10 de mayo de 2020 12:33 PM
Imprimir

Refrendan status sanitario de Uruguay

Ganadería uruguaya está libre de las seis enfermedades de mayor importancia para la OIE.

Uruguay logró refrendar su status sanitario y seguir libre de las seis enfermedades de mayor importancia para el comercio: fiebre aftosa, encefalopatía espongiforme bovina (vaca loca), peste equina, perineumonía contagiosa, peste de los pequeños rumiantes y peste porcina clásica.

Anualmente esas refrendaciones se hacen en el marco de la Reunión Anual de delegados de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el organismo que con su normativa sanitaria rige el comercio de carne y animales vivos, pero este año se suspendió por la pandemia del Covid-19. Toda la documentación científica enviada por la Dirección General de Servicios Ganaderos fue aceptada por la OIE y sirvió para reconocer, una vez más, la salud animal de Uruguay.

Uruguay aplica monitoreos muy exigentes para medir la inmunidad contra fiebre aftosa que tiene el rodeo bovino y para demostrar la ausencia de circulación viral, lo que le permitió llegar con sus carnes y animales en pie a los mercados más exigentes: Japón, Corea del Sur, Unión Europea, China y Estados Unidos, entre otros.

Mientras que otros países de la región suspendieron sus campañas de vacunación contra fiebre aftosa, en Uruguay la sanidad es política de Estado, independientemente de los gobiernos. El trabajo entre el sector privado y el público en esta materia sigue dando sus frutos.

Según los datos de la Dirección General de Servicios Ganaderos, se sangran anualmente 1.400 establecimientos y alrededor de 55.000 bovinos. No sólo se comprobó que no existe circulación viral, sino también que el rodeo mantiene una buena inmunidad con la vacuna que se le aplica.

“En la región, Uruguay es el país que más serología realiza”, afirmó a El País el director general de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre.

Brasil. El adelantamiento del cese de la vacunación del rodeo bovino y bubalino en Rio Grande do Sul y otros Estados que impulsa Brasil, no preocupan a Uruguay, aunque igual busca prevenir cualquier insuceso que pueda afectar su status sanitario.

Brasil apura ampliar su zona libre de fiebre aftosa sin vacunación y ahora prohibió la fabricación, comercialización y uso de las dosis en Rio Grande do Sul. El Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) publicó en el Diario Oficial la instrucción normativa prohibiendo el uso de vacunas en los Estados que componen el bloque 1 del Plan Estratégico 2017-2026 del Programa Nacional de Erradicación de Fiebre Aftosa, donde están Acre y Rondonia, además de algunos municipios y parte de Amazonas y Mato Grosso.

A su vez, como una medida adicional, la Secretaría de Defensa Agropecuaria publicó otra normativa, complementando la restricción y el control de ingreso de animales vacunados contra fiebre aftosa en los estados y regiones antes citadas anteriormente.

El año pasado, en el marco de una reunión de la Comisión Sudamericana de Fiebre Aftosa (Cosalfa), Brasil había anunciado la última vacunación contra aftosa en noviembre. Luego, en el marco de la reunión del Comité Veterinario Permanente (CVP), donde concurren privados y jefes de los servicios veterinarios de la región, anunció que en los primeros meses del 2020 anunciaría cuándo vacunaría por última vez.

Posteriormente, el mes pasado, en el marco de otro encuentro del CVP, las autoridades sanitarias brasileñas anunciaron a sus pares que Río Grande do Sul vacunaría por última vez sus bovinos y bubalinos ese mes. Posteriormente, publicó la normativa en el Diario Oficial con la decisión de dejar de vacunar, fabricar y vender vacunas contra aftosa.

Tranquilidad. Barre explicó que los bovinos y bubalinos de Brasil estarán con inmunidad por un año y que el cese de la vacunación en algunos estados ya estaba anunciada.

“En el Cono Sur no están habiendo problemas con la fiebre aftosa. Los problemas están focalizados en el norte, en Venezuela y Colombia. Eso no quiere decir que no estemos expectantes”, explicó el titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos.

Mañana lunes se reúne la Comisión Nacional Honoraria de Sanidad Animal para analizar el cese de la vacunación contra aftosa en Rio Grande do Sul. A su vez, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca pidió que estuvieran presente en la reunión las Comisiones Departamentales de Salud Animal (Codesas) de los departamentos linderos con Brasil. “Buscaremos sensibilizar y tener contacto con las autoridades de frontera, pero también de particulares, para saber cómo viene el retiro de la vacunación en Brasil”, explicó Barre. Uruguay también pedirá reuniones a las autoridades de frontera.

“Si hubiera actividad viral en Rio Grande do Sul se hubieran registrado focos. Por los datos que teníamos Rio Grande do Sul tenía una cobertura del 50% de los animales”, afirmó el director de los Servicios Ganaderos uruguayos.

Mientras tanto, más allá de reforzar su inmunidad, el sistema de barreras sanitarias del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, está firmando un convenio con el Ministerio de Defensa, para fortalecer los controles.

China. Pero Uruguay tiene otra ventaja adicional y es que el protocolo sanitario que firmó con China, tanto para garantizar la exportación de carne con hueso como de animales en pie, obligó a incrementar los sangrados para demostrar la ausencia viral de aftosa. En ese sentido, Barre explicó que en el acuerdo lo que logró Uruguay es no sangrar todas las tropas que iban a frigorífico, porque “eso tendría un costo altísimo”.

Lo que propuso a las autoridades sanitarias de China es trabajar con su monitoreo y “cada establecimiento dentro de los 1.400 que se sangran, cubre un diámetro de cinco kilómetros. Entonces, tenemos todo el país cubierto. Es la ventaja de ser chico y poder cumplir. China cree en el modelo de serología que aplica Uruguay y nos autorizó a no sangrar las tropas que van a frigorífico”.

A diferencia de Uruguay, en Argentina el ganado concurre a un predio donde se cuarentena y luego va a las plantas de faena habilitadas para exportar carne bovina a China.

“En Uruguay están los 45.000 productores ganaderos autorizados a exportar a China”, afirmó Barre. Ese monitoreo, además, es el que “está dando una protección muy buena de serología y ver qué está pasando en Uruguay”.

Aún así, el director de los Servicios Ganaderos del MGAP exhortó a los productores a cumplir a rajatabla con la vacunación de los bovinos menores de dos años contra fiebre aftosa, cuyo período comienza la próxima semana.

La recomendación a los productores es hacer una buena vacunación y realizar una vigilancia de cualquier sintomatología parecida a fiebre aftosa y enseguida comunicar a los servicios del MGAP, para que los especialistas revisen el animal.

Pablo Antúnez

Fuente: El Pais

Publicidad