2 de mayo de 2020 03:36 AM
Imprimir

Máxima alerta debido a mangas de langostas vistas en Paraguay

El Senasa destacó el rol clave del productor en la lucha contra esta plaga.

En la Argentina sigue vigente la emergencia fitosanitaria respecto de la langosta sudamericana (Schistocerca cancellata), del mismo género que la del desierto de África. “La emergencia no se restringe al país, ya que en Bolivia y en Paraguay también rige”, afirmó Héctor Medina, coordinador del programa Acridios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Desde 2015, la región está enfrentando grandes invasiones de esta plaga, que fue considerada la más importante en la primera mitad del siglo XX. Desde la reaparición de la langosta, luego de 60 años, el Senasa coordinó las acciones, trabajando con Gobiernos locales, países vecinos, el INTA, Conicet y el productor, cuyo rol es clave para luchar contra la plaga.

El Senasa, el Senasag de Bolivia y el Senave de Paraguay continúan con las acciones de vigilancia y control, en el marco del Plan Regional de Manejo de la langosta sudamericana entre los tres países. Pero estas se encuentran limitadas debido a la situación por la covid-19. Debido a esto nuevamente se realza la importancia de contar con agricultores comprometidos con este grave problema.

El rol activo de los productores líderes permitió que los agricultores se apropien de la problemática y trabajen en forma articulada con el Senasa en el manejo de la plaga. Este modelo de interacción e intervención pública y privada es hoy reconocido como una gran fortaleza por distintos especialistas.

Actualmente hay focos en Catamarca y en La Rioja, pero lo más complejo está fuera del país. Recientemente se detectaron mangas en Paraguay; y es inminente la formación de enjambres, motivo por el cual la amenaza de nuevas invasiones de langostas en nuestro país es altamente probable. La situación es de alerta máxima.

Fuente:

Publicidad