5 de mayo de 2020 10:37 AM
Imprimir

Eutanasia para los cerdos y abaratamiento de la carne, decisiones en la porcicultura de EE.UU. ante crisis por el Covid – 19

Los porcicultores estadounidenses ha buscado alternativas para evitar que los cerdos se sigan acumulando en sus explotaciones, las cuales los han llevado a inducir abortos, regalar a sus animales, sacrificarlos y mal baratar su carne.

El cierre de al menos 20 plantas procesadoras pertenecientes a Tyson Foods, Cargill, Smithfield Foods y JBS ha derivado en un menor suministro para los supermercados, situación que a su vez se traduce en una oferta reducida para el consumidor; no obstante, son los productores pecuarios quienes deben tomar decisiones difíciles ante una sobre población en sus hatos que se ha venido formando desde el inicio de la contingencia en ese país.


De acuerdo con la agencia Reuters, esto es especialmente cierto para los porcicultores, pues si bien otros sectores como el del ganado bovino también se encuentran saturados, en este caso los animales pueden ser dejados en las pasturas, mientras que los cerdos deben ser sacrificados para evitar que se lastimen por el continuo incremento en su peso.


Respecto a esto, Jim Long publicó en su columna de esta semana que tan solo las procesadoras Waterloo y Logansport de Tyson; Sioux Falls de Smithfield; y Worthington de la brasileña JBS representan un procesamiento de  80,000 cabezas por día. 

☞ EL DATO: La tercera semana de abril, EE. UU. sacrificó 1.99 millones de cabezas porcinas, 600,000 menos de lo usual para ese periodo.


ABORTOS, EUTANASIA Y CERDOS REGALADOS; EL PANORAMA DE LA PORCICULTURA EN EE. UU.


Ante la falta de movilización de sus cerdos, los productores deben hacer espacio en sus respectivas instalaciones para ingresar a los lechones, cuya gestación comenzó desde antes de que la pandemia se convirtiera en un tema de talla mundial; en los escenarios más extremos, a las hembras se les han tenido que inducir ABORTOS para evitar que el número de animales en granjas siga incrementando.


Porcicultores de Iowa —estado de donde proviene un tercio de la carne de cerdo consumida en EE. UU.— comentaron para Reuters que incluso han optado por SACRIFICAR 5% de sus crías, equivalente a 125 cerdos por semana, cifra que estiman podría incrementar hasta que la situación se normalice.


Por otro lado, los criadores de lechones para engorda han manifestado que ante las bajas ventas, se han visto obligados a REGALAR todos sus animales, lo que se traduce en pérdidas económicas de hasta 38 dólares por unidad.


700,000 CERDOS VARADOS EN ESPERA DE SER SACRIFICADOS MIENTRAS LA CARNE EN EL SUPERMERCADO MUESTRA ALZAS DE CASI 7%


Derivado de esta situación, el gobernador de Iowa Kim Reynolds, pidió al presidente Donald Trump no solo apoyo financiero, sino también asistencia para sacrificar a los animales por medio de métodos humanitarios, argumentando que en todo Estados Unidos hay al menos 700,000 cerdos a los que se les necesita aplicar la eutanasia, este escenario al no existir la capacidad de procesamiento cárnico necesaria.


Adicionalmente, cuando los productores tienen oportunidad de vender sus cerdos a alguna procesadora más lejana de lo habitual, deben realizar un gasto que de acuerdo con la agencia neoyorquina, llega a exceder el cuádruple del costo normal.


Esta inversión — al menos en el caso de Smithfield Foods— no les ha sido devuelta como marcan los respectivos contratos, esto bajo el argumento de que la situación por la que atraviesa el país es extraordinaria.


Mientras tanto, los precios en los supermercados continúan presentando una tendencia alcista pese a que los porcicultores siguen bajando sus precios de venta para evitar la quiebra y frenar la sobrepoblación; en el caso de esta carne, los valores al consumidor final han presentado un aumento de hasta 6.6% hasta mediados del mes pasado.

Fuente:

Publicidad