17 de mayo de 2020 01:11 AM
Imprimir

El pronóstico de un consumo récord es garantía de firmeza para el maíz

La recuperación de la demanda, después de la pandemia, será más rápida de lo pensado.

Esta semana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) dio a conocer el primer balance de oferta y demanda mundial de cereales y oleaginosas de cosecha 2020/2021. Sorprende del informe la proyección de aumento en el consumo global para el año próximo del trigo, maíz, soja, aceite y harina de soja, con récord en todos los casos.

La sorpresa en los números está dada debido a que se concluye que la caída del consumo durante este año, como consecuencia de las restricciones impuestas para evitar la propagación del nuevo coronavirus, tendrá una pronta recuperación que será más rápida de lo pensado.

De la misma forma, las proyecciones de oferta global de cada producto también son récord. En el caso del maíz, la producción mundial se proyecta en la cifra histórica de 1.186,86 millones de toneladas, un aumento de 72 millones de toneladas con respecto a la producción 2019/2020, que fue de 1.114,75 millones de toneladas.

El dato para destacar es el aumento en la producción maicera en los Estados Unidos de 59 millones de toneladas. Ese volumen representa 82 por ciento del aumento de la producción mundial del cereal.

El número sorpresa son los 406 millones de toneladas de maíz que se proyectan para Estados Unidos. Si esa cosecha se confirma estamos ante el mayor volumen de maíz estadounidense de toda su historia, con las implicancias que este dato puede tener en el mercado internacional.

Queda como factor de mercado la evolución del clima en el cinturón maicero de ese país y su impacto en el desempeño potencial en los rendimientos del cultivo. Será un factor que habrá que seguir semana a semana, pues de él dependerá la futura evolución de los precios en Chicago y en nuestro país.

Consumo y exportaciones

En el análisis del mercado doméstico estadounidense se proyecta en un consumo histórico de 321 millones de toneladas de maíz. El uso para forraje se incrementa en nueve millones de toneladas hasta llegar a 154 millones de toneladas con destino a la ganadería.

En la misma línea hay una recuperación de seis millones de toneladas en la utilización para producir etanol. Se estiman 132 millones de toneladas para elaborar el combustible renovable contra los 126 millones de toneladas del ciclo anterior y los 137 millones en el ejercicio 2018-19, consumo total prepandemia.

En donde se percibe un fuerte aumento es en el volumen de las exportaciones de maíz estadounidense. Se estima que los envíos 2021 serán 55 millones de toneladas, 10 millones más con relación al volumen exportado en 2019/2020.

Este posible desempeño del cereal estadounidense en la exportación es el principal dato del mercado. Mientras tanto Brasil, el segundo exportador mundial del grano, se consolida en un volumen de 38 millones de toneladas, dos millones más con respecto a la campaña anterior.

Para el ciclo 2020/2021, Argentina se proyecta con una exportación de maíz de 34 millones de toneladas, lo que le significaría desplazar a Ucrania como tercer exportador del mundo.

Fuente: AgroVoz

Publicidad