29 de abril de 2020 12:13 PM
Imprimir

Bajas en el precio de la carne de cerdo

El precio de la carne de cerdo cayó de $78 a $69 en las últimas dos semanas por el efecto COVID-19. El Ingeniero Juan Luis Uccelli, consultor de la actividad porcina, analizó los factores que generaron la baja y detalló los protocolos de seguridad que se están llevando a cabo.

La tendencia de baja en los precios de la carne porcina a nivel mundial, de casi un 20 o 25% impactó también, en el mercado porcino argentino según lo afirmado por el consultor porcino Juan Luis Uccelli en Amanecer Ganadero. 

Uccelli aseguró que el precio de la carne de cerdo pasó de los “$78 que se pagaban hace dos semanas, “a $69” y en algunos casos “a $60”, como consecuencia de una sumatoria de factores que se vienen arrastrando desde antes del comienzo del aislamiento social obligatorio, a fines de marzo.

El consultor detalló que las complicaciones para la industria se iniciaron cuando en el mes de marzo, la Mesa de Enlace determinó un paro de actividades, que fue seguido por días feriados que generaron “un problema bastante serio de falta de días de faena, acumulando una gran cantidad de cerdos en las granjas”.

A su vez, por el efecto de la COVID-19, la “baja en el consumo” también afectó a la industria porcina. Los consumidores “temen consumir fiambres, debido a que usualmente los cortan delante suyo y no quieren productos que puedan haber estado expuestos al virus”, según Ucceli, y quienes no tienen ese pensamiento tampoco priorizan la compra de estos productos “ya que no son de primera necesidad”.

El cierre de parrillas, restaurantes, hoteles y servicios de catering también agravó el problema de la demanda y como consecuencia, “los precios del cerdo sufrieron una caída importante”; que para el consultor, no es ni más ni menos que la misma que atraviesa “el mundo entero”.

Reposar la actividad porcina sobre las exportaciones, al igual que como sucede con la actividad bovina, resulta inviable. Según Uccelli, “exportamos apenas el 3,2%- 3,4% de todo lo que se produce” y al aumentarlo llegaría como máximo al “5%-6%”, todavía dependemos del “consumo local, que es la participación más importante”.

Y, pese a que las expectativas están puestas en la exportación al mercado chino, el consultor aseguró que también surgieron complicaciones allí: “Tenemos sólo 8 plantas que están habilitadas para exportar y están todas saturadas porque no hay frío”.

Por otra parte, consultado por la situación sanitaria de la industria, el ingeniero afirmó que el “sector bovino viene siendo el ejemplo de lo que podría pasar” si no se organiza bien la operatividad de las plantas. Sin embargo, en la actividad porcina “las cosas se están haciendo bastante bien” pero el coronavirus generó una “disminución de la efectividad de las plantas de faena en un 5%”.

Uccelli precisó que “se están haciendo todos los controles necesarios, tomando la temperatura corporal y siguiendo los protocolos“.  En el espacio de trabajo se “están tomando distancias mayores entre trabajadores” y en algunos casos ponen en practica la división de grupos en turnos rotativos para “que no haya ningún contacto”.

Publicidad