4 de mayo de 2020 19:03 PM
Imprimir

Cómo garantizar la seguridad alimentaria en entornos cambiantes

CompartiremailFacebookTwitter En la industria, se hacen vitales todos aquellos procesos, sistemas y etapas para que los productos cumplan con los parámetros de calidad definidos (composición, tamaño, color, forma o textura), pero,si hablamos de las empresas de alimentación, éstos tienen una exigencia añadida para prevenir riesgos asociados con la seguridad alimentaria. En esta situación especial, donde el […]

En la industria, se hacen vitales todos aquellos procesos, sistemas y etapas para que los productos cumplan con los parámetros de calidad definidos (composición, tamaño, color, forma o textura), pero,si hablamos de las empresas de alimentación, éstos tienen una exigencia añadida para prevenir riesgos asociados con la seguridad alimentaria. En esta situación especial, donde el incremento de la demanda está exigiendo un aumento de la producción, la seguridad alimentaria debe seguir siendo una garantía, además de aplicarse protocolos especiales y medidas higiénicas de protección.


La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), considera fundamentales el acceso a los alimentos y el diseño de políticas destinadas a alcanzar la Seguridad alimentaria.
La evolución de la Seguridad Alimentaria en las últimas décadas ha ido enfocada a sistemas preventivos. Desde el año 1993 (Directiva 93/43/CEE), las empresas debemos aplicar el modelo preventivo de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (HACCP) para identificar, evaluar y controlar cualquier peligro de tipo físico, químico y/o biológico. Diferentes normas como ISO 22000, IFS o BRC contienen protocolos preventivos definidos por comités científicos internacionales. De hecho, en Angulas Aguinaga estamos certificados en todas ellas con el nivel más alto de puntuación. Todo ello certifica que nuestro sistema preventivo de seguridad alimentaria es completo y potente.


En las últimas décadas, los hábitos del consumidor han evolucionado de forma continua y rápida, viéndose reflejado en un aumento significativo de hogares unipersonales, mayor esperanza de vida, gran número de movimientos migratorios y movilidad en todo el mundo, menor tiempo dedicado a cocinar, mayor inquietud por saber qué comemos, mayor preocupación por la nutrición y la salud, necesidad de más información, nuevas preocupaciones (medio ambiente, sostenibilidad, clean label, etc) o redes sociales muy activas, entre otros. Las empresas alimentarias y la distribución hemos tenido y, vamos a tener, que evolucionar para adaptarnos a sus necesidades y ofrecer soluciones.


Para poder hacer frente a estos retos, debemos seguir apostando por la innovación. En el ámbito de la Seguridad Alimentaria, esta se traduce en la adecuación de los sistemas preventivos a la realidad cambiante de nuestra sociedad y al cumplimiento estricto de la normativa y la integridad en toda la cadena. De hecho, en Angulas Aguinaga, la innovación está en el ADN de la compañía, un concepto que está respaldado por la calidad, la integridad y la responsabilidad como valores principales.


Consideramos fundamental adecuar y potenciar el sistema preventivo HACCP teniendo en cuenta que la Seguridad alimentaria no es algo estático, sino que está en constante evolución. De hecho, dentro de nuestros protocolos de trabajo, el análisis de riesgos emergentes es crucial para anticipar, prevenir y controlar los peligros alimentarios.
Debemos también resaltar la importancia de la aplicación de potentes sistemas de verificación que demuestren que el sistema preventivo es eficaz. La irrupción de herramientas de industria 4.0 está siendo fundamental para obtener datos en tiempo real y nos permite sensorizar parámetros que son clave para la elaboración de alimentos seguros. Todos estos sistemas de verificación aportan una gran cantidad de datos que, junto a las metodologías de control analítico tradicional de análisis físico-químicos, sensoriales y microbiológicos, nos ayudan a tener implantado un sistema de mejora continua eficaz.


Aumentar la confianza con los consumidores y clientes en base a transparencia e integridad constituye un reto para las empresas de alimentación. No basta con decir que “lo hacemos bien” sino que tenemos que demostrarlo. Para ello, se deben adquirir compromisos con la cadena de valor en el sentido más amplio, desde proveedor a punto de venta. En este sentido, en Angulas Aguinaga nos hemos unido a la red IBM Food Trust, basada en tecnología Blockchain, que nos va a permitir tener un sistema de trazabilidad confiable en tiempo real en toda la cadena de valor.


Otro aspecto clave en esta innovación son las técnicas analíticas que nos permitan una identificación fiable, rápida y segura. Como ejemplos podemos citar tecnologías fotónicas que nos permitan una detección en tiempo real, automática y no invasiva, nuevas tecnologías de identificación de microorganismos como MALDI-TOF, avance en biosensores y su aplicación al control de microorganismos en superficies en contacto con alimentos o aplicación de fagos en el control de microorganismos patógenos.


Para la buena gestión de la Seguridad Alimentaria, es importante la involucración de muchos agentes tanto del sector público, como la Administración Sanitaria, como privados, siendo en este caso fundamental la colaboración activa con Centros Tecnológicos y Organismos Públicos de investigación a la hora de dar respuesta a nuevos riesgos emergentes y poder aplicar nuevas tecnologías en el ámbito de la Calidad, la Innovación y la Seguridad Alimentaria.


Lo más importante en la situación de crisis sanitaria actual es seguir manteniendo la actividad de nuestras empresas para poder abastecer a los centros de distribución y a los consumidores aplicando estrictamente los protocolos de calidad y seguridad alimentaria.

Fuente:

Publicidad