10 de mayo de 2020 12:25 PM
Imprimir

Carne “con marca” y en la casa es tendencia

Uruguay : Gourmeat apuesta a un producto a pasto; por otra parte en góndolas la picada también gana espacio.

La diferenciación de producto y más en tiempos difíciles, resulta ser más valiosa. En medio de la pandemia y mirando hacia el futuro, las “boutique de carnes” se abren camino y como es el caso de Gourmeat, sobresalen en el mercado con productos de extrema calidad e innovación.

Mientras que a nivel del mercado interno, en carnicerías y grandes superficies la carne picada gana terreno, en el otro segmento del mercado impulsado por las “boutique, la carne” certificada por raza y por ser producida a pasto, capta cada vez más consumidores.

La empresa Gourmeat ya lanzó al mercado la marca Ingleby Farms, con cortes Angus de animales producidos a pasto (sobre campo natural). Los cortes ofrecidos son bife ancho, bife angosto, marucha, cuadril, entrañas y peceto, en presentación natural y también en porciones de los mismos.

En el mercado interno había clasificaciones de carne a pasto, pero no certificadas por un organismo (en este caso la Sociedad de Criadores de Angus y el INAC).

“A nivel del consumidor, el impacto que ha tenido el producto es muy bueno”, aseguró a El País Felipe Albanell, principal de Gourmeat. El empresario que proviene de una familia vinculada con la ganadería de elite, marcó como tendencia que “así como hace un tiempo atrás la carne producida en feed lot (terminada a granos) ganaba terreno, aunque en cierta medida iba a contracorriente de lo que pasaba en el resto del mundo, hoy la producción a pasto se está ganando una vez más el lugar”.

Para Albanell, “es un tema de precio y de calidad. Con esta marca nueva se logró muy buen trabajo. La tendencia puede ser que siga creciendo un poco más hacia el pasto”.

Fenómeno. En medio de la pandemia del Covid-19, la empresa comercializa sus cortes a través de plataformas de entrega rápida y según Albanell, “las ventas crecieron 40%”, pero también hay quienes, tomando todas las precauciones, prefieren ir a la boutique a elegir los cortes.

“Al consumidor uruguayo le gusta ir a ver la carne, elegirla, hay gente que prefiere con más grasa, otros con menos. Todos los consumidores son diferentes”, dice el empresario.

“Nosotros siempre estamos trabajando para innovar en cuanto a presentaciones de producto, líneas diferentes, buscamos el permanente cambio y eso a la gente le gusta”, dijo el director de Gourmeat.

Mito. No por tratarse de una boutique, donde se busca captar otro tipo de consumidor, es mucho más cara la carne. “No hay un perfil del consumidor que llega a la boutique hoy. Todos los que quieren acceder a un buen corte de carne se inclinan por este sistema de ventas porque se puede conseguir productos diferenciados y de mayor calidad”, destacó Albanell.

“La barrera de pensar que se está pagando un precio superior por estar comprando en una boutique ya no corre. El comprador quiere asegurarse de poder acceder a un producto de alta calidad”, destacó el empresario.

Contó que apostó a la boutique especializada en carnes porque “no se encontraba en Uruguay la calidad de carne que estábamos acostumbrados a ver los que estamos en el rubro si tenías contacto y accedías a carne directa del frigorífico”. Según su visión, tiempo atrás se veía que “había un producto bien diferente al que se podía conseguir en el mercado interno. Entonces, con el apoyo de la industria atrás sacamos el negocio adelante, volcando esa selección especializada, desde el ganado hasta la producción, desosado y envasado pieza por pieza, para que ese producto de alta calidad pueda llegar al comercio y poner esos cortes al acceso de todos.”

Cambios. En el segmento de mercado en el que se mueve Gourmeat, a diferencia de otras porciones del abasto, Albanell dice que no se notan cambios marcados en el consumo. Sí admite que por las circunstancias sanitarias que se viven hoy, no se venden cortes tan grandes, ni tampoco volúmenes elevados, más bien la gente lleva porciones porque no puede juntarse.

El director de Gourmeat estimó que el fenómeno de las boutique de carnes, llegó a Uruguay para quedarse y superó cualquier moda. “No creo que desaparezca el resto de los métodos de venta de carne en el mercado interno”, aclaró.

Se arriesgó a decir que tal vez suceda que las otras bocas de expendio se tengan que reacomodar. “Hay mercado para todos, no sé si para muchas marcas, pero el modelo de boutique, bien trabajado, es una opción que llegó para quedarse”, aseguró.

La empresa trabaja con carne uruguaya y sólo importa un producto puntual. “Se hizo una prueba con una marca de carne argentina y funcionó bien. Es una opción más para el consumidor. Nos queremos diferenciar del resto. No queremos competir en precio solamente, queremos tener la calidad asegurada y vender lo mejor”, afirmó Felipe Albanell.

Picada. Por otro lado, el director de Abasto Santa Clara, Jorge López, afirmó que en carnicerías y grandes superficies, la carne picada sigue ganando terreno. Dijo que incluso “en la Unión Europea, en algunas góndolas donde estaba la carne Premium, hoy ponen carne picada envasada”.

A nivel regional también se vive ese fenómeno. En Brasil, los cortes del delantero bovino están más caros que los cortes del trasero que siempre se valorizan más, porque dicen que los cortes para la olla o la carne picada, es lo que más se vende.

“La carne picada ganó pila de espacio en los comercios. El producto se posicionó de una forma imponente, es el líder absoluto en todos lados”, dijo López, que dirige un abasto que se destaca por la comercialización de carne de alta calidad y para todos los gustos.

Según la visión de este empresario, hoy el mercado interno “está chato. Coincidimos todos que de la venta normal estamos 20% abajo, comparado con igual mes del año pasado, por los problemas económicos que generó el Covid-19”.

López dijo tener expectativa en que, en la medida que se vaya reactivando el país, enseguida mejore el consumo de carne. “El mercado hoy está con mucha carne local e importada”, explicó el director de Abasto “Santa Clara”.

A su vez, los carniceros también admiten que la picada gana terreno en los mostradores, pero sostienen que no se ven cambios marcados en el consumo. “Se vende bien los primeros días de la semana y luego cae para recuperar el fin de semana. A nivel de precios el mercado está estabilizado”, admitió el vicepresidente de la Unión de Vendedores de Carne, Hebert Falero.

La carne bovina en el mercado interno tuvo cuatro subas consecutivas, trasladando la suba del precio del dólar y luego bajó. “De ahí hasta ahora el precio de la carne quedó estable. Los frigoríficos hoy están dando descuentos al pago contado que antes no se daba. Eso está matando al carnicero chico”, advirtió Falero.

Pablo Antúnez

Fuente: El Pais

Publicidad