13 de mayo de 2020 15:54 PM
Imprimir

Blockchain y robots transforman al sector del envase

La industria 4.0 o manufactura inteligente, con sus cuatro hilos (blockchain, inteligencia artificial, robótica e internet de las cosas) ha modificado las formas productivas de toda industria, incluyendo la del empaque.

La tecnología blockchain ayuda a las organizaciones a registrar, monitorear y recibir información en tiempo real. Esta información registrada no puede ser alterada por ninguna de las partes interesadas, lo que hace que esta tecnología sea la más segura para todas las transacciones, incluyendo a la industria del empaque en alimentos. 


“El mundo del plástico es muy amplio, en donde los materiales especializados tienen que cubrir ciertas características para ser amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, ayudan a que el producto que va dentro del empaque haga un recorrido durante el proceso de preparación, cocimiento e inocuidad, proceso que debe soportar el plástico lo que genera que se disminuya el uso de recipientes que antes se utilizaban como contenedores”, señala en entrevista con Food Pack, Tomás Santillán, director ejecutivo de Portafolio y Desarrollo de Nuevos Productos para América Latina de Sealed Air Food Care.  


“Es a través de los procesos de elaboración de los productos cárnicos, quesos, alimentos preparados, entre otros, que el plástico va cumpliendo con esas características hasta llegar al consumidor final, es decir, el material debe cumplir con proteger al alimento durante toda la cadena”, añade. Ahora, ¿cómo ayuda el blockchain en este tema? “La comunicación que se le puede ofrecer al consumidor es que lo que se encuentra dentro del envase está en condiciones saludables y que se trata de un envase térmico”. 
“Además de que es un producto limpio, que se hizo en una planta de origen y que se mantiene fresco durante su distribución. Se está trabajando también en comunicar en las mismas etiquetas que el producto cuenta con un empaque más sustentable”, explica Santillán.


Automatización en la industria del empaque
De acuerdo con el directivo, respecto de las nuevas tecnologías, como el IoT, ya están muy avanzadas y son una realidad. Para la industria del empaque se fueron combinando a través del tiempo para el diseño de resinas más amigables, menos plásticos, materiales cada vez más delgados con propiedades de resistencia y de manejo como si fueran más gruesos pero con menos plásticos.


“Hablando en específico de la robótica colaborativa en la industria del empaque, este se puede observar en el diseño del envasado, en las velocidades de empaque que requieren, en algunos casos, de la robótica, el llenado de los productos ya no es manual, no es una persona la que esté colocando el producto sino una máquina. Todo esto es una realidad en el diseño de las plantas de alimentos”, indica. 


“Pero, ¿cuáles son los retos que enfrentan las empresas para lograr un verdadero uso de la robótica colaborativa? En la parte cultural puede representar un obstáculo porque el tema es complicado, sin embargo, esto ya está sucediendo, pues las plantas de procesamiento están automatizando sus procesos”. El directivo sostiene que para lograr una verdadera adopción automatizada, primero hay que preparar a las personas, quienes podrían enfrentar una resistencia al cambio. 


Por ejemplo, el usuario final es una persona normal, no se puede imaginar cómo elaborar un producto, lo compra en un supermercado, desconoce la parte de la elaboración dentro de las plantas de alimentos y en qué nivel de automatización están. El reto está en la inversión y la facilidad para obtenerla. Hay países en América Latina donde la automatización es más lenta, en otros va a buena velocidad. 


Por otro lado, expone que para lograr una mayor penetración de este tipo de tecnologías en la industria del empaque, es necesario no satanizar a los plásticos sino más bien entenderlos y al tratar de hacerlo hacer una separación y definir que la huella de carbono se puede reducir a través de envases inteligentes.


“La automatización ayuda en aspectos de tiempo, mano de obra, energía y espacio, entonces una vez asegurando que no existe una negativa del consumidor por el uso de este tipo de plásticos especializados, que además pueden ser reciclados y/o reutilizados, es cuando se ve al plástico como algo amigable, pues disminuyen el espacio en el refrigerador, en el transporte, en la vida cotidiana”, apunta el directivo de Sealed Air. 


“Es importante ser didácticos con el usuario para enseñarle a ver como una necesidad el tema de los plásticos especializados y que, al mismo tiempo, se empiece a crear la cultura de recolección de este tipo de materiales”. 
El especialista señala que de igual forma, la automatización ayuda a que los procesos de la industria de alimentos estén limpios y sean inocuos. En México las grandes industrias de este tipo de productos perecederos ya están automatizadas, sin duda hay plantas más pequeñas que necesitan más recursos y la posibilidad de alcanzar créditos para que puedan invertir en dicha automatización. 


“En ese contexto, ¿qué es lo que viene en robótica y automatización? Ya tenemos brazos robóticos, el siguiente paso es impulsar el e-commerce, es decir, la venta de alimentos perecederos vía electrónica”. 


En este caso, el etiquetado inteligente, ¿qué papel puede jugar? “Es básico porque ahora los productos se pueden terminar de cocinar en el mismo empaque, por lo tanto los materiales deben cumplir con procesos y características especiales”, enfatiza. 


“En conclusión, hay que asegurar que la conservación de los productos dentro de un envase especializado se dé siempre y cuando se mantengan las cadenas de frío, la parte de distribución controlada de frío y en asegurar que se utilice el envase adecuado para el tipo de producto, ya que no todos los plásticos son para todos los alimentos. Si nos aseguramos en diseñar el empaque adecuado para el tipo de alimento, entonces se garantizará la conservación”. 

Por Bárbara Gaxiola *
*Editora de Contenidos de FoodPack-Énfasis Alimentación
.

Fuente: enfasis.com

Publicidad