14 de mayo de 2020 12:08 PM
Imprimir

CORONAVIRUS Y ACTIVIDAD ¿Qué oportunidades ven empresarios del agro, la construcción y el retail para el día después del virus?

Uruguay : Mauricio Levitin, Gerardo Zambrano y Christopher Jones tuvieron una mirada optimista pensando a mediano y largo plazo.

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha generado múltiples impactos negativos en diferentes rubros de la economía nacional. No obstante, los rubros de la construcción, los agronegocios y el retail han logrado sortear los obstáculos que la pandemia ha ocasionado e inclusive ven ciertas oportunidades en el mediano y largo plazo.

En el caso de la construcción, según indicó el director de Altius Group, Mauricio Levitin -en el marco de la segunda conferencia “Impactos y oportunidades económicas: análisis sectorial”, organizada por el Centro de estudios para el Desarrollo (CED)- “un factor importante” para el rubro a raíz del coronavirus y a partir del trabajo remoto, es que “la gente valoriza más su espacio en su casa, lo que cambia su hábito de consumo” de vivienda.

“Hoy estamos trabajando desde nuestras casas y vemos una oportunidad en eso porque la gente puede decir: prefiero no cambiar el auto, no hacer un viaje y ahorrar más para tener un cuarto extra en mi casa, tanto para que los chicos jueguen o para usar como escritorio. Ese puede ser uno de los motores de crecimiento” del sector, analizó Levitin.

En el caso de los agronegocios, Gerardo Zambrano, director de Zambrano & Cía., repasó datos económicos del peso del sector en la economía nacional y dijo que en los agronegocios no hay “noticias tan malas como tienen otros sectores”. Por el contrario, según indicó el empresario, a nivel de producción agropecuaria “no ha habido ningún obstáculo” debido a la pandemia.

En términos de mercados -ya que este es un sector mayoritariamente exportador- Zambrano dijo que sí hubo problemas por la caída de la demanda china pero principalmente por la europea, que es la que recibe cortes de carne de mayor calidad. En relación a la comercialización, según el empresario, el sector pudo sortear el desafío que implica el distanciamiento social, a través de los remates de ganado virtuales.

“Es una herramienta que la creamos en el año 2000 cuando vino la aftosa y el ganado no se podía mover. Ahora la volvimos a usar. Increíblemente, 20 años después estamos con un potencial crecimiento de esa herramienta porque lo que no se puede mover ahora es la gente”, reflexionó el empresario y mencionó que a través de este mecanismo se hicieron remates con ventas por US$ 20 millones y estiman la misma cantidad en los próximos días.

“Vender US$ 20 millones, en este momento, de ganado y por pantalla y virtual, le da fuerza al funcionamiento del mecanismo virtual” que “vino para quedarse”, señaló Zambrano.

En el caso del retail, el CEO del Grupo Ta-Ta, Christopher Jones, dijo que lograron adquirir nuevas prácticas para prepararse cuando el virus llegara a Uruguay.

En ese sentido, destacó la conversación que su compañía mantuvo con diferentes actores del retail de Medio Oriente que les permitió saber de forma previa cómo se comportaban los clientes en ese contexto y ver el efecto que tenía “el desafío de tomar el rol de ser un servicio esencial” para mantener el abastecimiento y evitar el impacto social.

“Por suerte nos anticipamos bastante”, indicó Jones.

Entre los cambios que vienen atravesando por la pandemia, el ejecutivo destacó la “adaptación” de la compañía para poder abastecer a los clientes que tenían la canasta de emergencia del Ministerio de Desarrollo Social, la explosión del comercio electrónico que tuvo niveles de demanda que la empresa proyectaba recién para el 2023, el aumento en las ventas de las sucursales ubicadas en las fronteras con Argentina y Brasil, el servicio de distribución y pick-up, el “violento incremento” en el uso de herramientas de escucha digital (monitoreo de redes sociales), los protocolos sanitarios y laborales, así como la creación de un servicio telefónico para tomar los pedidos de la población considerada de riesgo.

En relación a los desafíos y oportunidades a mediano plazo, Jones indicó que “la nueva normalidad” será una “economía de bajo contacto” y afirmó que ya están trabajando en ver cómo proveerse de sistemas de pago sin contacto.

Publicidad