9 de mayo de 2020 00:30 AM
Imprimir

Japón baja la cantidad de carne cerdo importada en los tres primeros meses de 2020

CompartiremailFacebookTwitterDurante los primeros tres meses de 2020, las importaciones japonesas de carne de cerdo fresca y congelada totalizaron 207.100 toneladas, un 2% menos (5.100 toneladas) en el mismo período del año pasado. Los volúmenes de proveedores clave, incluidos los EE. UU., Canadá, México y, en menor medida, España, fueron todos mayores en comparación con el […]

Durante los primeros tres meses de 2020, las importaciones japonesas de carne de cerdo fresca y congelada totalizaron 207.100 toneladas, un 2% menos (5.100 toneladas) en el mismo período del año pasado. Los volúmenes de proveedores clave, incluidos los EE. UU., Canadá, México y, en menor medida, España, fueron todos mayores en comparación con el año anterior. Un aumento notable en las importaciones también vino de Brasil. Sin embargo, hubo una fuerte reducción en la compra de otros países europeos como es el caso de Dinamarca y dicha caída no fue compensada por el resto de compras.

Según Gira, Japón ha incrementado su censo porcino pensando en las Olimpiadas de Tokio que finalmente no se hanr ealizado este año y se han pospuesto para 2021.

Por otro lado, Japón también se está viendo afectada por la COVID-19 y esto puede provocar problemas en las cadenas de abastecimiento y el cierre del canal foodservice. Según Rabobank, los consumidores están cocinando más en casa y están evitando proteínas y cortes de primera calidad en favor de alternativas más baratas. Esto ha beneficiado a la carne de cerdo, siendo un alimento básico en la cocina japonesa.

De cara al futuro, Gira espera que las importaciones en 2020 de carne de cerdo hechas por Japón sean un 4% menores a las de 2019 debido a la caída de las compras del foodservice y al cese de la actividad turística. Se espera que las importaciones se recuperen ligeramente en 2021, ayudado por un impulso económico anticipado de los juegos olímpicos y paralímpicos reprogramados.

Los flujos de productos de proveedores clave como Estados Unidos probablemente dependerán de cómo la pandemia de COVID-19 afecte a sus cadenas de suministro.

Fuente: Eurocarne

Publicidad