14 de mayo de 2020 13:09 PM
Imprimir

Carne de pollo ¿Aliada contra el Covid-19? Destacan el aporte de vitamina B del producto

CompartiremailFacebookTwitterLa carne de pollo, una de las carnes más consumidas por los argentinos y que en los últimos sostuvo un incremento considerable, también es valorada no sólo por su sabor y precio, sino también por su aporte nutritivo. A raíz de la pandemia de Covid-19, el Centro de Información Nutricional de la Carne de Pollo (CINCAP) salió a reforzar […]

La carne de pollo, una de las carnes más consumidas por los argentinos y que en los últimos sostuvo un incremento considerable, también es valorada no sólo por su sabor y precio, sino también por su aporte nutritivo.

A raíz de la pandemia de Covid-19, el Centro de Información Nutricional de la Carne de Pollo (CINCAP) salió a reforzar el mensaje sobre la importancia de una alimentación saludable y equilibrada, y destacó que las vitaminas del grupo B juegan un rol clave en este sentido. “Se trata de ocho vitaminas distintas que están involucradas en los procesos que permiten la obtención de energía a partir de los nutrientes que se incorporan a través de los alimentos. La carne de pollo nos aporta siete de ellas”, destacó.

Según afirmó, una porción de pollo al día (150 gramos) cubre, en promedio, el 80% de las necesidades diarias de vitamina B3, la mitad del requerimiento de vitamina B6, y casi un cuarto de la cantidad de vitamina B12 recomendada.

“Cada una de las vitaminas cumplen funciones específicas como colaborar con el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso, contribuir en la producción de glóbulos rojos, mantener la integridad de la piel, proteger la visión, colaborar en la curación de heridas y permitir la correcta formación del material genético de las células (ADN)”, destaca.

“La carne de pollo –continuó- dado a su contenido de vitaminas del grupo B, junto con su aporte de otros minerales como cinc, hierro, selenio, magnesio y cobre, es un alimento importante y protector de carencias”.

En los últimos años, el consumo interno de pollo viene en ascenso, a tal punto que ya se prepara para superar al consumo de carne vacuna. En 2019, se ubicó en 46,6 kilos por habitante al año, superando en 2 kilos la marca de 2018.

Para este 2020 se esperaba que podría superar los 47 kilos por habitante, aunque eso antes de la pandemia (según datos del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas-CEPA). En el caso de la carne bovina, en 2019 el consumo fue de 51 kilos por persona.

Publicidad