10 de mayo de 2020 02:55 AM
Imprimir

Javier Lozada, secretario general de Danone Argentina. Cómo es la producción de alimentos en la crisis de coronavirus

Danone está dentro del sector de alimentos, considerado esencial, y por ello ha estado trabajado con continuidad desde un comienzo. La política de ventas y donaciones de la compañía. Se está adaptando a los cambios de hábitos de consumo.

“Estamos tratando de aprender de experiencias de países que están más adelantados en este proceso. Eso nos ha ayudado a establecer de qué se trata la nueva normalidad”, explica Javier Lozada, secretario general de Danone Argentina. En diálogo con Cash, cuenta qué medidas adoptó la empresa para continuar operando en medio de la pandemia, la situación de las ventas y las donaciones que lleva adelante.

¿Qué medidas adoptó Danone para continuar con la producción y distribución de sus productos?

– Danone está dentro del sector de alimentos, considerado esencial, y por ello hemos trabajado con continuidad desde un comienzo. Esto exigió un trabajo muy fuerte para establecer nuevos procedimientos alrededor del eje principal que es la protección de nuestra gente. Establecimos todo un sistema de desinfecciones adicionales los fines de semana, nuevos esquemas de turnos, contratación de trabajadores eventuales para poder cubrir las licencias obligatorias, nuevos procedimientos en el comedor para mantener el aislamiento social, transporte adicional para los empleados para reducir el uso del transporte público y la distribución de sistemas de lavamanos portátiles, entre otras cosas. Además, entregamos insumos sanitarios como tapabocas, guantes y cofias.

¿Hubo problemas de distribución de productos o de abastecimiento de insumos?

– Tenemos alrededor de 1200 camiones que circulan por todo el país. Inicialmente los problemas estuvieron relacionados con ciudades o provinciales que establecieron limitaciones a circulación. Pero eso fue en las primeras semanas, luego se resolvió. Por el lado de los proveedores, el departamento de calidad tiene un contacto diario con los proveedores críticos, chequeando la situación de insumos y sanitaria. Durante toda la crisis hemos podido trabajar correctamente y no ha habido paradas de planta.

¿Cuál es la dinámica de las ventas en lo que va de la cuarentena?

– Hay una caída en las ventas. Esto se suma a la baja que ya se venía registrando. La caída actual es dispar dependiendo del producto y también del canal. Lo que llamamos “On the Go”, es decir, los productos que se consumen en la calle, tuvieron fuertes bajas, por el cierre de los kioskos. Eso tuvo impacto en productos de formatos chicos, como yogures y aguas en botellitas. Afortunadamente ahora los kioskos empiezan a abrir en algunas provincias. La caída de las ventas junto al aumento de los costos a causa de las medidas adoptadas para proteger la salud, suponen un impacto en la rentabilidad, y ya veníamos de cuatro años muy malos.

¿En qué consiste la donación que está haciendo Danone?

– Asumimos el compromiso de donar 4,5 millones de potes de yogur a través de distintos bancos de alimentos y ONGs. También estamos donando 70 mil litros de agua mineral a organizaciones y hospitales de campaña y también 100 mil botellas plásticas para el instituto biológico de La Plata. Por otro lado, estamos viendo de ofrecer elementos sanitarios para médicos en Almirante Brown y también alimentos para pacientes internados. Estas colaboraciones surgen de conversaciones con distintas entidades. Con bancos de alimentos trabajamos desde hace 15 años y también trabajamos en forma cercana con la coordinadora de Políticas Sociales del Ministerio, Victoria Tolosa Paz, con el Pami y con intendentes.

¿Qué grado de contacto tiene la empresa con filiales en la región y de otras partes del mundo?

– Estamos permanentemente en contacto a nivel regional y global, tratando de aprender de experiencias de países que están más adelantados en este proceso. Eso nos ha ayudado a establecer de qué se trata la nueva normalidad.

¿En qué consiste esta nueva normalidad?

– En lo que respecta a la empresa, se trata de entender los cambios de hábitos de consumo, los que se van a dar y los que ya se están dando, y cómo van a impactar en la definición de los portfolios. Y siempre manteniendo un parámetro crítico que es la calidad, algo en lo que seguimos trabajando incluso en este momento, con 2100 controles de calidad diarios en la planta que garantizan la seguridad alimentaria de nuestros productos.

Fuente: Pagina 12

Publicidad