5 de mayo de 2020 09:52 AM
Imprimir

Los desafíos del campo frente a la pandemia

Las subas de dólar de las últimas semanas complican la compra de insumos que se cotizan a valor libre. Esto podría traer aparejado menos rotaciones de suelo, fuerte baja en la compra de fertilizantes, aplicación de menos tecnología.

El 2020 ya se vislumbraba complicado para el campo por la presión impositiva y por un valor del dólar que perdía competitividad con el correr de los meses. Y llegó la pandemia mundial, que nos atacó a nivel país con una incidencia económica letal para nuestra actividad, que en muchos casos estará trabajando este año con márgenes prácticamente negativos.

Como productores sabemos que, a nuestra actividad diaria de subsistencia, hoy se nos agrega la responsabilidad de abastecer de alimentos a un país con 44 millones de habitantes. Por eso, las autoridades nos consideraron un sector exceptuado, con actividad imprescindible. Y estamos comprometidos en nuestra tarea, que va desde tranqueras adentro, hasta, en muchos casos, la góndola. Una actividad versátil que debe adaptarse a los nuevos tiempos de mayores restricciones y cuidados sanitarios. 

Frente a esta realidad, se acentúan los temas que nos preocupaban. Las subas de dólar de las últimas semanas complican la compra de insumos que se cotizan a valor libre de la moneda, aunque las recientes cosechas se venden a dólar oficial descontando las retenciones.

Esto podría traer aparejado menos rotaciones de suelo, fuerte baja en la compra de fertilizantes, aplicación de menos tecnología. En definitiva, menos rendimiento, menos producción e ingreso para el productor. Una situación lamentable, porque con menos ingresos, habrá menos movimiento en el comercio de cada uno de nuestros pueblos y ciudades.  

Como representantes de productores cooperativistas, propietarios y arrendatarios pequeños y medianos, no podemos dejar de plantear la preocupación que genera los efectos colaterales de la pandemia en sectores extra rurales.  A nosotros, como a toda nuestra comunidad, nos está afectando el corte de la cadena de pagos, y la consecuente falta de liquidez. 

Con este contexto, nuestra responsabilidad no solo se circunscribe a seguir produciendo sino a mantener las buenas prácticas en el quehacer diario, en los traslados y en la interacción en el comercio.  Nos alienta la certeza de que, todos juntos, podremos salir adelante. Nosotros, desde la producción, con el abastecimiento y volumen para mejorar y ampliar las exportaciones y generar divisas que serán bienvenidas para costear el gasto fiscal, incrementado por la crisis.

En definitiva, la campaña 2020/21 representa un gran desafío para los productores, ya que se lanza en medio de esta pandemia. Una crisis que afecta en lo económico a todos los argentinos, y que el sector productivo lo enfrenta con actitud solidaria, y con la certeza de que una mayor producción redundará en un mayor beneficio para todos los argentinos.

Alejandro Buttiero *

* Presidente de la Comisión Asesora Regional (CAR) Córdoba de Coninagro. 

Fuente: AgroVoz

Publicidad