10 de mayo de 2020 11:25 AM
Imprimir

La Bolsa de Comercio de Rosario, el huevo de la serpiente de los agronegocios

Nadie puede ignorar que la Argentina emergió en el escenario internacional en el Siglo XIX como un país agroexportador.-Tanto es así que para el Centenario de nuestra Nación, en 1910, viajó desde la “rubia albion”, o sea Inglaterra, en representación de la principal socia-dominante de la producción vernácula, la Infanta Isabel, con muchos cortesanos del rey en ese entonces, para reafirmar los lazos de dominación del Imperio Británico.-

En nuestro país se operaban las transacciones de las exportaciones y el mercado interno, a través de la Bolsa de Valores de Bs.As.-

Pero luego a partir del volumen extraordinario de las cosechas y la importancia de los puertos de calado profundo se hizo necesario la creación de una Segunda Bolsa de Comercio, en Rosario, Santa Fé.- Esta Bolsa de comercio actualmente es la síntesis de un poder económico y político, que tiene mas relación con lo internacional que con lo local y que siempre intentó subordinar al Estado a sus intereses privilegiados.- Y digo esto porque es la “usina” de pensamiento liberal, que además justificó la transformación de la ex-ciudad obrera, Ferroviaria, y portuaria, en un archipiélago donde hay islas de la fantasía junto a islotes de pobreza y desesperación.- No es nada casual que el edificio inteligente, inaugurado al cierre del menemismo, y su continuidad, la Alianza, tenga como principales ocupantes a Cargill Bunge, Molinos Río de la Plata, o sea las grandes agroexportadoras que crecieron al mismo tiempo que se liquidaban los restos del otrora puerto estatal rosarino, que hizo de la ciudad, allá lejos y hace tiempo, recibiera el mote de Capital de los Cereales.-

Aunque haya sido la segunda Bolsa de Comercio en constituirse, hoy tiene un mayor peso que la de la Capital Federal, porque es en sus oficinas, donde se mueve el flujo de la cosecha de granos y sus derivados.-

Uno de sus presidentes, Victor Cabanellas, fue intendente de Rosario hasta 1983, el fin de la Dictadura.- Y se retiró a sugerencia del Segundo Cuerpo de Ejército a la hora de la retirada de la mas tenebrosa noche carnívora que había sufrido la democracia.- Era la continuidad de un apoyo quien no había sufrido fisura durante la dictadura.- En las alfombras rojas de la Bolsa de Comercio Rosarina, el ex-jefe militar de la Ciudad y la zona del Litoral y la Mesopotamia, General Ramón Genaro Diaz Bessone, juzgado luego por delitos de “lesa humanidad”, fue recibido y ovacionado como Ministro de Videla.- Ya los agroexportadores empezaban a mostrar las uñas para el futuro.- Pero hay mas, en esta exégesis de alcurnia corporativa de la patria sojera.-

En Septiembre de 1977, José Alfredo Martínez de Hoz visitaba la ciudad en compañía del general Horacio Tomás Liendo, en ocasión de presidir las 2das. jornadas de Comercialización Cerealista Organizada por la Bolsa de Comercio.- El Gral. Liendo dijo textualmente: “Siento una gran satisfacción en estar en esta institución, donde el empresariado argentino ha crecido y está decidido a aceptar el desafío que significa la reconstrucción de la República (sic).- Por ello estamos aquí reunidos para que conozcan el pensamiento de las Fuerzas Armadas y poder así reflexionar sobre la naturaleza de sus designios.- José Luis Pinasco, Representante de la Federación Gremial de la Industria y Comercio de Rosario, lo llenó de elogios al Gral Tomás Liendo, el cual no se quedó atrás y respondió: “Los empresarios forman uno de los primeros sectores que constituyen la Nación día a día.- Acaso por eso fueron uno de los blancos de la agresión criminal de las “hordas” marxistas.- Por eso defender la empresa y la propiedad privada contra agresores de toda índole es el primer deber”, sostuvo con énfasis en una clara conciencia del rol de los militares como “celadores” del gran capital.- Fue allí donde el Gral Bessone también recibió la mas grande ovación de su vida, en pleno corazón de la Bolsa de Cereales de Rosario y de las fuerzas vivas de la ya ex ciudad obrera.- Es que Diaz Bessone estaba muy lejos como militar y argentino, muy lejos de los valores de San Martín.- Quedó claro que la “masacre”, o sea la dictadura, se hizo para defender la empresa y la propiedad privada de los poderosos, que fue el ADN del Golpe.-

Volvamos atrás, el 18 de Agosto de 1884 se fundó el Centro Comercial de Rosario, que en 1898 comenzó a denominarse Bolsa de Comercio de Rosario.- En la Nación entonces era Presidente Julio A Roca.- En Santa Fé el aporte inmigratorio convirtió a la Ocia. en un gran proveedor de Granos.- En Rosario, su ubicación geográfica y la profundidad de sus puestos impulsaron el arribo de buques de ultramar, evitando gastos de transporte a Bs As.

Su crecimiento fue posibilitado por la libre navegación de los ríos dictada por Urquiza, y la Ley de Derechos Diferenciales de 1856, que evitaban el pago de derechos Aduaneros a BS.AS.- Tan es así que Rosario llegó a convertirse en el principal puerto cerealero del mundo.- La compraventa de oro, acciones y títulos de Créditos, fue el primer Mercado organizado de la Bolsa.-

 Lo que no se dice en la Bolsa es que aquel glorioso puerto era estatal y que llegó a brindar quince mil puestos de trabajo directos e indirectos, hasta que en 1979 Martínez de Hoz desreguló la actividad, y comenzó el “desguace”, que terminó en la privatización de los muelles y el auge de las terminales privadas en la zona del departamento de San Lorenzo.-

Hacia 1987 aquel puerto que Diaz Bessone le cantaba loas a la “historia oficial” de la Bolsa, fue declarado “sucio”, en forma paralela a la instalación de seis aceiteras, tres cordobesas y tres santafesinas, en los muelles a Terminal 6, en manos de Bunge, Minera La Alumbrera, y Gral Deheza.- Estas terminales estuvieron luego bajo la lupa por evasion tributaria miles de millones de pesos.-

Fue también en esa institución donde Ministras de Educación del menemismo abrieron y cerraron años lectivos en una clara subordinación de la dirigencia a la transferencia a las provincias de la Educación por mandato del FMI.-

La Bolsa de Comercio de Rosario es, por toda esta historia, la representación política de los grandes ganadores del saqueo impuesto desde la Dictadura hasta la Alianza.

Publicidad