29 de abril de 2020 22:04 PM
Imprimir

COV-19 y la producción de Berries en los próximos años

CompartiremailFacebookTwitterLos ajustes estimados para las próximas temporadas a causa el COV-19 para la exportación de berries se estima que modificarán algunos procedimientos en la cadena de cosecha y exportación, principalmente en las siguientes áreas: a- La cosecha manual se verá afectada, con menos mano de obra disponible y mano de obra menos calificada, sumado al […]

Los ajustes estimados para las próximas temporadas a causa el COV-19 para la exportación de berries se estima que modificarán algunos procedimientos en la cadena de cosecha y exportación, principalmente en las siguientes áreas:

a- La cosecha manual se verá afectada, con menos mano de obra disponible y mano de obra menos calificada, sumado al conjunto de medidas sanitarias que afectarán a los trabajadores encareciendo y dificultando desde su transporte, alimentación, distancias de labores y uso de nuevos elementos de seguridad.

b- Las frutas de racimo como los berries, requieren de varias cosechas sucesivas; por esta causa serán una nueva fuente de contagio de COV-19 por la cosecha manual, lo que implicará medidas sanitarias adicionales que deberá fiscalizar la autoridad sanitaria y del trabajo. Esta situación, causará crecientes temores a contagio entre el personal de campo y especialmente el de cosecha

c- La responsabilidad de contaminación de enfermedades contagiosas, como COV-19, Hanta virus, y otras tantas de transmición humana, será del predio (en casos nacionales) y del exportador (en casos internacionales) La novedad no está en lo anterior, si no en la atención a los nuevos controles y medidas a causa de la creciente sensibilidad global frente a la transmisión de enfermedades contagiosas, donde organismos de control como la FDA en USA, tendrán un papel fiscalizador que hasta la fecha no hemos visto sobre la fruta fresca en los países importadores.

d- El uso de máscaras con aire fresco y filtrado injectado a presión, será necesario para evitar contaminar las frutas al cosecharlas manualmente, pero como posiblemente se considere elevado su costo*, el uso de las conocidas mascarillas desechables generará dos problemas nuevos y graves: el que no se podrá controlar cuando algún trabajador se saque la mascarilla para descubrir sus vias respiratorias (a causa de querer conversar o del calor, como ejemplo); y el que estas, aun en caso fueran usadas correctamente, fitran máximo entre 85% y 60% del aire respirado.

*Las máscaras certificadas de protección de la cabeza, ojos, piel y vias respiratorias de los trabajadores que aplican productos tóxicos o químicos estan en Chile desde hace 3 años – puede pedir información a Portal del Campo. Hoy se usan para combatir el Cov-19 con gran éxito.

e- El uso obligatorio y necesario de guantes desechables a causa del COV-19, dificultará la necesaria sensibilidad de tacto requerida para no dañar la fruta al desprenderla del racimo. Esto aumentará el % de heridas por desprendimiento del fruto y el % de fruta dañada por presión jerecida sobre la fruta durante la cosecha.  La consecuencia: mayor % de fruta deshidratada y con blanda al recibirla en destino.

Basándonos en los principales daños a la fruta causados por la cosecha manual tradicional del arándano en Chile, podemos estimar una reducción mayor del % de fruta exportada para mercado fresco por aumento del descarte y reducción de la vida de poscosecha.   Las podas de arándanos para bajar altura de las plantas, deberán ser moderadas o causarán una concentración no deseada de ramas y de racimos. De ser así, en plantas con más dificultades para la cosecha manual se obtiene mas fruta al suelo y mas probabilidades de contaminación de enfermedades infecciosas por la mayor densidad de ramas y racimos.

La cosecha mecanizada de arándano para consumo fresco y exportación en fresco tendrá un nuevo impulso global ya que además de obtener una mejor calidad de fruta cosechada, ofrece casi 100% de seguridad frente a las enfermedades de transmisión humana durante la cosecha.  “Machine Harvested” se vislumbra como una frase cuya demanda crecerá en los mercados internacionales a causa el COV-19

Una empresa que ha estado trabajando para promover la cosecha mecanizada de arándano fresco en USA, es Littau Harvester Inc., localizada en Oregon y Washington, la cual ofrece mas de 65 años de innovación y experiencia, los cabezales mas anchos del mercado, escamas receptoras especiales para reducir golpes de caida de frutas, ejes de varillas HHDX que permiten cosechar controladamente a 1 km/h -determinada como la velocidad máxima para cosecha de arándano para consumo y exportar en fresco-, varillas con punteras de goma y muy delgadas para no mover las ramas con frutas que no se desean cosechar, sistemas de limpieza internos dobles de gran eficiencia, sus resultados las avalan.

En Chile contamos recientemente con la nueva patente internacional para cosecha de arándano fresco, otorgada en USA para un invento Chileno que reduce la velocidad de caida del arándano por medio del aire. Hay un esfuerzo con Corfo que podría permitirle ser un gran aporte y entregar las primeras unidades nacionales antes de la próxima temporada.

En suma, las nuevas sensibilidades generarán exigencias sanitarias y de calidad mayores en los mercados internacionales del arándano chileno.  El esfuerzo deberá concentrarse en disponer de de controles sanitarios efectivos que garanticen resultados y mantengan la calidad de la fruta exportada.

Publicidad