1 de mayo de 2020 01:25 AM
Imprimir

¿Por qué no debes guardar cebollas en el refrigerador?

La cebolla está presente en prácticamente cualquier cocina, es uno de esos ingredientes que se integran con facilidad a un sinfín de platos.

Durante este periodo de cuarentena por el coronavirus COVID-19, muchos han tenido que planificar la compra de sus alimentos para llenar la despensa a largo plazo y evitar salir. En nuestra cocina, solemos tener todo tipo de alimentos para preparar diferentes recetas durante la semana y alimentarnos bien. Frutas, verduras, carnes, fideos, son algunos de los insumos necesarios para tener en nuestro refrigerador.

Uno de los ingredientes indispensables en toda cocina es la cebolla. Sin duda, su aspecto más negativo es que nos hace llorar, pero por lo demás, es un auténtico tesoro nutritivo y un imprescindible de nuestra gastronomía. Además, es un excelente medicamento natural.

Tus cebollas se conservarán por más tiempo si no las almacenas en el refrigerador (Foto: freepik)

Tus cebollas se conservarán por más tiempo si no las almacenas en el refrigerador (Foto: freepik)

Es un alimento muy antiguo, y entre sus capas esconde numerosas propiedades nutritivas y medicinales, es rica en minerales y oligoelementos (calcio, magnesio, cloro, cobalto, cobre, hierro, fósforo, yodo, níquel, potasio, silicio, cinc, azufre y bromo); y también en vitaminas (A, B, C y E).

¿POR QUÉ NO DEBES GUARDAR CEBOLLAS EN EL REFRIGERADOR?

Las cebollas brindan gran sabor a una variedad de preparaciones y además contiene sustancias que son benéficas para nuestra salud. La forma de almacenarlas es muy sencilla, guardarlas en el refrigerador es un error.

Cuando se enfría una cebolla sus azúcares se convierten en almidón. Además, tendrán una textura más blanda o pastosa, sin contar con que aromatizarán tu frigorífico.

Puedes hacer una excepción y enfriar una cebolla solo si estas a unas horas de ocuparla ya que de esta manera podrás evitar que te haga llorar.

¿CÓMO ALMACENAR LAS CEBOLLAS CORRECTAMENTE?

  • Guarda tus cebollas en un lugar fresco, oscuro, seco y ventilado.
  • Retira las cáscaras con moho o algún otro signo de humedad para evitar que se extienda.
  • No las guardes en bolsa de plástico, es preferente una red, un estante o colgante.
  • No las almacenes cerca de las papas ya que las harán brotar.
  • Puedes congelar tus cebollas picadas, deben estar crudas.
  • Si hay capas de cebolla que están magulladas o podridas, pélelas hasta que llegue a una capa fresca.

De acuerdo a la Fundación Española de la Nutrición, la cebolla aporta potasio, vitamina C, flavonoides (antioxidantes con propiedades antiinflamatorias) y al igual que el ajo, contiene distintos compuestos azufrados (responsables de su aroma).

Una ración de cebolla (150g) cubre el 48% de las ingestas recomendadas de vitamina C. Esta vitamina es termosensible, por lo que su aporte de vitamina disminuye si la cebolla se consumiese cocinada.

Las cebollas son un ingrediente básico en nuestra cocina, que brinda gran sabor a una variedad de preparaciones (Foto: freepik)

Las cebollas son un ingrediente básico en nuestra cocina, que brinda gran sabor a una variedad de preparaciones (Foto: freepik)

TIEMPO DE CONSERVACIÓN DE UNA CEBOLLA

  • Puedes conservar tus cebollas enteras durante uno o varios meses sin refrigerar. Depende de la humedad y otros factores.
  • En refrigeración, enteras y peladas (no recomendado) de 10 a 14 días.
  • Una vez que las has cortado mantienen su calidad en refrigeración durante 7 días guardadas en un recipiente hermético.

¿POR QUÉ LAS CEBOLLAS TE HACEN LLORAR?

El sabor un poco picante de la cebolla se debe a esencias volátiles sulfurosas, al momento de atravesar con un cuchillo las capas, los compuestos químicos se liberan y una de ellas al entrar en contacto con el agua (reacciona al agua de nuestros ojos) y se convierte en ácido sulfúrico; éste puede formarse en la película lagrimal que recubre el ojo, y eso nos hace llorar.

El propósito original de este mecanismo era disuadir a los animales de comerse la planta. Cuando un animal muerde la cebolla se forma el gas desagradable, formado por moléculas azufradas, y el animal huye.

¿CÓMO EVITAR LLORAR?

Hay una manera más práctica en la que no tendrás que poner un trozo de pan en la boca, ni un pedazo de cebolla en la cabeza. Enfría la cebolla antes de cortarla, puedes dejarla 30-60 minutos en agua con hielo, esta acción retarda la síntesis de la sustancia lacrimógena.

Utiliza un cuchillo afilado y trabaja de forma rápida para disminuir la liberación de esencias.

Puedes conservar tus cebollas enteras durante uno o varios meses sin refrigerar. Depende de la humedad y otros factores (Foto: freepik)

Puedes conservar tus cebollas enteras durante uno o varios meses sin refrigerar. Depende de la humedad y otros factores (Foto: freepik)

Fuente:

Publicidad