30 de abril de 2020 12:19 PM
Imprimir

Wang Gang: “En China vemos bien firmar un TLC con Uruguay”

El embajador de China en Uruguay, aseguró que este año su país importará más carne uruguaya, la que destacó por su calidad e inocuidad. Además, mostró interés en aumentar las inversiones Chinas en el país y de incrementar el turismo.

– ¿Cómo visualiza esta crisis mundial?
Quisiera transmitir mi solidaridad al pueblo uruguayo con motivo de esta pandemia. En tiempos difíciles se conocen a los amigos, Uruguay fue uno de los primeros países de hacer donaciones a China tras el brote de la epidemia y como socio estratégico China siente la pandemia que azota a Uruguay como en carne propia y tiene el gusto de aportar su granito de arena en retribución a esta amistad del gobierno y pueblo uruguayos en los momentos difíciles que están atravesando. Estoy convencido de que el pueblo uruguayo, con la conducción del presidente Lacalle, sabrá conquistar la victoria final en esta lucha contra la pandemia del Covid-19. El virus no conoce fronteras y para ganar esta lucha la comunidad internacional tiene que dar una respuesta colectiva y la solidaridad es la única opción acertada. Para vencer al enemigo común, la unidad y la cooperación son las armas más poderosas de toda la humanidad. Para ganar la batalla contra el virus, lo que necesitan los seres humanos es la confianza en lugar del pánico, la unidad en lugar de la división, y la cooperación en lugar de la evasión de responsabilidades. El Covid-19 constituye un enemigo común de la humanidad y para vencerlo lo que se necesita más la comunidad internacional es consolidar la confianza y actuar en unidad y solidaridad. Estoy convencido de que todo pasará y la victoria llegará.

– ¿Qué perspectivas le ve al comercio?
China ya lleva muchos años siendo el primer socio comercial, el mayor mercado y el mayor cooperante del Uruguay. Según las estadísticas de la aduana china, en 2019 el comercio bilateral fue de unos US$ 5.000 millones, 40 veces el comercio de 1988, del cual Uruguay gozó de un superávit de US$ 1.000 millones. Hoy por hoy 1.626 empresas de 40 países están compitiendo en el mercado de la carne de China. En 2019 China importó 5,5 millones de toneladas de carne, un incremento cercano al 50%. Ocupando un 20% del comercio mundial del rubro, entre las cuales las importaciones de carne bovina fueron de 1,7 millones de toneladas, una suba del 59%. Y entre estas, las importaciones de la carne bovina uruguaya fueron de 312 mil toneladas, ocupando un 18,35% de la totalidad que importó China. Y un 66,38% de las exportaciones de la carne bovina uruguaya del 2019.

– ¿Se mantendrá esa demanda post Covid-19?
La demanda del mercado chino de la carne es creciente y muy sostenida. Uruguay como uno de los principales exportadores de la carne a China, ya tiene condiciones privilegiadas, está gozando de grandes ventajas y espera que se pueda incrementar aún más porque posee características destacadas, tanto naturales como en recursos.

– ¿Esa mejora puede ser con un Tratado de Libre Comercio (TLC)? Así mejorarían las condiciones de acceso que hoy paga aranceles, por ejemplo, de 12% para carne y 18% para ganado en pie.
Desde que llegué a Uruguay, hace dos años, el TLC ha sido un tema de mucho interés. Ya fue planteado por Uruguay y la iniciativa fue muy bien acogida por la parte china, porque estamos a favor del libre comercio, del multilateralismo y creemos que el libre comercio es de ganar-ganar para todas las partes. China ha firmado TLC con muchos países y hemos sido también beneficiados. Un TLC con Uruguay también será de muchos beneficios para ustedes. Estos días leí una noticia en que Argentina se retiró del Mercosur para negociaciones. Y como Uruguay está dentro del Mercosur, parece que tiene restricciones para firmar TLC con terceros países. Pero en China vemos con buenos ojos tanto un TLC con el bloque, como un TLC bilateral con Uruguay.

– ¿Es un tema que está en agenda próxima?
En nuestras conversaciones con el nuevo gobierno hemos tocado diferentes temas. Por ejemplo, hace poco estuve en Paysandú y visitamos una planta de cítricos que exporta naranjas y arándanos a China y nos comentaron de que sus arándanos son muy buenos en calidad, incluso mejores a los de algunos países vecinos de la región, que tienen TLC con China. Pero no pueden competir porque ellos están entrando al mercado chino con arancel cero y Uruguay está pagando arancel del 30% en arándanos. No se puede competir en estos términos.

– Sobre finales del año pasado se notó cierto “enlentecimiento” en los negocios de compra de carne uruguaya por parte de China, ¿Está superado esto?
Según informaciones que he leído, este tema está superado. En el primer trimestre ya se están recuperando las compras de la carne uruguaya por parte de China. Hace un mes, Uruguay exportó 7 mil cabezas de ganado en pie y la carne se está exportando en grandes cantidades. Creemos que esto no va a afectar a las exportaciones de la carne uruguaya a China. Y este año esperamos que se pueda lograr un incremento mayor. No tenemos ninguna duda que este año se va a lograr un mayor incremento en las exportaciones uruguayas.

– ¿Y otros productos, como los lácteos por ejemplo?
En los últimos años estamos incrementando las importaciones de lácteos de Uruguay, sobre todo en 2019. China superó a Brasil y se convirtió en el tercer mercado de Conaprole. Y eso todavía bajo término de no tener un TLC, porque en lácteos Uruguay tiene grandes competidores como Nueva Zelanda, que tiene TLC con China, está más cerca y lleva muchos años explotando el mercado chino. Sin embargo, el año pasado hemos logrado un gran avance en esta área y creemos que es un sector todavía con mayores potencialidades y esperamos que podamos avanzar. Si tuviéramos un TLC seguramente podríamos ser el primer mercado de Uruguay en lácteos.

– ¿Está dispuesto a avanzar en las negociaciones de un TLC con Uruguay?
Claro, por parte de China lo vemos con buenos ojos. Para nosotros no hay ningún problema, a pesar de que el comercio bilateral para China es muy pequeño, pese a que somos el primer socio comercial de Uruguay. Creemos que un TLC será favorable para ambos países y sobre todo para Uruguay.

– La seguridad alimentaria hoy es fundamental en los consumidores ¿Podría beneficiar eso a la carne uruguaya reconocida por su trazabilidad?
Ciertamente, porque los productos uruguayos son de una gran seguridad. Gozan de fama mundial y tienen su trazabilidad. Creo que podría ser una marca de Uruguay para los consumidores chinos, sobre todo para los de alta gama. Pues cada vez prestan más atención al tema. Los productores uruguayos de alimentos creo que gozan de grandes ventajas para entrar al mercado chino.

– ¿Ha cambiado la exigencia del consumidor promedio de alimentos en China?
Claro, con el crecimiento de su nivel de vida, cada vez hay más consumidores que prestan más atención a la seguridad alimentaria. Por eso quieren consumir muchos alimentos importados de muchos países, incluyendo Uruguay, y la carne uruguaya y los lácteos, son un claro ejemplo de esto.

– ¿Cómo observa desde su gobierno a Uruguay como opción para invertir en el sector agro industrial?
El tema de las inversiones es muy importante. China es uno de los principales inversores a nivel mundial. Sin embargo, en comparación con otros países de la región, las inversiones chinas en Uruguay son muy pocas. Durante los últimos 32 años de relaciones diplomáticas llegan apenas a unos US$ 200 millones, ocupando una de las 10 mil partes de las inversiones chinas a nivel global. Es muy poco, mucho menos que el comercio bilateral que ocupa una de 900 partes del comercio chino a nivel global. Es una diferencia abismal y es un punto muy débil en nuestras relaciones de cooperación económico-comercial. En 2018 hemos firmado un memorándum de entendimiento sobre la cooperación de la Iniciativa de La Franja y la Ruta, y como usted sabe las inversiones generan empleo y el empleo es bienestar para la población. Es fundamental. Las inversiones foráneas han jugado un papel importantísimo en el desarrollo económico de China después de la reforma y la apertura. Y creemos que el nuevo gobierno uruguayo atribuye mucha importancia a las inversiones foráneas para generar más empleo y mayor bienestar social. Creemos que como nuestras relaciones han entrado a una nueva era con este nuevo gobierno, esperamos que las inversiones de China puedan llegar más a Uruguay para lograr un gran avance en nuestras relaciones de cooperaciones económicas y comerciales.

– ¿Ve viable incrementar esas inversiones chinas en el país?
Uruguay tiene poca gente y un mercado pequeño, son las desventajas para atraer inversiones. Sin embargo, hay oportunidades que aprovechar. Por ejemplo, hay una empresa privada china: Shandong Baoma Pesca, que en los últimos años ha intentado invertir en Uruguay en un puerto pesquero y su dueño ha venido muchas veces a estudiar el proyecto. Es una inversión de US$ 210 millones, o sea una inversión en un solo proyecto que supera todas las inversiones de China en los últimos 32 años. El proyecto ha tenido mucha oposición. Creemos que Uruguay tiene muy buenas condiciones, muy privilegiadas. Tiene medioambiente muy natural y protegido. Comprendemos que hay mucha protección en ese sentido, y todo proyecto necesita estudio ambiental. Pero, a pesar de los tropiezos, este grupo chino con un gran sentimiento de amistad al pueblo uruguayo hizo una importante donación a Uruguay en insumos médicos.

– ¿Al haber un cambio de gobierno, cree que se puede retomar este proyecto?
– Sí claro, creemos que la cooperación en el área de la pesca es muy grande, con potencialidades y el gobierno chino alienta a que las empresas chinas puedan venir a desarrollar el proyecto acá. Esperamos que se pueda tener un intercambio más fluido de opiniones. Y esperamos que la parte uruguaya también pueda brindar facilidades en cuanto a usufructo de terrenos, políticas tributarias de inversiones y de financiamiento. Esperamos que el nuevo gobierno nos pueda apoyar.

– ¿Todo estaría comprendido en el TLC que hablamos hace un rato?
Sí, esperamos que en el acuerdo de Iniciativa de La Franja y la Ruta, Uruguay pueda convertirse en un hub para las inversiones de China en el agro en la región. Y me gustaría comentarle del turismo y la falta de inversiones que son los dos puntos débiles en nuestras relaciones bilaterales. China es el mayor emisor de turistas a nivel global. El año pasado 155 millones de personas salieron de China como turistas y también es el número 1 de consumo per cápita. A Uruguay llegaron muy pocos, varios miles nada más. Creemos que hay mucha potencialidad en ese sector. Esperamos que con nuestro esfuerzo conjunto podamos atraer más turistas chinos de alta gama.

– ¿China va a seguir siendo el motor del mundo?
La economía China es muy resiliente. Es la segunda en el mundo. Y a pesar de las dificultades en el primer trimestre, creo que la economía china ya se está recuperando. Por ejemplo en los últimos días estamos promoviendo de manera coordinada la recuperación ordenada de las actividades económicas y sociales. Y la tasa media de operaciones de las empresas industriales ha llegado al 98,6%, cuyo personal tiene una tasa media de retorno al trabajo del 89,9%. Y en marzo el índice de gerentes de compras, registró un repunte del 16,3% frente a febrero. China es conocida como la fábrica del mundo y la pronta reactivación del trabajo ha resultado en un considerable alivio ante la escasez de insumos médicos a nivel mundial. Y un aliciente para que la economía global pueda, cuanto antes, volver a la órbita normal de desarrollo. Creemos que la pronta recuperación de la economía china va a ayudar a la economía mundial en su recuperación para este año.

– ¿Cree en el concepto de que crisis incluye en su significado algo de oportunidad?
La palabra WEI JI en chino es crisis y oportunidad. Para el pensamiento chino todo tiene sus ventajas y desventajas y una crisis no es del todo desventaja, sino también tiene sus ventajas.

Pablo D. Mestre 

Fuente:

Publicidad