17 de mayo de 2020 11:28 AM
Imprimir

La felicidad bovina es garantía de buena leche

Lactalis certifica el bienestar de los animales de 900 granjas, la mayoría de ellas gallegas

«As vacas teñen que estar ben alimentadas, relaxadas e limpas e ter os seus cubículos en condicións. Tamén, saír todo os días ao prado». Así resume Ana Chao, una ganadera de Lugo, cómo viven los animales de su granja. Estas prácticas no son nada nuevo, «era o que viñamos facendo desde que temos as vacas», asegura. La diferencia es que su explotación, al igual que otras 900 certificadas por el grupo Lactalis, puede ahora presumir de la indicación de calidad Welfair, una acreditación que avala ante los consumidores que la leche ha sido obtenida de vacas que viven en condiciones éticamente responsables de bienestar y conforme a los protocolos establecidos en los proyectos europeos Welfare Quality y Awin. El gigante lácteo no es solo el que más granjas certificadas en bienestar animal tiene en España, sino que aspira a que todos los ganaderos con los que trabaja puedan presumir de esta acreditación el próximo año.

De las 900 granjas de Lactalis en las que el certificado Welfare asegura que los animales viven en unas condiciones óptimas, la gran mayoría se ubican en Galicia. Son explotaciones como la de Ana, en la que tienen muy claro que cuidar y mimar a las vacas solo tiene ventajas. «As vacas que viven en liberdade teñen outra vida. Déitanse ou estíranse cando queren e non teñen dores», explica. Es más, considera que este sistema de trabajo le ayuda a ahorrarse mucho en la factura del veterinario, «porque evita moitas enfermidades», asegura. Esta ganadera lucense cuenta que conseguir la certificación no es complicado. «Tes que cumprir unha serie de requisitos e despois venche unha inspección». En su caso, ni siquiera tuvo que cambiar su labor con los animales, porque esta era la manera de trabajar que aplicó siempre. Además de evitarle problemas, «obtés unha leite de mellor calidade», argumenta.

Rigurosa

Cuentan en Lactalis que Welfair es actualmente la certificación más rigurosa de España, que evalúa cuatro principios básicos del animal. Se fija en su buena alimentación, «que uses boas fariñas e bos prados», explica Ana; en la comodidad del alojamiento, «tes que ter os cubículos en condicións», añade; en su buena salud y en un comportamiento adecuado. De esta manera, no solo se evalúa la alimentación o el espacio en el que habitan sino también su salud e incluso el estado emocional del ganado. «As nosas vacas teñen moi ben os pés e están relaxadas e tranquilas», añade esta ganadera lucense.

«La certificación de bienestar animal refuerza nuestro compromiso con la sociedad para producir leche de forma más respetuosa con el medio ambiente y los animales», explica Ignacio Elola, consejero delegado del Grupo Lactalis Iberia. De hecho, añade, uno de los objetivos de la compañía es que la totalidad de sus ganaderos estén certificados en bienestar animal de aquí al año próximo. La leche de estas 900 granjas que han logrado la acreditación será envasada en las dos fábricas que el grupo tiene en Galicia, concretamente en las de Nadela y Vilalba. Allí llegará la producción de estas vacas felices.

«As nosas vacas están relaxadas e tranquilas», explica Ana Chao, ganadera de Lugo

Publicidad