a precipitaciones en distintas zonas, lo que dificulta hablar de promedios de rindes. “Esta campaña de soja se perfila más diversa de lo que se preveía. Hay zonas donde las expectativas de rinde son por debajo de las iniciales y otras en cambio, bendecidas por la lluvia, esperan buenos rendimientos”, afirmó.

La curva de rinde varía de los 1500 kg/ha a 3500 kg/ha, con grandes diferencias, sobre todo, por la disparidad de las lluvias. “Hubo un impase en la siembra por falta de lluvias, que se extendió hasta mediados de enero, y otro período seco a mediados de febrero, con altas temperaturas. Ahora, los productores están en una ansiosa espera para retomar la cosecha“, destacaron.

Fuente: www.a24.com

Publicidad