12 de mayo de 2020 11:32 AM
Imprimir

“El virus, en este momento, en Paraguay está atenuado”

POSITIVO. La carga viral que circula en el país es baja, asevera especialista, y es por el aislamiento. ALERTA. No es para descorchar porque la mayoría de los positivos vienen de Brasil y con "alta carga". REBAÑO. Para la bióloga molecular, "nos estamos inmunizando, transmitiendo suavemente el virus". CIERRE. A su criterio, las fronteras deben continuar cerradas para evitar que la transmisión se dispare.

Dueña de una teoría sobre la pérdida de “fitness” del Covid-19 en Paraguay o, como ella misma corrige: La propagación de este virus se encuentra “atenuada” en el país. Eso es lo que sostiene, con 33 años de investigación en biología molecular, la doctora Graciela Russomando, quien coordina el equipo de diagnóstico en el Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). Atribuye esta situación al aislamiento social, implementado a tiempo por las autoridades sanitarias; el cual considera que se debe mantener respetando las medidas de distanciamiento físico. La oportuna cuarentena, si bien asestó un golpe de gracia a la economía y los bolsillos de la mayoría, permitió –dice– que se formaran “cuellos de botella” que terminaron por ralentizar la capacidad de transmisión de este virus que en otros lugares arrecia con suma virulencia.

Están dadas las condiciones para que esto pueda seguir así; siempre que se logre controlar y aislar -advierte- a los que vienen del exterior. Muchos compatriotas llegan, principalmente de Brasil, con “altísima carga viral” del coronavirus.

–Explíqueme esto del virus y eso que está perdiendo capacidad de “mejorar su fitness” aquí…

–Los virus RNA (ácido ribonucleico) tienen una tasa de mutación elevada, mutan fácilmente; cada vez que replican su genoma hacen otro genoma. Pero esas mutaciones no siempre afectan la eficiencia del virus. El coronavirus, que también es un virus RNA, tiene una particularidad: Muta menos que la mayoría de los virus RNA. Pero, en lugares cerrados tiene una alta transmisibilidad por su particularidad de que es grande, se queda en las gotas.

Los virus que son DNA (ácido desoxirribonucleicos) tienen mecanismos de reparación cuando se equivocan. Los RNA cada vez que se copian, mutan con mucha más frecuencia porque no tienen sistemas de reparación eficientes: Se duplican, mutan mucho, no se reparan y arrastran mutaciones que pueden ser favorables o desfavorables.

Justamente, las mutaciones son las que hacen que la evolución de los virus cada vez sean más virulenta porque quedan los más aptos, los mejores, los de “mejor fitness”. El coronavirus repara mejor, tiene una enzima la exonucleasas, que es más eficiente en relación a la mayoría de los virus RNA. Generalmente, si erró en la entrada o salida de un nucleótido repara más y no tiene tantas mutaciones.

–¿Cómo se puede traducir eso?

–Quiere decir que este virus tiene una tasa de mutación más lenta que la mayoría de los virus RNA. Eso hace que no tenga mayor facilidad para mejorar su “fitness” y se ponga cada vez más fuerte. Lo que explico es que cuando vos te infectas, tenés una alta carga viral, hay más mutaciones, hay más virus mutados y ahí va mejorando. Es como la selección de la especie: Los mejores y más aptos son los más fuertes y siguen. Siempre hay que aclarar que esto fue posible con el aislamiento, se evitó el contacto cercano.

–¿Todo esto puede cambiar con la cuarentena inteligente?

–No quiero opinar de la cuarentena inteligente… Yo creo que nos estamos transmitiendo suavemente; que hay gente transmitiendo. Pero es tan leve la transmisión –a baja carga viral– que no prende, no se pone fuerte en los individuos. Por eso no caen enfermos tampoco.

–¿Nos estamos enfermando, pero sin síntomas?

–Sí. Y es muy bajo lo que se está transmitiendo, entonces es muy leve lo que está pasando. Hay gente infectada, pero la que está tiene baja carga viral y cuando transmite, infecta pero es bajo. Creo que nos estamos inmunizando; estamos teniendo pocos síntomas o casi sin síntomas y nos estamos inmunizando. Pienso que sigue la transmisión del virus, pero es muy suave. Eso es lo que se llama inmunización pasiva de rebaño: vas a tener coronavirus y nunca supiste, solamente te vas a dar cuenta por un anticuerpo cuando te hagas un estudio.

–¿Qué impacto pueden tener los análisis serológicos para medir el nivel de anticuerpo?

–Es difícil contestar porque hasta hoy en día no hay un resultado internacional que diga, científicamente hablando, si los anticuerpos que este virus produce son anticuerpos protectores –que vamos a quedar inmunizados– y tampoco se sabe cuánto tiempo duraría: Puedo tener anticuerpo ahora, pero puedo perderlo en equis meses o años. Hasta ahora no está demostrado que una persona que ya pasó por una infección vuelve a tener otra infección. Hubo varias confusiones porque este virus queda escondido en ciertos sitios de los pulmones; no queda en lugares de fácil detección mediante la biología molecular.

–¿Este virus puede volverse virulento en cualquier momento?

–No. Este virus está atenuado, ya pasó por varios cuellos de botellas. Los primeros dos ingresos de casos fueron por Argentina y Ecuador. Aparentemente uno de ellos es el que logró prevalecer, posiblemente, en el tiempo. Inicialmente hubo transmisiones fuertes en la población. Pero ahora vamos observando, cuando hacemos el diagnóstico, que la carga viral es muy baja y eso observamos continuamente en lo que circula en la población paraguaya; no lo que hay en los albergues.

Todas las muestras que vienen de la Costanera y de la Caminera, detectamos casos nuevos; pero todos son cargas virales bajas. Inclusive, estando en la fecha de pico alto que tenía que haber sido.

–¿Qué saca en claro de eso?

–Que hay una propagación atenuada del virus, debido a los cuellos de botella a los que se les sometió. Ese término se utiliza mucho en la jerga de la biología molecular. Entonces, debido a los cuellos de botella, que se le puso haciendo el distanciamiento social, se redujo la propagación del virus.

–Fue gracias a que no salimos…

–No, fue al tener una salida controlada, limitada porque hubo cajeras de supermercados, por ejemplo, infectadas. Eso quiere decir que hubo transmisión, pero una transmisión tan suave que cuando el virus quería propagarse un poco más se le puso otra vez un cuello de botella y no tenía a quién infectar. Entonces hubo transmisiones que se atenuaron debido a los cuellos de botella que se impusieron con las medidas de aislamiento social.

–¿Ahora, qué puede pasar en esta fase de flexibilización?

–Supongamos que no ingrese otro virus, una cepa virulenta y con alta carga viral, a todo lo que es la circulación dentro del Paraguay, podemos decir que con esta cuarentena inteligente podría transmitirse lentamente y como que nos inmunizaríamos todos.

–Está atenuado entonces…

–Para mí el virus, en este momento, en Paraguay está atenuado.

–¿Este virus atenuado no provoca episodios graves?

–Esa es la parte que no puedo asegurar porque, si de repente una persona que tiene las defensas muy bajas, tal vez el virus pueda -de alguna manera- ganar un espacio en esa persona y generar una enfermedad grave. Por eso es muy difícil que yo pueda decirte que este virus no le va a matar a nadie ni le va a causar ningún un caso grave a nadie. Hay personas que están muy inmuno-suprimidas. Los que están más o menos combatiendo y atajando esto son las personas que tienen una defensa inmunológica relativamente buena. Eso permite que el virus llegue y otra vez es otro cuello de botella: Se encuentra con un organismo que puede contenerle, pero porque viene débil. No digo que la población paraguaya tenga una súper defensa inmunológica.

Es lo mismo, si hoy voy a un restaurante y tengo baja carga viral, posiblemente voy a transmitirle a las personas que están a mi lado. Pero, muy difícilmente le voy a transmitir a los que están sentados en las otras mesas porque estoy liberando poca carga del virus.

–Diferente a lo que sucede en EEUU o en Europa ¿verdad?

–Ellos demostraron, mediante epidemiología molecular, cómo en tres mesas de un restaurante, una mujer que estaba con alta carga viral infectó al hablar a casi seis personas de su propia mesa. Después había una mesa atrás de esa señora y de esa mesa se infectaron tres o cuatro y del otro lado, también se infectaron otras tres o cuatro personas más (…).

–Hoy en algunos albergues tenemos 10 a 20 positivos…

–Ojalá hayan 10 o 20 nomás; hay albergues que tienen muchos más que eso. Ahí hubo una pequeña falla del sistema, a mi entender.

–¿A qué se refiere?

–La situación en el Paraguay para hacer diagnóstico hace cuatro semanas, antes del 12 de abril, estaba complicada por la falta de insumos y reactivos. Entonces, no se podían hacer tantos diagnósticos a todos los que ingresaban a los albergues. Y estimo que el Gobierno tomó la decisión de, por lo menos, hacerle los diagnósticos a los 14 días, antes de salir.

Pero eso, a mi entender, se tenía que haber revertido hace dos semanas como mínimo cuando ya empezamos a demostrar que teníamos potencial de diagnóstico, teníamos los reactivos y estábamos dos grandes instituciones, como el Laboratorio Central y el Senacsa, con una capacidad de más de 200 muestras por laboratorio.

Entonces, hace tres semanas que venimos reclamando que solamente recibíamos de la Costanera las muestras.

Eso fue una pena, tuvimos casi dos semanas de inacción y podíamos ya haber tomado a los que ingresaban en el mismo día o, a las 24 o 48 horas, de ingresar. En ese lapso la gente tiene que ser analizada para poder separar a los que vengan contagiados que son detectados.

–La mayoría de los positivos están en albergues ¿Con qué carga viral se encuentran?

–Te cuento que los que vienen están con una carga viral altísima. Estamos haciendo ahora los análisis y es muy alto lo que tiene cada uno. Cuando alguien viene del exterior, vos no sabes si está en su día dos o tres después de haber contraído la infección. Lo que sería bueno es ya tomarle a todos y separarles a los positivos. De todos modos, hay que hacer un seguimiento al albergue porque hay personas que pueden desarrollar después.

En los albergues, hay muchos jóvenes asintomáticos con alta carga viral; no necesariamente tiene que estar tosiendo o con fiebre para tener alta carga viral. Conclusión: Los albergues están llenos y están muy comprometidos con personas que vienen del exterior con una carga viral muy alta y muy explosiva.

–¿Cómo se puede controlar?

–Primero hacer la detección temprana, es lo ideal y es lo mejor porque o si no es un desastre. Y el seguimiento después de salir del albergue.

Supongamos que se sacan las diez o quince personas positivas; le haces un seguimiento y a la semana quinta a otras cinco o seis personas. Entonces, más o menos a los 14 o 15 días que den siempre negativo, podrías decir que están libres y te quedas solo con los que están infectados.

La tarea grande ahora del laboratorio va a ser identificar quiénes dan positivo para que se pueda liberar a los que no están infectados; o si no se van a quedar eternamente ahí adentro.

–Leí que Brasil está próximo a ser el epicentro de la pandemia ¿qué le dice eso?

–Leí también y es una verdadera pena. Y todas fueron por acciones totalmente tardías, la de EEUU, Inglaterra y la de Brasil. A España y a Italia les agarró por sorpresa. Todos vimos, todos vinimos después y ese después no fue aprovechado por las autoridades.

–Brasil estornuda y Paraguay se resfría… ahora parece que va a ser peor.

–Para nosotros va a ser un serio problema porque se tiene que mantener la frontera cerrada continuamente.

–¿Puede echar por la borda todo el esfuerzo que estamos haciendo acá?

–Si no somos capaces de cerrar las fronteras… Digo que tenemos que volver a la época del Dr. Francia acá. Cerrar las fronteras y tratar de vivir encerrados, produciendo, exportando si nos dejan; importando (productos), pero no importando gente.

Si la economía de nuestros países fue tan fuerte con respecto a encerrarnos en nuestras casas durante 40 días; lo mínimo que podemos esperar es que cierren sí o sí las fronteras durante meses. Todo este año, incluso, ya el esfuerzo lo estamos haciendo todos.

La conciencia de las personas, después de ver y escuchar tantas muertes, hasta el último en Paraguay está entendiendo la situación. Todos estamos impactados, desde el interior hasta las ciudades más populosas.

–Se dice que en un año se tendría una vacuna ¿Será accesible en ese tiempo?

–Una vez que se logre producir no tendría por qué ser más costosa o diferente a lo que cuesta una vacuna contra la Influenza; porque son cultivos virales, tendría que ser un mecanismo de atenuación o de controlar eso para que se pueda utilizar como vacuna.

No tendría que ser costosa bajo ningún punto de vista. Siempre que hablamos de vacunas virales es como que ya existe un prototipo a nivel internacional de cómo producirlas a gran escala.

Lo que sí pueden llegar a ser costosos son los tratamientos a los que están infectados. Los anticuerpos monoclonales de Israel, por ejemplo, eso puede llegar a tener un costo elevado. Pero por suerte un porcentaje de la población entra en esos estados críticos y si son pocos, tal vez los países puedan comprar el tratamiento de personas que estén graves y severas.




En los albergues hay muchos jóvenes asintomáticos con alta carga viral; no necesariamente tiene que estar tosiendo o con fiebre para tener alta carga viral. Conclusión: Los albergues están llenos y están muy comprometidos con personas que vienen del exterior con una carga viral muy alta y muy explosiva.



Perfil
Graciela Russomando
Desde 1992 es responsable del primer laboratorio que aplicó técnicas moleculares en Paraguay, en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud (IICS) de la Universidad Nacional de Asunción (UNA). Profesora titular de Biología Celular en la Facultad de Ciencias Químicas UNA; es investigadora categorizada en el Nivel 3 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Covid-19 se confundirá con gripe estacional

–¿Incidió el calor acá?

–Voy a ser agnóstica, ni sí ni no. Tal vez ayudó en algo, pero cuando a mí me dicen eso, mi pregunta es ¿y en tu casa cuando estás con el aire acondicionado, en tu oficina que está climatizada? De qué clima hablamos si nosotros generamos microclimas en lugares donde estamos en grupo de gente.

–¿Qué puede pasar ahora que se viene el frío?

–Acá lo que va a pasar es el solapamiento de lo que es la gripe, causada por la influenza o por el virus respiratorio sincicial, que va a generar cuadros de gripe y que va a confundir mucho entre coronavirus o una gripe estacional. El distanciamiento social ayudaría si dejásemos de hacer reuniones, fiestas, casamientos, cine, teatro, etc., eso ayudará a que la gripe estacional no sea tan fuerte como en otros años.

–Pero se va a confundir bastante…

–El sistema de salud debe tener un plan para diferenciar. Porque puede ser que se tenga una coinfección: que tengas el coronavirus portando sin síntomas y justo te agarra influenza. La tos en los chicos es coronavirus o el virus respiratorio sincicial; para eso se tiene que usar diagnóstico diferencial.

Fuente: UH

Publicidad