8 de mayo de 2020 19:35 PM
Imprimir

¿Cómo elijo a mis cerdas de reemplazo? Parte 2

CompartiremailFacebookTwitterEl presente escrito corresponde a la segunda parte del artículo ¿Cómo elijo a mis cerdas de reemplazo? Parte 1, en éste se comentaron dos aspectos relevantes de la selección de las cerdas de reemplazo: genitales externos y línea mamaria. En esta segunda edición nos enfocaremos en la descripción para la evaluación del aparato locomotor de las hembras. […]

El presente escrito corresponde a la segunda parte del artículo ¿Cómo elijo a mis cerdas de reemplazo? Parte 1, en éste se comentaron dos aspectos relevantes de la selección de las cerdas de reemplazo: genitales externos y línea mamaria. En esta segunda edición nos enfocaremos en la descripción para la evaluación del aparato locomotor de las hembras.


3. APARATO LOCOMOTOR


La conformación del aparato locomotor comprende una porción importante en el proceso de selección. Los problemas de patas se enumeran comúnmente como la segunda causa principal de eliminación de hembras antes del cuarto parto en hatos reproductores (D’Allaire et al., 1987; Boyle et al., 1998; Mote et al., 2009). Dentro de estas las cojeras o claudicaciones son la manifestación clínica de una serie de problemas locomotores que se encuentra con frecuencia, la cual se caracteriza por alteraciones en la marcha y postura anormales, y en la movilidad reducida debido al dolor o la incomodidad (Bourne, 2011), cabe destacar que la cojera es una condición multifactorial, es decir no sólo se adjudica a una mala selección de las hembras.


¿Qué es?


El aparato locomotor de las cerdas conforma a un sistema músculo-esquelético (huesos, músculo, ligamentos, tendones y articulaciones) que permitirá la movilidad y el descanso de ellas. Consta de dos miembros anteriores (hombro-pezuña) y dos posteriores (cadera-pezuña).


¿Qué evalúo?


Las características de los miembros delanteros y traseros deben evaluarse en todas las hembras. (Martinez,2015). Las casas genéticas mencionan en general que no se deben seleccionar cerdas con pie zambo, dedos desiguales, dedos accesorios largos mientras que algunos autores señalan que las cerdas deben tener miembros rectos, pezuñas separadas, etc. Sin embargo esta información suele ser poco útil para el porcicultor, por ello en el presente trabajo se brindarán herramientas para  explicar con mayor profundidad cómo elegir un buen aparato locomotor.


¿Dónde empiezo? ¿Qué pasos sigo?


Al hacer una evaluación en pie del animal, podremos evaluar los siguientes puntos:


Angulación

De manera lateral podremos observar la posición de los miembros y los grados de ángulos de estos.

Ángulo M: Es el ángulo que se forma entre el hombro y la mano de la cerda, se sugiere que esta angulación sea menor a 90º, de ser mayor el miembro anterior quedará inmovilizado.

Ángulo N: Es el ángulo que se forma en la pierna de la hembra, en este caso se sugiere una angulación menor a 180º, es decir que el miembro no se encuentre muy recto ya que perderá movilidad además de provocar que la parte posterior se encuentre más alta que la anterior. En consecuencia al afectar este ángulo particularmente se producirá que la cerda descanse las patas hacia dentro o hacia fuera de su propio eje.

Para mayor entendimiento, se observa en las figuras 1 y 2 la localización de estos ángulos, así como lo deseable e indeseable en las cerdas de reemplazo respectivamente.


En movimiento (dinámica)

En  movimiento, podremos dar calificaciones a locomoción del animal, siendo estos los más simples  y se basan en la capacidad de los observadores para identificar visualmente varios grados de desviación de una marcha “normal” (cuadro 1). Dentro de la literatura de evaluación del aparato locomotor, existen diferentes clasificaciones dependiendo del autor que se consulte, y que pueden  ser tomadas como base para implementar una metodología de evaluación dentro de una granja. En este artículo se mencionan algunas consideradas para el mejor entendimiento del lector. En este punto hay que resaltar la importancia de seleccionar y establecer una única forma de clasificación así como la metodología de trabajo para la evaluación de la hembra, ya que es una herramienta de  apoyo para el MVZ o encargado de área que le proporcionará una forma más simple y concisa de llegar a una conclusión para la selección de sus futuras hembras de reemplazo, es fundamental que el criterio de selección SIEMPRE sea el mismo.


Pezuña

Para mayor ubicación de cada estructura de la pezuña se presenta la figura 3. Posteriormente en el cuadro 2 se menciona la localización y gravedad de las diversas lesiones posibles, ello dependerá de la escala que el autor le de para ser clasificada.

Posición de patas

Se sugiere que las patas sean fuertes, los dedos se encuentren grandes y uniformes para una mejor distribución del peso, adicionalmente el productor puede realizar pruebas de dinámica, es decir de la cerda en movimiento verificando que no presente cojeras, que el apoyo en las cuatro patas sea equitativa para evitar que el animal esté forzando alguno de los miembros para caminar. En la figura  4 se muestra al porcicultor una pequeña guía sobre elección de patas.


Cabe mencionar que los aplomos se encuentran relacionados con un mayor tamaño de camada en el primer y segundo parto, además de un intervalo días destete a primer servicio más corto (Hong, 2015), esto debido a que la cerda no tendrá malestares durante su gestación y lactancia respecto a las patas y puede desempeñarse como reproductora de forma correcta. En la figura 5, se muestra una escala de bien a mal de patas delanteras y traseras en la que el productor puede apoyarse para elegir a sus cerdas de reemplazo dependiendo del tipo de hembra con la que cuente.

Revisión de dedos

El pie del cerdo comprende de dos dígitos que soportan peso y dos dígitos accesorios; las falanges distales, junto con su cápsula de “cuerno”, forman garras y los espolones respectivamente (figura 3). Las características de la distribución y la marcha del peso del cerdo, junto con las características biomecánicas, hacen que las diferentes áreas anatómicas sean más o menos susceptibles a varios tipos de lesiones, como el crecimiento excesivo (dedos de los pies, talón), la erosión (talón), grietas (talón, línea blanca, unión suela/talón, pared de la pezuña), cuya prevalencia y severidad dependen de factores gerenciales y animales (SS Anil et al., 2007; Pluym et al., 2011).


Es importante evaluar también el tamaño de los dedos ya que la conformación de la pierna tiende a ajustarse a la forma y el tamaño de estos.
 

  • Los dedos de los pies ideales son grandes, de tamaño uniforme y separados, esto ayudará a una mejor distribución del peso.

  • Si existe una diferencia de 5 cm o más en el tamaño de los dedos, no se debe seleccionar a la hembra ya que cuando los dedos de los pies son desiguales, existe un mayor riesgo de pezuñas agrietadas y lesiones en las almohadillas de los pies a medida que el animal envejece, además de que limitaran su movimiento.
  • Si los dedos de los pies son pequeños, el peso se concentra en un área de superficie más pequeña y existe un mayor riesgo de cascos agrietados y lesiones en las almohadillas a medida que el animal envejece y madura a pesos más pesados (Stalder,2017).

 
¿Y qué pasa si se elige mal?

Los problemas a los que se enfrentaría el porcicultor enfocándonos estrictamente en una mala selección de aplomos se enlistan a continuación:

  • Artritis: inflamación en las articulaciones debido al roce constante de los huesos al caminar o al apoyar más peso en alguno de los miembros
  • Abrasiones en pezuña y almohadilla: por una mala distribución del peso de la hembra

  • Callosidad en miembros anteriores: al tener un mal ángulo N, el peso se distribuye en su mayoría hacia las manos de la cerda, generando la formación de callo en la llamada “rodilla delantera”

  • Claudicaciones (cojera): todas las anteriores desencadenan con la presentación de cojeras, esto se diagnostica mediante la observación de las cerdas al levantarlas para limpieza del corral o al alimentarlas.

Las alteraciones de aparato locomotor constituyen un 22.5% del desecho en granja (Zhao et al., 2015), disminuyendo así la vida productiva de las cerdas ya que es una eliminación no planificada constituyendo una pérdida económica al productor ya que de ser primer o segundo parto de la hembra no se está pagando aún por sí misma.


Recomendaciones extras

  • Evaluar al momento de la alimentación. La anorexia (inapetencia) ciertamente no es un sígno específico, pero es probablemente uno de los indicadores que más fácilmente se observan. Los estudios demuestran que las cerdas pasan entre un 72 a 98% de su tiempo tumbadas en el corral. El alimento proporciona una fuerte motivación para estar de pie,el cual puede ser el buen momento para evaluarlas.

  • Evaluar al momento de la reproducción. La presencia de un verraco es una fuerte motivación para las cerdas,la ausencia de estro conductual cuando las cerdas deberían tenerlo también puede sugerir que hay un problema.
  • Durante el parto es una buena oportunidad para evaluar a cada cerda al menos dos veces al año y también es una manera de monitorear constantemente al hato. Este es el momento en el que las patas de las cerdas están generalmente más limpias y cuando están acostadas sobre el lado adecuado, bien iluminado.
  • Animales con condición corporal extrema. Cerdas con condicion corporal igual o mayor a 4 se asocian con hematomas de talón y pezuña o sobrecreciemnto de talón y lesiones en linea alba y la baja condición corporal (igual o menor a 2 ) con la mayoría de las otras lesiones en las pezuñas y las lesiones en los hombros (Locke K, 2013).

Guía práctica


En la misma granja analizada en la primera parte del artículo se realizó la evaluación de aplomos y pezuñas de seis cerdas de reemplazo de diferentes edades, se presenta en el cuadro 3.

Adicionalmente se observaron diferentes tipos de lesiones en pezuñas de hembras en la etapa de gestación alojadas en jaula, en el cuadro 4 se presentan como ejemplo para hacer una visualización del tipo de daños que podríamos encontrar en una granja. Para enriquecer esta última parte se presenta un pequeño estudio realizado por la MVZ. Mariana Calles García sobre lesiones, así como los porcentajes que representan cada una de ellas.


Con base en la evaluación realizada, las autoras sugieren únicamente conservar a la cerda 5, ya que cumple con los puntos mencionados. En caso de requerir otra hembra la número 2 puede ser una opción.


La evaluación constó de 250 hembras en diferentes etapas de gestación durante un periodo de 3 semanas de las cuales 202 de ellas presentaban algún tipo de lesión en diferente grado, los resultados se presentan en la figura 6 dónde se puede observar que la lesión más frecuente durante fue sobrecrecimiento de talón, seguido de fisura horizontal, separación de la línea blanca, fisura transversal y finalmente fisura vertical (MVZ Calles-García Mariana).


Conclusión


La selección de las hembras de reemplazo con base a su aparato locomotor, es uno de los varios puntos de vista a tomar en cuenta al momento de hacer una evaluación y selección dentro de nuestro hato de hembras de reemplazos. Siendo la observación física del animal un método práctico para obtener un análisis desde la postura, andar, y si es que presenta alguna lesión o grado de cojera, y poder proceder a un manejo y/o corrección del problema, así como la selección o eliminación del hato.


La principal recomendación y probablemente la más efectiva es la realización del recorte de pezuñas de forma rutinaria, además de un tratamiento temprano de las lesiones y fisuras que puedan presentarse y de esa manera evitar que el problema se agrave.


Muchas de las lesiones en las pezuñas mencionadas anteriormente se pueden prevenir mediante  una alimentación adecuada con las cantidades correctas de los minerales necesarios para las cerdas (cobre, zinc y manganeso), el empleo de estos ayudan a optimizar el rendimiento reproductivo y productivo (Vizcaíno,2011).


A manera de conclusión para ambos artículos la evaluación del aparato locomotor, genitales externos y línea mamaria consta de múltiples puntos, es un proceso que requiere de mucha atención y en especial de tiempo disponible para hacerla correctamente, por lo tanto se sugiere al porcicultor o médico veterinario encargado de realizar esta actividad dedicar incluso horas para elegir de forma correcta a las hembras a conservar y evitar costos innecesarios ya que no olvidemos: SON EL  FUTURO DE LA GRANJA.


Referencias


Alamy Stock Photo. Pig Anatomy, Drawing CT4WR0. 2007. Disponible en URL: https://www.alamy.com/stock-photo-pig-anatomy-drawing-4928T4WR00532.html


Anil, S.S., Anil, L., Deen, J., Baidoo, S.K., Walker, R.D., 2007. Factors associated with claw lesions in gestating sows. J. Swine Health Prod. 15, 78-83.


Bourne, D., 2011. Pain Management for Foot and Joint Lesions in Cattle. http://wildpro.twycrosszoo.org/S/00Man/PainRumOverviews/Pain


Carrión D. Ganado Porcina Reproductoras. Curso Producción y Bienestar Animal UCO 2012. Disponible en            URL: http://www.uco.es/zootecniaygestion/img/pictorex/30_12_45_Materiales_Domingo[1].pdf


D’Allaire, S., Stein, T.E., & Leman, A.D, (1987). Culling patterns in selected Minnesota swine breeding herds. Canadian Journal of Veterinary Research, 51, 506-512.


Deen, J., Schuttert, M., Van Amstel, S., Ossent, P., van Barneveld, R., 2009. FeetFirst from Zinpro: Lesion Scoring Guide. Zinpro Corporation, Eden Prairie, MN, USA


Dreamstime. Esqueleto del cerdo Ilustración del vector. Diagrama del esqueleto del cerdo. Disponible en URL:
https://es.dreamstime.com/stock-de-ilustraci%C3%B3n-esqueleto-del-cerdo-ilustraci%C3%B3n-del-ve ctor-diagrama-del-esqueleto-del-cerdo-image70875603


Gjein,  H.,  Larssen,  R.B.,  1995.  Housing  of  pregnant  sows  in  loose  and  confined  systems-a  field study. 2. Claw lesions: morphology, pre- valence, location and relation to age. Acta Vet. Scand. 36, 433-442.


Hong Thu Le, Katja Nilsson, Elise Norberg, Nils Lundeheim. Genetic association between leg conformation in young pigs and sow reproduction. Livestock Science. August 2015. Volume 178, pp. 9-17. doi:10.1016/j.livsci.2015.05.025


Locke K, Identificar, Tratar y Prevenir la Cojera en las Cerdas,Centro de educación médica porcina,Iowa,2013, National Pork Board 1 800-456-7675


Mote, B.E., Mabry, J.W., Stalder, K.J., & Rothschild, M.F. (2009). Evaluation of current reasons for removal of sows from commercial farms. The Professional Animal Scientist, 25, 1-7.


Peña D. Guía de manejo para la cría de cerdas para reemplazo con inseminación artificial en Trópico Alto. Corporación Universitaria Lasallista. Facultad De Ciencias Administrativas y Agropecuarias. Caldas, Antioquia, 2011.


Pluym, L., Van Nuffel, A., Dewulf, J., Cools, A., Vangroenweghe, F., van Hoorebeke, S., Maes, D., 2011. Prevalence and risk factors of claw lesions and lameness in pregnant sows in two types of group housing. Vet. Med. Czech 56, 101-109.


Stalder, K. J., C. Johnson, D. P. Miller, T. J. Baas, N. Berry, A. E. Christian, T. V. Serenius. 2005. Pocket guide for the evaluation of structural, feet, leg, and reproductive soundness in replacement gilts. Des Moines, Iowa: National Pork Board. Pub. no. 04764.


Vizcaíno E, Murillo J, Aparicio M, de Andrés MA, Piñeiro C, ¿Subestimamos las cojeras en las cerdas? (II), 2011.


Welfare Qualitys, 2009. Welfare Quality Assessment Protocol for Pigs (Sows and Piglets, Growing  and Finishing Pigs). Welfare Quality Consortium, Lelystad, Netherlands


Zhao Y, Liu X, Mo D, Chen Q, Chen Y. Analysis of reasons for sow culling and seasonal effects on reproductive disorders in Southern China. Animal Reproduction Science 159 (2015): 191-197.

Fuente:

Publicidad